fbpx

De Adonay SOMOZA H.

Infinidad de ayeres, tantos que  nos los registra mi computadora cerebral, nos reuníamos en el jardín de Santa Catarina, Coyoacán, un grupo de estudiantes preparatorianos y de distintas facultades, convocados por Luis Rodríguez “El Palillo”, porrista universitario, el cuál cursó nueve  de ellas y en ninguna se tituló, como algunos de nosotros pertenecientes  a la “palomilla” de los 60´s, Luis lanzó como estrella de cine a la Reina de la Facultad de Filosofía y Letras (deseo no equivocarme y en caso que ocurra disculpar mi débil memoria), la serena belleza de Fanny Cano, a la cinematografía; desafortunadamente, Fanny, encontrándose en la cúspide la fama falleció en un accidente aéreo. En aquellos años las arraigadas tradiciones nos invitaba (los abuelos, padres y tíos) a festejar la Noche Buena de la siguiente forma: Comer 12 uvas, una por cada campanada del reloj, de preferencia seis verdes y seis rojas, para cumplir los anhelos y las aspiraciones, sobra decir que con el afán de consumir  apresuradamente los doce frutos, se nos acumulaban en la graganta y suspendíamos la competencia… Por supuesto que no faltaba (especialmente nuestras noviecitas santas), quienes escudriñaban la posibilidad de contraer  matrimonio el año  siguiente, e iniciaban un espectáculo propio de primeras actrices, mientras los “galanes”, consumíamos Cuba, tras cuba, del señor Bacardí, lo recomendable era y continúa siendo, sentarse y levantarse de una silla o simple banqueta, en cada una de las doce campanadas (algunas chamacas actualmente abuelas, se fatigaban a la octava o décima sentadilla)… Se suponía que recibiendo el año nuevo con dinero dentro de los zapatos aportaría prosperidad económica, confieso que jamás me bendijo la Diosa Fortuna, generalmente  extraviábamos los billetes de cinco y diez pesos por tantos brincos de Rock and Roll… Y para que el dinero no falte, se recomienda depositar un anillo de oro en la copa de champaña con la que vamos a brindar; lo intentamos con sidra El Gaitero y los anillos de graduación facilitados por las novias, en virtud que nuestra economía no permitía brindar con Champagne… Otra que aún prevalece, encender velas de colores también es tradicional: las azules, traen la paz; las amarillas, abundancia; las rojas, pasión; las verdes, salud; las blancas, claridad y las anaranjadas, inteligencia; esta última, personalmente, jamás me auxilió con las exageradas materias escolares…También sacar las maletas a la puerta de la casa para tener muchos viajes durante el año que comienza, mis únicos viajes, con la palomilla, fueron a los Dínamos de Contreras o el poblado de Mixquic, cuando se festejaba el día de los Difuntos… Nos agradaba sugerir usar ropa interior amarilla la noche de fin de año para asegurar la felicidad y buenos momentos; por supuesto que obtuvimos sonoras bofetadas cuando insinuábamos a las muchachas que nos permitieran verlas con el citado atuendo… Otra tradición consiste lavarse las manos con champaña y azúcar para tener dinero, reitero que la champaña únicamente  la conocíamos en las películas…Para los que ignoran esta costumbre, es  recomendable repartir espigas de trigo entre todos los asistentes al festejo, siendo un símbolo de abundancia; para tal fin acudíamos al establo de Los Mojos, jóvenes que eran propietarios de ganado lechero y nos repartíamos una paca entera entre nosotros…  Fuera de bromas y regocijos por el advenimiento de la Epifanía, lo más importante es tener fe en lo que uno hace y dar gracias a Dios por todas las cosas buenas que llegaron en  esta celebración  que finaliza el lunes 24 de diciembre. No omitamos en nuestras plegarias bendecir, al Supremo Arquitecto del Universo por disfrutar una Nochebuena más en nuestra existencia y que nos permita exclamar después de la tradicional cena decembrina: !Que felicidad contemplar reunidos a los hermanos, hijos, nueras y nietos en esta, que promete , en todos los hogares, ser el mejor acontecimiento en nuestra existencia. Estas modestas añoranzas son extensivas para todos mis amigos y compañeros periodistas con los que convivido durante muchas décadas.

MONTERREY INVITA A TODO PÚBLICO: ENVIAR SUS TRABAJOS CINEMATOGRÁFICOS AL 15 FIC. El Festival Internacional de Cine de Monterrey, cercano a su décima quinta edición, invita a todos los cineastas locales, nacionales e internacionales a enviar sus trabajos de corto y largometraje, sin restricción de temática, a participar en la convocatoria de películas para su edición 2019, que se realizará del 15 al 22 de agosto. El FIC Monterrey es posible gracias al apoyo del Consejo para la Cultura y las Artes de Nuevo León (CONARTE), la Secretaría de Extensión y Cultura de la Universidad Autónoma de Nuevo León, Cinépolis Sala de Arte y la Secretaría de Cultura de la nación.

Todos los filmes que se reciban y cumplan con las especificaciones de la convocatoria serán evaluados por el Comité de Selección para posteriormente integrar la Selección Oficial en Competencia del 15 FIC Monterrey; misma que se proyectará en nuestras sedes oficiales: Cineteca Nuevo León y Cinépolis Las Américas.

Cabe señalar que la convocatoria para participar en Kino Start 12 Festival de Cine Estudiantil, también estará accesible; por lo que se invita a que estudiantes de instituciones educativas de México inscriban sus cortometrajes estudiantiles. La inscripción de trabajos será exclusivamente en línea a través de una de las siguientes plataformas: Festhome, Movibeta o Filmfreeway, a partir del 1 de diciembre, hasta el 22 de abril.  

Se adjunta la convocatoria completa para conocer todas las características que deben tener los filmes para ser inscritos. Para más información o dudas se puede escribir a info@monterreyfilmfestival.com  Jessica Meza. Atención a medios. Cel. +52(81) 1049.1882monterreyfilmfestival.com   @ficmonterrey  

BASTANTE INTERESANTE: EL INSOMNIO. Relacionan el insomnio con la  Hipertensión en un estudio, pero el hallazgo no prueba una relación causal; las personas con insomnio crónico podrían tener un riesgo más alto de hipertensión, según sugiere un nuevo estudio desarrolado en China. Los investigadores hallaron que las personas con insomnio crónico que requerían más de 14 minutos para quedarse dormidas tenían un riesgo de hipertensión un 300 por ciento más alto; cuanto más tiempo necesitaban para conciliar el sueño, mayor era el riesgo.

Aunque este estudio halló un vínculo entre los problemas para dormir y la hipertensión, no fue diseñado para demostrar si la falta de sueño realmente provocó que se tuviera una presión arterial más alta.

El insomnio crónico consiste en tener dificultades para dormir durante más de 6 meses. El estudio contó con más de 200 personas con insomnio crónico y casi 100 personas que dormían con normalidad. El promedio de edad fue de 40 años. Fueron evaluados en el Hospital de China Occidental, de la Universidad de Sichuan, en Chengdu, China. Aunque el insomnio se ha considerado durante mucho tiempo como un trastorno del sueño durante la noche, algunos estudios sugieren que es un estado de activación (o hiperactivación) más alto durante las 24 horas, señalaron los autores del estudio.

El estudio es el primero en examinar si el insomnio con una hiperactivación fisiológica (definido como un mayor tiempo para quedarse dormido) está vinculado con la hipertensión. Los hallazgos se publicaron el 26 de enero en la revista Hypertension.

“Aunque las personas con insomnio se quejan de fatiga y cansancio durante el día, su problema es que no pueden relajarse y que están hiperactivas”, dijo el coautor del estudio, el Dr. Alexandros Vgontzas, profesor de investigación y tratamiento del sueño en el departamento de psiquiatría de la Facultad de Medicina de la Universidad Estatal de Pensilvania, en Hershey, Pensilvania, en un comunicado de prensa de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association).

“Las medidas que aplican a las personas normales con problemas para dormir (hacer la siesta, el consumo de cafeína o de otros estimulantes para combatir la fatiga) no aplican a los que padecen insomnio. De hecho, un exceso de cafeína empeora la hiperactivación”, añadió Vgontzas.  healthfinder.gov

Relación del insomnio con la Hipertensión en un estudio.  Este hallazgo no prueba una relación causal (healthfinder.gov).  Las personas con insomnio crónico podrían tener un riesgo más alto de hipertensión, según sugiere un nuevo estudio de China. Los investigadores hallaron que las personas con insomnio crónico que requerían más de 14 minutos para quedarse dormidas tenían un riesgo de hipertensión un 300 por ciento más alto. Cuanto más tiempo necesitaban para conciliar el sueño, mayor era el riesgo.

Aunque este estudio halló un vínculo entre los problemas para dormir y la hipertensión, no fue diseñado para demostrar si la falta de sueño realmente provocó que se tuviera una presión arterial más alta.

El insomnio crónico consiste en tener dificultades para dormir durante más de 6 meses. El estudio contó con más de 200 personas con insomnio crónico y casi 100 personas que dormían con normalidad. El promedio de edad fue de 40 años. Fueron evaluados en el Hospital de China Occidental, de la Universidad de Sichuan, en Chengdu, China. Aunque el insomnio se ha considerado durante mucho tiempo como un trastorno del sueño durante la noche, algunos estudios sugieren que es un estado de activación (o hiperactivación) más alto durante las 24 horas, señalaron los autores del estudio.

El estudio es el primero en examinar si el insomnio con una hiperactivación fisiológica (definido como un mayor tiempo para quedarse dormido) está vinculado con la hipertensión. Los hallazgos se publicaron el 26 de enero en la revista Hypertension.

“Aunque las personas con insomnio se quejan de fatiga y cansancio durante el día, su problema es que no pueden relajarse y que están hiperactivas”, dijo el coautor del estudio, el Dr. Alexandros Vgontzas, profesor de investigación y tratamiento del sueño en el departamento de psiquiatría de la Facultad de Medicina de la Universidad Estatal de Pensilvania, en Hershey, Pensilvania, en un comunicado de prensa de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association).

“Las medidas que aplican a las personas normales con problemas para dormir (hacer la siesta, el consumo de cafeína o de otros estimulantes para combatir la fatiga) no se aplican a los que padecen insomnio. De hecho, un exceso de cafeína empeora la hiperactivación”, añadió Vgontzas.  Fuente: healthfinder.gov 

                                                             managua601@yahoo.com.mx

Comentarios

comentarios