fbpx

epoc-portadaCIUDAD DE MÉXICO, 28 de julio (Almomento MX).- Los altos niveles de contaminación que existen en la Ciudad de México detonan síntomas alérgicos como tos, estornudos, congestión y escurrimiento nasal y ojos rojos e hinchados; en casos más graves, provoca dificultad para respirar, prurito y ataques de asma.

Además, existen otros factores como la predisposición genética que, sumada a los contaminantes intradomiciliarios y extradomiciliarios, desencadena episodios sintomáticos como los antes mencionados, sin embargo, a la larga puede causar enfermedades respiratorias como rinitis alérgica, bronquitis, asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y cáncer de pulmón.

Fernando Iduñate Palacios, médico alergólogo, refirió que la contaminación atmosférica causa la muerte prematura de dos millones de personas al año, 400 millones de personas en el mundo sufren de rinitis y 300 millones tienen asma, enfermedades que afectan notablemente la calidad de vida de las personas.

El alergólogo, destacó que la rinitis alérgica es una inflamación en la mucosa nasal, dicha obstrucción persistente puede favorecer el desarrollo de sinusitis, debido a que son los mismos mecanismos de inflamación en las mucosas.

En ese sentido, las personas que tienen una alergia respiratoria (rinitis alérgica) sus síntomas pueden comenzar, o empeorar, por la exposición a algunos desencadenantes conocidos como irritantes, los cuales contaminan el aire interior y potencialmente dañan sus vías respiratorias.

Las infecciones respiratorias agudas (IRA) afectan a toda la población, con mayor frecuencia a los menores de 10 años (40.7% hombres y 41.3% mujeres), pues los habitantes de grandes ciudades como la CDMX están expuestos a altos niveles de contaminación ambiental y el daño oxidativo que causa puede activar mecanismos de inflamación/reparación, mismos que podrían causar alteraciones permanentes en la estructura pulmonar.

Sin embargo, los contaminantes no sólo se encuentran en el exterior sino también se encuentran al interior de nuestras viviendas y así, algunos de éstos se llegan a concentrar hasta cinco veces más que afuera.

Por ejemplo, los calentadores de agua sin ventilación, solventes, muebles nuevos, productos de limpieza, tintas, materiales de construcción y humo de cigarro, son contaminantes internos.

Por otra parte, el médico Manuel Lavariega, afirma que es de suma importancia acudir con el alergólogo, un médico especialista en tratar las alergias y rinitis alérgica y quien puede proporcionar los medicamentos adecuados que mejoran la calidad de vida de los pacientes.

Las recomendaciones preventivas que hace el médico Fernando Iduñarte para poder controlar las afecciones que provocan los contaminantes en la vida de los pacientes: evitar irritantes, alérgenos, tener mascotas en lugares sin ventilación, seguir un tratamiento adecuado contra las alergias.

 

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *