fbpx

WASHINGTON, 10 de agosto (AlMomentoMX).- Tras los tiroteos del pasado fin de semana, el debate sobre el control de armas en Estados Unidos alcanzó ya al Congreso, y podría debilitar las aspiraciones reeleccionistas del presidente Donald Trump, pues la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés) endureció su postura en contra.

Los miembros de ambas cámaras del Congreso estadounidense se encuentran en receso hasta septiembre, pero ya se ve posible que analicen nuevas medidas para la venta de armas.

La NRA ha sugerido que podría poner en peligro la reelección de Trump si se autorizan las restricciones al acceso de armas.

En particular se pretende endurecer la revisión de antecedentes de quienes adquieren armas de fuego, medidas que formarían un proyecto que se discutiría el próximo septiembre.

El presidente estadounidense Donald Trump dijo la víspera que se trataría de un buen paquete de medidas legislativas, y reiteró su posición de que “no queremos armas en las manos de las personas equivocadas”.

Se pretende una revisión de antecedentes con sentido común, agregó y dejó entrever que la posición de la NRA será considerada, pues se trata de “gente buena” que quiere hacer lo correcto, señaló en los jardines de la Casa Blanca.

De acuerdo al diario USA Today y varios medios estadounidenses más, el mandatario y el vicepresidente y director ejecutivo de la NRA, Wayne LaPierre, se comunicaron por teléfono varias veces entre el miércoles y el jueves sobre el endurecimiento de la revisión de antecedentes.

LaPierre, es quien ha hablado, pues se mantiene en silencio el presidente de la asociación Oliver North, teniente coronel en retiro de los Marines e involucrado en el escándalo Irán-Contras de venta de armas al país islámico para financiar la contrarrevolución en Nicaragua, y fue claro en rechazar nuevas medidas de control.

Desde 2017, la NRA fijó que se mantiene centrada en su misión de fortalecer la Segunda Enmienda constitucional que permite a los estadounidenses defenderse a sí mismos, a sus familias y a sus comunidades de actos de violencia.

La asociación respondió en esa ocasión a los reclamos de control tras la masacre del 1 de octubre de 2017 en Las Vegas, durante un festival de música country, con saldo de 59 muertos y 851 heridos.

Ahora, en 18 tuits, refrendó su inamovible posición, llamó a identificar la raíz del problema, repitió que aquellos que puedan dañarse a sí o a otros no deben acceder a armas, pero tras la evidencia debida, para no dañar los derechos de alguien.

Y advirtió que desafortunadamente, los candidatos presidenciales de inmediato se hicieron de los medios para politizar las tragedias de El Paso y Dayton, y demonizar a la NRA y sus cinco millones de miembros respetuosos de la ley.

Las acciones del Congreso estadounidense podrían partir del proyecto de ley aprobado el pasado febrero por la Cámara de Representantes, de mayoría demócrata, pero que el líder de la mayoría del Senado, el republicano Litch McConnell, se ha negado a votar.

Tras las masacres del pasado fin de semana en El Paso, Texas, y Dayton, Ohio, con saldo conjunto de más de 30 muertos y 50 heridos, el legislador republicano parece estar dispuesto a discutir medidas para el control de armas.

Los sondeos de opinión parecen estar a favor del control. Uno elaborado por la Universidad Quinnipiac y difundido en mayo, señalan que 94% de interrogados apoyan más revisión de antecedentes para la venta, porcentaje que entre los propietarios de armas es del 90 por ciento.

La NRA gastó 1.6 millones de dólares para oponerse al proyecto de ley aprobado por la Cámara de Representantes, y en apoyo en la campaña electoral que llevó a la presidencia a Trump, erogó 55 millones de dólares, recordó el sitio electrónico Shareblue media.

(Con información de Notimex)

AM-MX/mla

Comentarios

comentarios