fbpx AS EMPRESARIAL: ¿Es un asunto de responsabilidad social la construcción de la paz? | Almomento | Noticias, información nacional e internacional

Bertha Eugenia Sotres Mora/

desigualdad-México-México es el segundo país de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) con mayor desigualdad social. De acuerdo con datos oficiales, cerca de 52 millones de mexicanos sufrenalgún tipo de pobreza. Esta circunstancia es, sin duda, el caldo de cultivo para la violencia en cualquier país del mundo.

Ausencia de armonía

La violencia no sólo genera guerras, revoluciones, levantamientos sino un ambiente de malestar. La pobreza es una forma de violencia que está presente en la vida cotidiana de las personas. La sufren quien  es no tienen acceso a una fuente de ingresos o enfrentan el desempleo.

Otras formas de violencia resultan también cuando las personas son  discriminadas por cuestiones de sexo, raza, religión, carencias o discapacidad; igualmente quienes han sido víctimas de autoritarismo, negligencia, imposición, formas de sometimiento, faltas de consideración y respeto.

Toda expresión de violencia se traduce en descontento, resentimiento, envidia, coraje, tristeza, depresión y otras emociones negativas que dañan a las personas y a todo lo que las rodea.

De igual forma, la violencia1 quebranta el orden establecido, propicia la desaparición de la armonía preexistente y suprime las condiciones de vida óptimas del género humano.

La UNESCO, en el Manifiesto de Sevilla, señala que la violencia no es “innata”, sino que se “aprende” a lo largo de la vida; es en sí misma, un ejercicio de poder. La violencia es, por consiguiente evitable y debe ser combatida en sus causas sociales, económicas, políticas y culturales.

Las manifestaciones de la violencia se dan en:

La familia. Por autoritarismo, discriminación de la mujer, subordinación de los hijos.

La enseñanza. Al utilizar pedagogías no liberadoras, autoritarismos educativos, castigos corporales, intransigencias, desobediencia injustificada.

La cultura. Es evidente el etnocentrismo, racismo, xenofobia, discriminación de género, androcentrismo y el consumismo como protagonista del capitalismo global.

La ideología. Se subordina la información a intereses ajenos a la verdad; opera la manipulación de la opinión pública, la propaganda de conceptos con trasfondo violento y discriminador.

La economía. Por escasez de recursos (pobreza), explotación, discriminaciones y marginación.

La política. Dominan uno o varios partidos, priva el totalitarismo, la exclusión de los ciudadanos en la toma de decisiones. Se da la censura. No hay libertad de expresión ni prensa.

Las guerras. Incluye desde las instituciones que soportan los ejércitos con armamentismo hasta el sometimiento de los soldados a una obediencia irreflexiva, castigos fuertes, autoritarismos y jerarquización.

La humanidad se conduce con “éxito” cuando se vale de su capacidad para colaborar, cooperar, adaptarse y extenderse a los diversos y distintos ecosistemas del planeta; contrariamente “fracasa”, cuando supedita a sus actuaciones y a su voluntad al resto de la naturaleza y formas de vida.

Referencias:

Jiménez Bautista, Francisco, “Conocer para comprender la violencia: origen, causas y realidad.”

Convergencia, Revista de Ciencias Sociales. ISNN 1405-1435, UAEM, núm. 58, enero-abril 2012, pp. 13-52.

2 Santiago Oropeza, Teresa. Kant y su proyecto de una paz perpetua (en el bicentenario de su muerte).

Revista Digital Universitaria. UAM, Departamento de Filosofía. División de Ciencias Sociales y Humanidades.

Diciembre 10, 2004. Vol. 5. Núm. 11. ISSN 1067-607

www.almomentonoticias.mx

AMN.MX/bsm/pp

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *