fbpx

dia-internacional-contra-esclavitudCIUDAD DE MÉXICO, 2 de diciembre (AlmomentoMX).- Hoy en día existen 21 millones de mujeres, hombres y niños que son esclavos en el mundo. Buscando erradicar este problema mundial en su totalidad, la misma Organización, a través de su Asamblea General, aprobó e instituyó el Día Internacional para la Abolición de la Esclavitud, el cual se ha venido celebrando cada año desde 1996.

El día se centra en “la erradicación de las formas contemporáneas de esclavitud, como la trata de personas, la explotación sexual, las peores formas de trabajo infantil, el matrimonio forzado y el reclutamiento forzoso de niños para utilizarlos en conflictos armados”, señala la ONU.

El Día Internacional para la Abolición de la Esclavitud se celebra el 2 de diciembre para recordar la fecha en que la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) aprobó el Convenio para la represión de la trata de personas y de la explotación de la prostitución ajena el 2 de diciembre de 1949.

El Día Internacional para la Abolición de la Esclavitud nos recuerda que la lucha contra la esclavitud sigue siendo necesaria actualmente para la erradicación de sus formas contemporáneas. Y es que la esclavitud aunque en los estados occidentales nos suene a cosa del pasado, no lo es. Hoy en día, millones de personas están siendo víctimas de la esclavitud: la trata de personas, explotación sexual, trabajo infantil, el matrimonio forzado, la servidumbre por deudas, y el reclutamiento forzoso de niños para utilizarlos en conflictos armados…

Cada año millones de personas, la mayoría mujeres y niños, son engañadas, vendidas, coaccionadas o sometidas de alguna manera a situaciones de explotación de las cuales no pueden escapar. Son la mercancía de una industria mundial que mueve millones de dólares, dominada por grupos de delincuentes que operan con impunidad.

esclavitudSegún la Organización Internacional del Trabajo (OIT), millones de jóvenes se encuentran en condiciones cercanas a la esclavitud como víctimas de trabajo forzado o en régimen de servidumbre, trabajando un 73% de estos jóvenes –unos 180 millones- en las peores formas de trabajo infantil, entre ellas la prostitución, el trabajo esclavizado y el trabajo peligroso.

En África se venden menores por 14 dólares. También, en esta misma región, 80 millones de niños entre 5 y 14 años son obligados a trabajar en la prostitución y actividades como la minería. UNICEF calcula que 200.000 niños africanos son vendidos como esclavos cada año. Y no solo allí, sino que entre 45.000 y 50.000 mujeres y niños son trasladados cada año por los traficantes únicamente hacia los Estados Unidos.

En el caso de la migración, unos 150 millones de mujeres, hombres y aun niños, que son un 3% de la población mundial, se han convertido en fenómeno de atención, constituyendo un grupo vulnerable al que no sólo son violados sus derechos como trabajadores sino como seres humanos al ser materia y mercancía de las redes de tráfico de personas.

Hoy en día no existen soluciones fáciles a la trata de personas, pero su magnitud requiere la adopción de medidas inmediatas. La lucha contra esta práctica no sólo es deber de los gobiernos, sino que es responsabilidad de todos. Es por eso que celebrando el 2 de diciembre, el Día Internacional para la Abolición de la Esclavitud se pretende recordar a todas las personas que a día de hoy tristemente aún existe la esclavitud.

 

La trata de esclavos

 

La trata de esclavos se remonta a los tiempos más antiguos y África ya era durante la Edad Media europea uno de los centros de trata de esclavos. En el siglo XV los portugueses inician un proceso sistemático de exploración de las costas africanas a la vez que van instalando centros de comercio. Junto a otros productos, la demanda de esclavos en Europa dio lugar al lucrativo comercio del esclavo.

En 1450 el aventurero veneciano Alvise Ca’da Mosto narra “que había recibido diez o quince esclavos en Guinea a cambio de un caballo”. Para mediados de la década ya se había establecido un mercado; “en la opinión de Ca’da Mosto, en ese decenio se exportaban mil esclavos anuales a Europa”.

El origen geográfico de los esclavos negros destinados a América es muy variado y cubre la costa occidental africana y la costa de Mozambique en la oriental. Dada la influencia musulmana en el norte africano, ya en el siglo XVI la corona española prohibió el traslado a América de esclavos de zonas al norte del río Senegal.

Los portugueses trajeron sus esclavos principalmente de las regiones del Congo, Angola y Mozambique. Los ingleses se concentraron en la zona de la alta Guinea. En realidad muchos de los esclavos capturados en otras regiones se vendieron en las desembocaduras de los ríos Níger y Congo: “La costa de los esclavos, que quedaba al este del río Volta frente a la bahía de Benín, era la zona en donde el tráfico llegó a ser más intenso, y en donde los reyes nativos no permitieron que los europeos edificasen ni fuertes ni asentamientos de guarnición”.

ninos-esclavosLas crueldades de la esclavitud que se inician en el fragor de la captura, proyectan ya su sombra siniestra durante la marcha hacia los puertos de embarque. Los débiles o enfermos eran abandonados.

El número tan elevado de esclavos se pudo mantener mediante el aislamiento en que se les retenía (Artículo 19: “Los esclavos de una finca no podrán visitar a los de otra sin el consentimiento expreso de los amos o mayordomos de ambas; y cuando tengan que ir a finca ajena o salir de la suya llevarán licencia escrita de su propio dueño o mayordomo, con las señas del esclavo, fecha del día, mes y año, expresión del punto a que se dirijan y término porque se les ha concedido”), y un sistema de castigos destinados a neutralizar cualquier intento de rebeldía. El artículo 41 de anteriormente citado “Reglamento de los negros en Cuba”, de 1842, señala al propósito: “Los esclavos están obligados a obedecer y respetar como a padres de familia a sus dueños, mayordomos, mayorales y demás superiores, y a desempeñar las tareas y trabajos que se le señalasen, y el que faltare a alguna de estas obligaciones podrá, y deberá, ser castigado correccionalmente por el que haga de jefe en la finca, según la calidad del defecto, o exceso, con prisión, grillete, cadena, maza o cepo, donde se le pondrá por los pies, y nunca de cabeza, o con azotes que no podrán pasar del número de veinte y cinco” (el énfasis mío). Las leyes de protección parecían en realidad motivadas por el deseo de defender el derecho a la propiedad. Así por ejemplo el capítulo once, “De los que injurian a los esclavos”, de la Real Cédula de 1789 sobre la educación, trato y ocupaciones de los esclavos: “Como sólo los dueños y mayordomos pueden castigar correccionalmente a los esclavos con la moderación que queda prevenida, cualquiera otra persona que no sea su dueño o mayordomo no les podrá injuriar, castigar, herir, ni matar, sin incurrir en las penas establecidas por las leyes”.

La opresión y deshumanización del cautiverio, de la trata y después del estado de esclavitud, produjo desde los primeros tiempos intentos de rebeldía y el cimarronaje (huida de los ingenios o haciendas). Aunque más frecuentes y pronunciados en los enclaves esclavistas continentales de Veracruz, Panamá y Cartagena, el cimarronaje se dio también con intensidad en las islas del caribe.

Su inicio coincide con la llegada de los esclavos. Ya en 1522 se registra un levantamiento de los esclavos en la hacienda del virrey Diego Colón en Santo Domingo. Las posibilidades de huida, como muestran las viñetas a la izquierda eran difíciles y los castigos severos.

La historia del cimarronaje americano ha sido ignorada por la “historia oficial”, por lo que está todavía por escribir. Sólo en unas pocas instancias, los levantamientos en 1749 en la provincia de Caracas y, por supuesto, el grito de libertad en Haití el 22 de agosto de 1791, se recogen, sin concederles la resonancia que tuvieron. Es significativo que todavía hoy día se celebra en algunas localidades la tradición del cimarronaje, como sucede en Nigua, República Dominicana, con el Festival del Cimarronaje.

Como señalamos en la cronología, el siglo XIX se plantea cada vez con más fuerza la abolición de la esclavitud. Primero se prohíbe el tráfico de esclavos. Luego los grupos abolicionistas trabajan con tenacidad presionando al gobierno español. Pero los dos sucesos más significativos fueron la abolición de la esclavitud en los Estados Unidos en 1863 y la Guerra de los Diez Años en Cuba (1868-1878). En la Constitución de Guáimaro (1869) se señala sin reservas, en el artículo 24, que “todos los habitantes de la República son enteramente libres”. Estos sucesos anunciaban el fin de la esclavitud, y tal situación se refleja en dibujos de la época mostrando la “devaluación” de los esclavos.

 

John Newton de comerciante de esclavos a libertados

 

amazing-graceJohn Newton (Wapping, 4 de agosto de 1725 – 21 de diciembre de 1807) fue un autor inglés de himnos conocido sobre todo por el himno más conocido para la tradición angloparlante cristiana: Amazing Grace (Sublime Gracia).

La primera parte de su vida, Newton fue comerciante de esclavos, actividad en la que se destacó por su crueldad y abyección, conductas de las que se arrepintió para convertirse en pastor protestante (llegó a clérigo anglicano) y escribir ése y muchos otros himnos. Amazing Grace es su obra más conocida, cantada por iglesias protestantes tales como la presbiteriana, la metodista y la bautista. Posteriormente este himno fue adoptado por la Iglesia Católica, haciendo modificaciones a la letra original. A pesar de su pasado como negrero, fue un destacado abolicionista que luchó para erradicar de Inglaterra el comercio de esclavos.

 

Su periodo negrero y conversión

 

Se dedicó a la navegación desde los 11 años acompañando a su padre. En 1743, fue guardiamarina de la Marina inglesa durante un periodo, pero al intentar desertar fue capturado y sentenciado a recibir latigazos. Luego navegó en distintos barcos dedicado al tráfico de esclavos, donde destacó por los abusos y malos tratos que infligía a sus víctimas.

En 1748 durante una navegación frente a la costa de Donegal, Irlanda, su barco fue sorprendido por una tormenta. Newton despertó en medio de la noche mientras el barco se hundía y comenzó a encomendarse a su Dios. Milagrosamente su barco pudo quedar a la deriva y logró salvarse.

La fecha 10 de marzo de 1748 le quedará marcada para el resto de su vida. Desde aquel momento evitó la blasfemia, el juego y la bebida. Aunque siguiera trabajando en la trata de esclavos, cada vez más aumentaba su compasión por los esclavos.

Más tarde dijo que su conversión verdadera no pasó hasta después de un tiempo: “No puedo considerarme para haber sido a un creyente en el sentido lleno de la palabra, hasta un tiempo considerable después” En Liverpool, el puerto más importante del comercio triangular, logró un cargo como el primer oficial a bordo del barco negrero Brownlow, destinando a Antillas vía la costa de Guinea.

Mientras estaba en el oeste de África (1748-1749), Newton reconoció la insuficiencia de su vida espiritual. Enfermó con una fiebre y profesó su creencia llena en Cristo, pidiendo a Dios tomar el mando de su destino. Él, más tarde, dijo que esto era la primera vez que él sintió totalmente en la paz con Dios.

En 1788, 34 años después de que él se hubiese retirado de la trata de esclavos, Newton rompió su silencio con la publicación del folleto “Pensamientos Sobre la Trata de Esclavos”, en el cual describió las condiciones horrorosas de los barcos negreros. Fue una forma de pedir perdón “una confesión… la cual, viene muy tarde… Esto siempre será un objeto de una humillante reflexión para mí, que yo era un activo instrumento, en un negocio en el cual ahora, mi corazón se estremece.” Envió copias a cada miembro del parlamento, y el folleto resultó tan bien vendido que rápidamente se tuvo que reimprimir. Newton se hizo un aliado de William Wilberforce, líder de la campaña parlamentaria para suprimir la trata de esclavos africana. Newton vivió para ver su momento de triunfo cuando en 1807 en Inglaterra se promulgó la “Slave Trade Act” o Acta del Comercio de Esclavos

AM.MX/fm

Comentarios

comentarios