fbpx

chicagoCIUDAD DE MÉXICO, 28 de noviembre (Al Momento Noticias).- La mítica banda estadunidense Chicago regresará a México el próximo año para complacer una vez más a sus fans en un concierto que tendrá lugar el 3 de marzo en la Arena Ciudad de México.

Considerada una de las mejores bandas de rock, además de ser de las pocas que aborda temas políticos, Chicago traerá una producción espectacular que podrá disfrutar el público capitalino, se indicó en un comunicado de prensa.

Chicago es, junto con Blood, Sweat & Tears (BS&T), la banda más representativa, y la más exitosa en términos comerciales, de lo que se dieron en llamar Big Bands de Rock. Se fundó en la ciudad de su mismo nombre, en 1967, aunque inicialmente se denominó “Chicago Transit Authority”, nombre que debieron recortar por problemas jurídicos con la autoridad de transporte público de la ciudad. El grupo permanece activo en la actualidad.

Fundada en 1967, la banda está conformada por Robert Lamm, Lee Loughnane, James Pankow, Walt Parazaider, Jason Scheff, Tris Imboden, Keith Howland, Lou Pardini y Wally Reyes. La alineación fue especial para el rock & roll porque se destacó no sólo por su calidad musical sino también por sus letras antibélicas, en su dedicación de su disco “Chicago II”, de 1970.

En 1971 la banda publicó un cuádruple álbum en directo, Chicago IV, que no obtuvo buena consideración, especialmente por sus deficiencias de sonido, reconocidas por el propio Pankow. Su época de oro musicalmente hablando, pareció concluida con el disco Chicago V (1972) que, aun cuando contenía algunos destacados temas (Dialogue, A hit by Varese…) y al menos un hit (Saturday in the park), no logró el nivel de los tres primeros. Sin embargo, fue el primero de sus discos en alcanzar el nº1 en Estados Unidos, y el comienzo de una racha que duró hasta el undécimo disco. En 1972, se publicó otro álbum en directo, Live in Japan .

Los siguientes años vieron cómo el grupo sacaba nuevos discos a un ritmo elevado (6 discos en 5 años). En 1974, el grupo se había reforzado con un percusionista, Laudir de Oliveira, que ya había colaborado con ellos en algunas giras, y la producción seguía en manos de Guercio, pero su música fue perdiendo fuelle creativo, “agotándose en repeticiones estereotipadas”, lo que no obstó para que mantuvieran un considerable éxito comercial, especialmente con su álbum Chicago X en 1976, que contenía su más conocido hit: If you leave me now, una balada cantada por Cetera, considerada la número uno de todos los tiempos en el campo del soft rock, que fue un éxito a nivel mundial y motivó una nueva gira por Europa.

En 1978 la banda entra en una profunda crisis: Guercio abandona definitivamente la producción del grupo; Terry Kath muere de un disparo cuando jugaba a la ruleta rusa, y su puesto lo cubre, provisionalmente, el guitarrista Donnie Dacus. Los siguientes discos, Hot streets (1978) y Chicago XIII (1979), producidos por Phil Ramone, son un relativo fracaso comercial y artístico, al igual que el mediocre Chicago XIV (1980). Por primera vez desde la aparición del grupo, un nuevo disco de Chicago no entraba en el Top 50 de Billboard, ni siquiera en los últimos puestos.

Musicalmente, la banda cae en la repetición de esquemas, totalmente inmersa en el sonido Soft Rock, y editando sucesivas baladas cantadas por Cetera, en un intento de reeditar el éxito de 1976. Durante la gira 1982-83, Dacus es sustituido por Bill Champlin (que luego volvería en distintas giras), y el disco que se publica ese año, Chicago 16, vuelve a entrar en los primeros puestos de las listas de ventas.

El primer sencillo de este álbum, “Hard to say i´m sorry”, alcanza el número 1 en Billboard y en otros listados de popularidad en el mundo. Así, parece terminarse la crisis.

El disco Chicago 17 (1984) es el último que graba Peter Cetera, y contiene dos de los más grandes éxitos soft rock cosechados en la historia de la banda: “Hard Habit to break” y “You’re the inspiration”. Peter Cetera decide abandonar la banda e iniciar una aventura discográfica de manera solitaria.

El nuevo cantante elegido, tras realizar numerosas audiciones, es Jason Scheff, quien se ajustaba a lo que la banda estaba buscando (un cantante con un cierto toque “Cetera” y un bajista sólido, hijo del bajista que solía acompañar a Elvis Presley). Algunos cambios más se producen en la década de 1990, año en que Danny Seraphine abandona el grupo y es sustituido por Tris Imboden. Algunos años después (1995), Keith Howland se une al grupo como guitarrista definitivo, al convencer al resto de la banda, lo que no habían logrado guitarristas como Donnie Dacus, Chris Pinnick o Dwayne Bailey.

En todo este período, Chicago sigue sacando discos con regularidad y realizando giras por Estados Unidos. Los discos de estudio continúan desarrollando un estilo soft-rock, y no logran grandes ventas. No es el caso de los recopilatorios, que se siguen editando cada cierto tiempo, y que logran mejores resultados comerciales.

Para 1995, vino un experimento interesante que fue la grabación de un disco al estilo “big band”, los resultados fueron mixtos en todas partes. Ahora regresan a la capital para ofrecer su mejor repertorio que durante años se protagonizaron como los números 1 de popularidad.

El grupo sigue en activo en 2012, tras sus dos últimos discos de estudio, Chicago XXXII- Stone of Sisyphus, publicado en 2008, y Chicago XXXIII: O Christmas Three, producido por Phil Ramone, que se editó en octubre de 2011. Después, Rhino sacó al mercado un directo, Chicago XXXIV: Live in ’75, con un concierto grabado en 1975. En 2009, Lou Pardini sustituyó a Bill Champlin en los teclados.

La última vez que estuvo la banda Chicago en México fue en 2013.

AMN.MX/fm

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *