fbpx

Juan PabloCIUDAD DE MÉXICO, 15 de febrero (Al Momento Noticias) .- Así sin más, el Papa Juan Pablo II mantuvo una intensa y estrecha amistad con una filósofa estadounidense de origen polaco.

Unas cartas revelan una fuerte amistad entre Anna-Teresa Tymieniecka con Karol Wojtyla desde que se conocieron en 1973, cuanto éste era Arzobispo de Cracovia.

En ese año, la filósofa conoció a Wojtyla por un libro que éste había escrito y comensaron a discutir sobre el proyecto, poco después comenzaron a escribirse. Un intercambio epistolar que duró años.

De acuerdo a un documental de la BBC, las cartas muestran una cara jamás vista sobre Juan Pabo II, ya que éstas al principio eran formales pero conforme crecía la amistad entre ambos, se fue haciendo más estrecha hasta volverse en realidad muy íntimos.

Las cartas entre Wojtyla -elegido Pontífice en 1978- y Tymieniecka se han mantenido lejos de la luz pública en la Biblioteca Nacional de Polonia durante años.

Pese a que las cartas no muestran una evidencia clara de que el Papa rompiera sus votos de celibato, sí sugieren que la mujer parecía mostrar intensos sentimientos por él.

Juan Pablo2En una de esas misivas, fechada septiembre de 1976, el pontífice escribe: “Mi querida Teresa, he recibido las tres cartas. Escribes sobre sentirte desgarrada, pero no puedo encontrar ninguna respuesta a esas palabras”.

El trabajo del Papa hizo que la filósofa y él sostuvieran diversas reuniones que derivó en una versión ampliada de la obra del Arzobispo de Cracovia, que finalmente se publicó en 1979, un año después de que él fuera elegido Papa; tenía 58 años y se transformó en el Pontífice más joven del siglo 20.

La amistad entre la filósofa y Juan Pablo II, quien murió en 2005, no era desconocida.

Él la visitó en Estados Unidos en 1976, cuando asistió a una conferencia católica. Ella también le visitó muchas veces en el Vaticano.

Las fotografías, que nunca se habían revelado, los muestran juntos.

Las cartas de la filósofa estadounidense, quien murió en 2014, sólo unos meses después de que Juan Pablo II fuera canonizado, no se han revelado.

Wojtyla regaló a Tymieniecka una de sus posesiones más preciadas, un escapulario. En una carta de diciembre de 1976 le explica el significado del obsequio: “Desde el año pasado estoy buscando una respuesta a tus palabras ‘Te pertenezco’, y finalmente, antes de dejar Polonia he encontrado la forma, un escapulario. La dimensión en la que acepto y te siento en todas partes y situaciones, cuando estás cerca y cuando estás lejos.

Con información de El País

AMN.MX/rr

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *