sábado, marzo 2, 2024

CABEZA DE PLAYA: Su turno, Señor Presidente

Carlos Galguera Roiz

 

El pasado domingo México vivió una especie de catarsis ciudadana, a través de la cual, el pueblo mexicano señaló una  ruta a recorrer; profunda regeneración de su vida colectiva, mediante nuevos poderes públicos, señalándolos y tratando de  participar, al menos así lo veo yo, con ellos…

Fue una explosión extraordinariamente saludable; claro, lo que quedó atrás, larguísima etapa con monopolio real del Poder, cuidadosamente disfrazado, aditamentos perversos incorporados… es algo que deja secuelas, pero también, pienso y deseo, experiencia, que puede servir de valiosa vacuna preventiva…

El triunfo de López Obrador y palancas paralelas, ha sido demasiado contundente; inevitable sacar conclusiones suficientemente potentes, de cara a las nuevas rutas que el pueblo mexicano está, ahora más que nunca, obligado a recorrer…

Lo más fácil en estas coyunturas de reacomodo profundo, es definir los objetivos, las metas a conquistar, incluso fijando etapas…; luego llega lo más difícil, poner en pie a una Sociedad para que participe activamente en el gran reto a la vista y finalmente, o paralelamente, armar un conjunto de equipos, que compartan la mística regeneradora que ha aparecido, desde posiciones intelectuales de calidad notable, para avanzar, inventando rutas, si es preciso, logrando conquistas hasta  conseguir “imposibles”, “impensables”, despojándolos del entrecomillado…

Algunos amigos precavidos, me aconsejan que no abrigue grandes expectativas, ante el viraje que ha emprendido México, desde el proceso que inició nuestro país el pasado domingo.

Mi contestación a estas advertencias ha sido: ¡¡ No entraré en futuribles!! Solo contemplo ahora mismo lo que está a la vista; se abrió una senda fuerte y clara, que puede llevar a nuestro país muy lejos…; posición por la que  apuesto fuerte y pelearé a mi modo, manera y circunstancias… Conste.

Así están las cosas, pero hay que señalar que el que tiene el turno para las siguientes jugadas, en esta nueva ruta que nos ha sugerido tantas veces y que el pueblo mexicano ha aceptado al fin, clamorosamente, es el actual Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.

México puede surgir potente en un mundo con demasiados escenarios contaminados, desigualdades pavorosas, problemas de fondo, sin abordajes adecuados, incluso entre nuestros actuales sistemas democráticos; valores difuminados, sin nuevas flechas ilusionantes por los horizontes…

México está ahora en el tablero internacional, con un peso especial, a partir del 1 de julio pasado; la complejidad es fantástica, nos dice el 2º Principio de la Termodinámica que el Caos crece incontenible en el Universo…; pues bien, resulta que México reaparece, precisamente ahora, abriendo nuevas rutas en su destino que quizás puedan influir, en alguna manera y medida, para enderezar algunas cuestiones que la Entropía del 2º Principio deja sin resolver,  para el bien general…

Partida de ajedrez memorable, Bobby Fischer contra Petrossian, un genio contra una roca de análisis casi “inabordable”; cuatro damas en el tablero, complejidad indescriptible, rutas sin explorar…. “Ahora, en este preciso momento – comentó el genial norteamericano – de pronto, empecé a pensar en la victoria…”. Ganó.

México debe abrir ahora nuevos caminos; la conjunción del nuevo Gobierno y la Sociedad Civil, con todo su potencial disponible, puede llevarnos a la cima, el pueblo mexicano habló claro, ahora le toca el turno a Vd. Sr. Presidente.

Pero no estará solo, juntamente con Vd., determinación, sabiduría y genio, un pueblo repleto de valores, estará en pie, aunque arrastre desarrollos, hasta la fecha, claramente insuficientes…

Avanti

Artículos relacionados