fbpx

TEGUCIGALPA, HONDURAS.- Cuatro policías militares fueron asesinados y otro más resultó herido tras un tiroteo en un tribunal de Honduras en el que un grupo de hombres armados irrumpieron para sacar Alexander Mendoza, el Porki, líder de la Mara Salvatrucha.

Todo ocurrió cuando iniciaba el juicio en contra del pandillero acusado por cinco delitos de asesinato, informó La Opinión de Los Angeles.

Según reportes, los agresores dispararon en contra de las instalaciones del juzgado y luego en contra de los policías para así liberar al Porky.

Mendoza había sido detenido en diciembre de 2015 pues además de los asesinatos por los que era juzgado en ese momento también se sospecha de supuesta participación en el asesinato de dos fiscales hondureñas en octubre de 2014.

De acuerdo con el diario hondureño La Prensa, todo transcurría con normalidad ayer en el juzgado penal de El Progreso. A la 1:30 pm, el personal se alistaba para evacuar una audiencia en contra de Alexander Mendoza, el Porkys, cuando delincuentes vestidos con indumentaria de la Fuerza Nacional Antimaras, simulando que llevaban un

testigo protegido, irrumpieron para liberar al cabecilla de la mara MS 13, considerado el rey de la extorsión en Honduras.

El violento ataque dejó cuatro policías muertos y un delincuente fue encontrado sin vida dentro de un busito color rojo, que fue abandonado durante la fuga frente a un parque en la colonia Inva. También tres agentes resultaron heridos en la acción que parecía un

fragmento de una película de acción.

El sargento Wilmer Antonio Poso Rodríguez y Rony Mauricio Rodríguez Osorto, miembros de la Policía Militar, son dos de los muertos, así como los subinspectores de policía Albert Faviel Lanza Gallegos y Gerlin Oswaldo Ríos Herrera.

El imputado Alexander Mendoza fue trasladado desde el módulo de máxima seguridad de la Penitenciaría de Támara a El Progreso custodiado por solo cinco policías militares.

Este pequeño grupo de agentes resguardaban a Mendoza en el área de audiencia donde estaba el juez, el secretario del juzgado, así como el abogado defensor cuando fueron sorprendidos por el comando de delincuentes.

Los pandilleros, aproximadamente 20, vestidos con indumentaria policial, se bajaron de cinco vehículos, pero los que salieron de un carro doble cabina lo hicieron simulando que llevaban un testigo protegido.

También llegaron en un carro tipo patrulla pintado de verde y en sus puertas con el logo de la Policía Militar.

La escena no levantó sospechas al único guardia del juzgado que estaba en la entrada, por lo que los delincuentes ingresaron y rápidamente de desplazaron a la primera y segunda planta del edificio y ya con las armas en su poder sometieron a los guardias para liberar al Porkys, que estaba listo para la audiencia.

Los sujetos estaban preparados hasta con ropa para que el jefe de la mara Salvatrucha a nivel nacional se cambiara y saliera del juzgado tranquilamente.

Los criminales dispararon dentro del edificio del Poder Judicial, por lo que el personal se tiró al suelo y gritó pidiendo auxilio ante el ataque.

Alexander Mendoza, alias el Porkys, está condenado a 40 años de prisión por asociación ilícita y lavado de activos.

El grupo de delincuentes armados con fusiles y hasta pistolas con silenciadores rescataron al líder de la MS dejando cuatro policías muertos y 3 heridos .

En la salida del edificio, los subinspectores Albert Faviel Lanza Gallegos y Gerlin Oswaldo Ríos, quienes iban llegando a los juzgados por otro caso, fueron atacados y reaccionaron disparando en contra del grupo de delincuentes.

En las afueras de los juzgados también fueron atacados los agentes militares que custodiaban al fugado, quienes murieron al instante.

Minutos después en el hospital de El Progreso murió el subinspector Lanza Gallegos y Ríos expiró por la noche cuando era atendido en una clínica sampedrana.

En su huida a los delincuentes se les cayó un fusil y una gorra con las iniciales de la Fuerza Antimaras, que quedaron tirados en el estacionamiento.

Una parte de la acción de los delincuentes quedó grabada en un video de cámara de seguridad y se observa que andaban vestidos con camisas que en la espalda tenían las iniciales de la Fuerza Antimaras.

También se ve claramente que los hombres andaban armados con fusiles de guerra, con los que dispararon desde el estacionamiento mientras se aprestaban a subirse a los vehículos para emprender la sangrienta fuga junto a su jefe, el Porkys, quien según informes policiales iba herido.

Carros abandonados

Minutos después, cuando la Policía montó operativos para dar con los delincuentes, los vehículos en que se transportaban estos comenzaron a ser encontrados abandonados en distintas partes de El Progreso.

Frente al parque de la colonia Inva, fue encontrado un microbús color rojo, placas PBV 1897, en el que estaba el cuerpo de uno de los pandilleros que andaba vestido con indumentaria policial, así como fusiles y uniformes militares.

La patrulla que fue pintada de color verde y que tiene logo de la PM, así como un Mitsubishi L200, fueron encontrados frente a una escuela en la colonia Sitraterco de El Progreso.

Otro microbús utilizado en el ataque fue hallado en la colonia Bendeck. Una Mini Van color blanco fue abandonada por los sicarios en el barrio Montevideo y hallaron en su interior armas de alto poder, entre ellas un lanzagranadas.

En las acciones montadas por la Policía confirmaron que cinco personas fueron capturadas, entre ella un delincuente que participó en el ataque.

AM.MX/fm

Comentarios

comentarios