fbpx

arif_mardinCarlos Becerril Torres

Uno queda atrapado por la fuerza gravitacional de una canción, por el timbre de voz del cantante, la letra de la canción, el arreglo instrumental, por el todo y luego por las partes.

Al azar, canciones y álbumes como Respect o I Never Loved a Man (The Way I Love You) con Aretha Franklin, Good Lovin’, además de Groovin’ de los Rascals, Just A Little Lovin de Dusty Springfield, Mr Natural  y Saturday Night Fever a cargo de los Bee Gees, I Feel For You  en la versión de Chaka Khan, el álbum Tonin’ por Manhattan Transfer, Wind Beneath My Wings tema del filme Beaches con Bette Midler, en la que aparece Mayim Bialik la futura estrella de Big Bang Theory, Some People’s Lives también de Bette Midler y los álbumes Come Away With Me y Feels Like Home de Norah Jones, cubren un periodo aproximado de 40 años. El elemento unificador en todo ese periodo es la presencia en los arreglos musicales y la producción de Arif Mardin.

Expresado de otra manera, las letras de las canciones, ritmos, acompañamientos instrumentales, inflexiones e interpretaciones vocales con los que se acompañó y formó una importante audiencia de la música popular, estuvo determinada por la influencia y presencia de ese productor y arreglista.

La necesaria ficha biográfica señala que nació en Turquía, en la cuna de una familia aristocrática. Estudió economía en las universidades de Estambul y la London School of Economics. Entre sus pasatiempos estuvo la música y una desmedida pasión por el jazz. Tuvo la oportunidad de conocer personalmente a Dizzie Guillespie y Quincy Jones y pensemos que para probarse o por no poder controlar sus pasiones le envía tres muestras de su trabajo musical a otro compatriota radicado en Estados Unidos las cuales llegan a manos de Quincy Jones. Resulta ser el primer elegido para la beca Quincy Jones del Berklee College de Música en Boston.

En 1963 arriba a Atlantic Records como asistente de Nesuhi Ertegun. De ahí pasa a ser gerente de estudio, productor y arreglista y vicepresidente hasta su retiro de la firma en el año de 2001.

Tom Dowd, Jerry Wexler y Arif Mardin son los vértices de la trinidad que hizo de Atlantic Records una de las firmas fonográficas más importantes por la calidad de sus producciones. Cada uno de ellos contribuyó con una especial y fundamental aportación al arte de la producción fonográfica, estableciendo perfiles y características necesarias para ser un productor. Sin que una excluya a la otra y entre todas se complementen.

Por partes. Jerry Wexler, sin conocimientos musicales específicos era poseedor de buen gusto y sentido musical natural. Logró transmitir y llevar a una conclusión material las ideas sobre cómo iba a tocarse correctamente un tema. Tom Dowd, un físico nuclear  capaz de tocar varios instrumentos musicales se encargó de capturar los sonidos en una cinta, mezclarlos al máximo sin llegar a la distorsión. Finalmente,  Arif Mardin, contribuyó con su conocimiento, aptitudes y habilidades musicales.

aretha-franklinEn los arreglos y producciones musicales de Mardin está siempre bien establecido el vínculo emotivo que la letra y la música necesitan poseer para atraer y enganchar al oyente. Puede escucharse como su entrenamiento y conocimiento formal de la técnica musical lo hace encontrar el balance entre la calidad interpretativa del artista y los diversos elementos musicales que lo acompañan. Muy en el sentido a lo que sucede en la forma concertante entre solista y orquesta. Cada quien tiene su lugar en el espacio sonoro y ninguno trata de sobresalir. Con la característica de que todo ocurre en el ambiente de una grabación y no en una sala de conciertos.

No se puede andar por la vida sin estar sometido a la influencia musical de Arif Mardin. Piénsese o váyase, al azar, al baúl de los olvidos, por los discos de Aretha Franklin, Phil Collins, Willie Nelson, Barbra Streisand o Diana Ross, en muchos de ellos está la indisoluble marca musical de este extraordinario productor, artífice de recuerdos.

Comentarios

comentarios