fbpx Auditorio "Che Guevara" de la luz a la oscuridad | Almomento | Noticias, información nacional e internacional

Por Karen Borja Silva

CIUDAD DE MÉXICO, 7 de marzo (Al Momento Noticias).- Dentro de la Facultad de Filosofía y Letras existe uno de los auditorios más grandes de la UNAM, que se inauguró en 1954 y lleva por nombre Justo Sierra, aunque es mejor conocido como “Che Guevara” en honor al líder revolucionario que buscaba hacer un cambio social en Latinoamérica.auditorio_justo_sierra_3

Si este auditorio pudiera hablar contaría un sinfín de historias de orgullo que enaltecen la imagen de la Universidad. Ahí se dieron conferencias por grandes figuras nacionales e internacionales como Octavio Paz, Mario Benedetti,  José Saramago, Pablo Neruda, José Revueltas, Pablo González Casanova, Luis Villoro, Carlos Monsiváis y Mario Bunge, entre muchos otros.

Además fue la primera sede de la Orquesta Filarmónica de la UNAM. Y sobre todo fue un recinto donde se gestaron grandes movimientos estudiantiles desde 1968.

Un lugar que antes del año 2000 era totalmente cultural y no sólo para los universitarios, sino para toda la ciudad; incluso llegó a tener una mega pantalla donde se proyectaron películas y largometrajes que en ningún otro lado se verían. Sin duda una época donde realmente se dio un crecimiento exponencial de la cultura, la conciencia y el aprendizaje.

Sin embargo, esto decaería durante la huelga estudiantil de los años 1999 y 2000, que duró nueve meses, siendo uno de los golpes más fuertes para la Máxima Casa de Estudios. Esto ocurrió a raíz de que el rector en turno, Francisco Barnés, propuso al Consejo Universitario elevar el costo de las cuotas que sería de mil, 360 pesos anuales para bachillerato y dos mil 040 pesos anuales para licenciaturas y se comenzarían a cobrar a partir de los estudiantes de nuevo ingreso 1999-1. Además de que servicios que la Universidad ofrecía como el uso de equipos, laboratorios y trámites también tendrían un costo.

Los estudiantes en total desacuerdo, deciden llevar acabo asambleas en el auditorio “Che Guevara”, la Facultad de Derecho y Economía, para la resolución del conflicto. Sin embargo el rector no da una solución oportuna, ni pronta, lo que lleva a paralizar actividades y estalla la huelga general el 20 de abril de 1999.

El Consejo GenePliego petitorioral de Huelga (CGH) es creado ese mismo día, dentro del auditorio por estudiantes de todas las facultades, escuelas y colegios de la UNAM, realizando una magna asamblea donde se dan a conocer los seis puntos del pliego petitorio, cada uno titulado de la siguiente manera:

  1. Gratuidad
  2. Reformas de 1997: pase automático y permanencia
  3. CENEVAL
  4. Congreso democrático y resolutivo
  5. Desmantelamiento del aparato policiaco
  6. Recorrer el calendario escolar, tanto días como los días efectivos de clase invertidos en el movimiento

En noviembre de 1999, Ernesto Zedillo, entonces presidente de la República, interviene y le pide a Barnés su renuncia porque su figura pública ya estaba devastada, imponiendo como nuevo rector al médico cirujano Juan Ramón de la Fuente, quien hasta enero del 2000 lanza su llamada “Propuesta Institucional”, pero no logra solucionar nada.

Para febrero del 2000 se realiza una asamblea extraordinaria en las instalaciones del auditorio, que terminó por ser invadido por miembros de la Policía Federal Preventiva (PFP), donde detienen a varios estudiantes. Sin mencionar que en otras escuelas pertenecientes a la UNAM, ya habían agredido, reprimido, golpeado y en algunos casos violado a estudiantes de esta comunidad. Por lo que el séptimo punto del pliego petitorio se titularía “libertad a todos los presos políticos”.hqdefault

Sin duda, uno de los escenarios más recurrentes en todo el proceso de huelga fue el auditorio “Che Guevara”, que para septiembre del mismo año, sería tomado por un grupo de activistas, que formaban la parte más radical del Consejo General de Huelga, designándolo un lugar autónomo, abierto para toda la comunidad.

Las personas que se quedaron con el lugar son colectivos que en su momento formaron parte de la huelga, pero al ser levantada ellos permanecieron ahí, entre estos colectivos se encuentran: la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México, el Comité de Derechos Humanos Cerezo, el Comité de Familias de Detenidos Desaparecidos, miembros del Frente Popular Francisco Villa, comunistas, anarquistas y zapatistas, quienes ya no tenían nada que ver con la institución.

En el año 2003 los colectivos deciden reestructurar el auditorio y forman una nueva asociación que tendría por nombre “Okupación Auditorio Che Guevara”. Sin embargo, al paso de los años su razón de ser desaparecería, albergando únicamente gente que no pertenece a la UNAM e impidiendo la entrada a los estudiantes. Por lo que para 2011, los universitarios pidieron la devolución del inmueble, para volver a realizar actividades culturales y darles un espacio a los compañeros que estudiaban teatro, quienes sin previo permiso de “los okupas”, no podían entrar.

Los grupos que tomaron el auditorio tuvieron un enfrentamiento en  el año 2013, cuando un grupo de anarquistas entra al “Che Guevara” y desalojan a todos los colectivos. Entonces grupos como Brigada Negra, Colectivo Veneno Negro y las anarcofeministas, toman posesión de este recinto, para abrirlo a la comunidad estudiantil.

En marzo de 2014 ambos bandos se enfrentan en una lucha por este espacio cultural, del que ninguno era propietario, causando desmanes a las instalaciones de la UNAM y a las afueras, incluso algunos de los alumnos resultaron lesionados. Tras este hecho miembros de la FFyL lanzan un comunicado para exigir la devolución del auditorio a la institución universitaria.

Actualmente muchos de los estudiantes que pertenecen a la Facultad de Filosofía y Letras ya no tienen acceso a este auditorio que fue declarado Patrimonio Cultural  de la Humanidad en 2007 por la UNESCO. Ex alumnos de esta Facultad aseguran nunca haber entrado al auditorio “Che Guevara” y cuestionan el hecho de que los ocupantes de este lugar sean personas que no forman parte de la Universidad y tienen el poder de uno de los recintos culturales más importantes, que ahora parece un “basurero”, asegura Edgar, ex alumno de la Facultad.

Brenda por otro lado comenta que era un lugar que siempre estaba abierto, las personas de ahí repartían volantes y tenían sus negocios de comida, pero que al pasar muy cerca desprendía un olor a marihuana muy penetrante. Pero pese a que estaba abierto, asegura que un compañero le advirtió que nunca entrara, ni comiera ahí.

Uno de losManifestacio769n_jo769venes_UNAM-3 hechos más actuales en torno al tema del auditorio ha sido la detención de Jorge Emilio Esquivel Muñoz, apodado “El Yorch”, quien formaba parte del grupo de activistas alojados en el auditorio Justo Sierra y fue detenido el pasado 25 de febrero en Av. Universidad muy cerca de un centro comercial, acusado de narcomenudeo.

Según la versión de la Procuraduría General de la República (PGR), lo encontraron gracias a las denuncias de los vecinos de la colonia Ampliación Molino de las Rosas, ubicada en la delegación Álvaro Obregón, las autoridades aseguran que lo vieron entregarle un paquete a una mujer que prontamente se alejó de él al recibir la mercancía, además cuentan que llevaba consigo marihuana, cocaína y psicotrópicos.

Posteriormente se encontró que “El Yorch” había ingresado al Reclusorio Oriente por daños a la vía pública y a transeúntes en el año 2013. En esta ocasión fue trasladado al Centro Federal de Readaptación Social, localizado en Hermosillo, Sonora.

Tras este hecho al día siguiente en Ciudad Universitaria un grupo de encapuchados quemó un vehículo y varios botes de basura. Colocaron barricadas en el circuito escolar impidiendo la entrada por Insurgentes.

En la página de internet del auditorio Che Guevara se argumenta que las autoridades ya lo estaban cazando desde tiempo atrás para llevarlo preso, siendo esto un montaje jurídico y aseguran que solo son rumores la supuesta distribución de droga dentro de la UNAM y piden a los compañeros el apoyo para la liberación de “El Yorch”.

Por otro lado el nuevo rector,  Enrique Luis Graue, aseguró que el uso de la fuerza pública será su último recurso para desalojar a las personas que ocupan el auditorio Justo Sierra. Y argumentó que la detención de Jorge Esquivel no era parte de su estrategia para liberar el recinto.

Mientras tanto los días siguen pasando y la comunidad universitaria espera que las instalaciones vuelvan a ser utilizadas para lo que estaban originalmente destinadas, como un espacio cultural del que todos los universitarios puedan gozar.

AMN.MX/kbs/bhr

Comentarios

comentarios

3 comentarios en «Auditorio “Che Guevara” de la luz a la oscuridad»
  1. Gracias a que salió el rector José Narro Robles, protector de grupos porriles y radicales, se podrá recuperar este espacio. ¿Pero que nos espera de su gestión como Secretario de Salud?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *