fbpx Caso VW y sus repercusiones en la salud; cae CEO de la automotriz por el escándalo

CIUDAD DE MÉXICO, 23 de septiembre (Al Momento Noticias).- En los pasados días, la automotriz Volkswagen (VW) admitió que vendió automóviles que falseaban intencionalmente los datos de emisiones, lo que ha provocado que muchos de los conductores, quienes creyeron haber adquirido vehículos ecológicos y eficientes, se sientan traicionados.

En Estados Unidos, las emisiones están reguladas por la Ley de Aire Limpio, que tiene como finalidad proteger la salud pública de la contaminación del aire, causada por una gran variedad de fuentes; sin embargo VW violó dicha ley al producir y vender vehículos diésel de cuatros cilindros entre 2009 y 2015 que incluyen un software sofisticado que permitía evadir los niveles de emisiones reduciendo la contaminación durante las pruebas.

Foto: Getty
Foto: Getty

Ante ello, la Agencia de Protección Ambiental  de Estados Unidos (EPA) anunció que retiraría del mercado estadunidense casi 500 mil vehículos de dicho fabricante alemán. Los modelos donde se encontró el problema son Jetta, Jetta Sportwagen, Beetle, Beetle Convertible, Audi A3, Golf, Golf Sportwagen y Passat

Analistas aseguran que más que la tecnología, para que los vehículos cumplan con los requisitos de emisiones es probable que se reduzca el rendimiento, la manejabilidad o el ahorro de combustible.

Los dueños de los automóviles deben aceptar que las unidades que utilizan diésel emiten entre diez y 40 veces más sustancias contaminantes de lo que afirma la publicidad.

En España, aproximadamente la mitad de los automóviles particulares vendidos tienen motor diésel, este tipo de vehículos ni siquiera llega a 1 por ciento de las ventas de coches nuevos en Estados Unidos, principalmente de esta empresa.

Estos vehículos emiten principalmente óxido de nitrógeno (NOx), que aumentan cuatro veces respecto a los vehículos de gasolina, y las partículas, aumentan hasta 20 veces.

Los NOx se regulan porque se han relacionado con múltiples efectos negativos en la salud, entre ellos: irritación de las vías aéreas, resultando en males respiratorios. También se relacionan con enfermedades cardiovasculares. Hay evidencia científica entre esos contaminantes y un incremento en la mortalidad de la población.

Dichos contaminantes pueden reaccionar con amoniaco, humedad y otros compuestos para formar pequeñas partículas, las cuales penetran las partes sensibles de los pulmones y pueden causar o empeorar enfermedades respiratorias, como enfisema y bronquistis.

Con la entrada de los nuevos niveles de emisiones en 2009, VW fue el primero de los grandes fabricantes en ofrecer vehículos que cumplían con la normativa.

Los vehículos diésel tenían la promesa de que los conductores pueden ahorrar combustible sin sacrificar la velocidad ni el motor, al tiempo que se eliminan los fallos del pasado.

Volkswagen reconoció que el problema va más allá de las fronteras de Estados Unidos al haber implantado el programa en 11 millones de coches diésel de todo el mundo.

Estados Unidos, Alemania, Francia, Italia y Corea del Sur anunciaron investigaciones para conocer la magnitud del problema en sus países. El Gobierno español está a la espera de explicaciones y ha mostrado su inquietud porque el caso afecte a las inversiones de Volkswagen en España.

Tras darse a conocer el escándalo, la empresa alemana tuvo una disminución de 35 por ciento de sus acciones, una pérdida bursátil de 25 mil millones de euros. Tan solo en Estados Unidos, la empresa obtendría una multa por el fraude de 37 mil 500 dólares por vehículo, un total de 18 mil millones de dólares.

¿Cómo afecta este escándalo a México? Se calcula que unos 35 mil empleos, de más de 95 proveedoras de autopartes, serán afectados por los paros técnicos y recortes de sueldo, debido a la baja producción de Volkswage de México.

En México se producen las versiones diésel de los modelos Golf, Beetle y Jetta, que se comercializaban el mercado norteamericano y de Canadá, principalmente.

Dimite CEO de VW

Martin-Winterkorn-volkswagenMartin Winterkorn, quien estaba al mando de Volkswagen desde 2007, dimitió a su cargo este miércoles, víctima del mayor escándalo en los 78 años de historia de la empresa.

“Volkswagen necesita renovarse, también desde el punto de vista del personal. Estoy dispuesto a abrir el camino de la renovación con mi renuncia”, señaló Winterkorn en un breve comunicado.

“Como director general acepto la responsabilidad de las irregularidades que se han encontrado en los motores diésel, y que han llevado al Consejo de Supervisión a acordar resolver mi función como director general. Hago esto en interés de la empresa a pesar de que no estoy al tanto de haber hecho nada equivocado por mi parte”, aseguró.

El viernes se conocerá el nombre de su sustituto; sin embargo, Matthias Müller, el actual jefe de Porsche, suena como favorito.

AMN.MX/dsc/bhr

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *