fbpx

CIUDAD DE MÉXICO, 29 de noviembre (Al Momento Noticias).- Desde Sidney hasta Londres, miles personas participaron este domingo en uno de los mayores días de activismo contra el cambio climático, para recordarles a los líderes mundiales que “no hay plan B” en la lucha contra el calentamiento global.

En la capital francesa, donde las manifestaciones fueron prohibidas tras los atentados terroristas del 13 de noviembre, los activistas colocaron más  de 20 mil pares de zapatos en la Plaza de la República en referencia a los ausentes.

Foto: Reuters
Foto: Reuters

Incluso, entre los tacones y sandalias había un par de zapatos negros enviados por el papa Francisco, defensor público de la acción para evitar los peligros del cambio climático, así como unas zapatillas deportivas del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

Unas 10 mil personas unieron también sus manos y formaron una cadena humana que recorrió los tres kilómetros de la ruta de la marcha prohibida, dijeron los organizadores.

“Es un momento para que todo el mundo una sus manos”, aseguró Iain Keith, dirigente de Avaaz, uno de los grupos organizadores.

Se celebraron más de dos mil eventos en ciudades como Londres, Sao Paulo y Nueva York, en posiblemente el mayor día de acción climático de la historia, en vísperas de la cumbre de París, que se celebrará entre el 30 de noviembre y el 11 de diciembre y a la que asistirán unos 150 jefes de gobierno.

En algunos países, los activistas marcharon, vestidos como osos polares o pingüinos en peligro por el deshielo, o entonaron consignas de  “justicia climática”.

En Sidney, por ejemplo, se estima que cerca de 45 mil personas marcharon por el distrito de negocios central hacia la Ópera. Los presentes llevaban pancartas en las que se leía: “No hay planeta B”, y “No a la quema de bosques nacionales para electricidad”.

Los presidentes de Estados Unidos, Barack Obama, y China, Xi Jinping, serán algunos de los líderes que asistirán al inicio de la cumbre, que los organizadores esperan genere el primer acuerdo legalmente vinculante que comprometa tanto a los países ricos como los que están en desarrollo a limitar las emisiones de gases invernadero, señalados como los responsables del calentamiento del planeta, más allá de 2020.

Se tiene la esperanza que esta reunión no fracase como la anterior cumbre, celebrada hace seis años en Copenhague. Sin embargo, se cree que todas las promesas serán insuficientes para limitar el alza de las temperaturas globales a 2 grados por encima de los niveles preindustriales, considerados en general como el umbral para los cambios peligrosos en el sistema climático del planeta.

AMN.MX/dsc

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *