fbpx

São Paulo, Brasil, 27 de enero (Al Momento Noticias).- Semanalmente un ejército integrado por 800 mil mosquitos modificados genéticamente salen a combatir en la ciudad brasileña de Piracicaba el Aedes aegypti, el responsable de transmitir el dengue y el Zika, este último ha puesto en una encrucijada a las autoridades sanitarias de Brasil y otros países de Latinoamericana.

MosquitosPor lo anterior, el Aedes aegypti “bueno” (mosquito transgénico), como lo han bautizado en Brasil, es bien recibido en Piracicaba, municipio del interior de Sao Paulo, donde la población del barrio Cecap-Eldorado ha aprendido a convivir con el insecto desde hace más de una año.

Fue en 2002 cuando la empresa inglesa Oxitec decidió crear el mosquito “bueno”, con el objetivo de impedir la expansión territorial del Aedes aegypti y hace un año luego de estar preparados empezaron a ser utilizados en Piracicaba para neutralizar el dengue en la localidad de 460 mil habitantes.

Diariamente una furgoneta transporta a miles de mosquitos y los libera en el barrio Cecap-Eldorado, donde apenas hace dos años se registró el 80 por ciento de los casos de dengue del municipio.

Con la llegada del Zika, que se ha relacionado con el aumento de casos de microcefalia en recién nacidos en Brasil,  el mosquito “bueno” se ha transformado nuevamente en el guerrero de batalla de las autoridades, aunque su comercialización está pendiente.

La tarea de los mosquitos modificados genéticamente consiste en aparejarse con las hembras salvajes, es entonces cuando transmiten el “gen letal” a sus descendientes, ocasionando que la nueva generación de mosquitos muera antes de llegar a la fase adulta.

Según Oxitec, durante los últimos ocho meses las larvas de Aedes aegypti se redujeron un 82 por ciento en el barrio brasileño donde fue empleado el mosquito “bueno”, pasando el número de casos de dengue de 133 a uno, por lo que los especialistas como los habitantes han celebrado el éxito del proyecto.

Antes de salir al campo de batalla, los moquitos modificados genéticamente son minuciosamente tratados en un laboratorio, refirió la supervisora de producción de Oxitec, Karla Tepedino.

Detalló que en la fase de pupa, los machos y las hembras del Aedes aegypti son separadas en función de su tamaño. Posteriormente, las hembras son descartadas y los machos son criados hasta la fase adulta para finalmente soltarlos.

La inversión por los mosquitos “buenos” en el barrio Cecap-Eldorado ha sido “simbólica” de 150 mil reales (unos 36, 900 dólares), será extendido a la zona central de Piracicaba, donde transitan diariamente unas 60.000 personas que deberán aprender a convivir rodeados de insectos inocuos.

AMn.MX/fh

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *