fbpx

HERMOSILLO, 20 de enero (Al Momento Noticias).- Debido a los efectos del cambio climático que cada vez ocasiona temperaturas extremas, el sistema de agricultura protegida podría ser la mejor alternativa para la producción agroalimentaria en el futuro.

casa sombraEl jefe del Departamento de Agricultura y Ganadería (DAG) de la Universidad de Sonora (Unison), Jesús López Elías, dijo que la principal ventaja es que se pueden manipular las condiciones ambientales para beneficiar el crecimiento de las plantas.

El especialista en manejo de invernaderos o agricultura protegida puntualizó que “el cambio climático nos está llevando a los extremos, en invierno tenemos más frío y en el verano el calor es más fuerte e intenso”.

Detalló que dentro de la técnica de agricultura protegida o green house se investigan otras opciones que no son tan drásticas, como es el conocido invernadero con estructura total de plásticos.

El sistema de casa-sombra, sobre la cual se realizan investigaciones y se desarrollan varios proyectos en el campo del DAG, también presenta importantes ventajas, incluso sobre una estructura como las conocidas como invernaderos.

López Elías apuntó que una de las ventajas de la agricultura protegida es que se pueden manipular las condiciones ambientales del área donde se establece el cultivo, además de que una casa sobra es menos caliente para las plantas en el verano, que un invernadero.

El experto precisó que en la zona agrícola del Valle del Yaqui, al sur del estado, están cambiando las estructuras de los invernaderos a híbridos, pues es más caro enfriar un invernadero que proporcionarle calor a una casa-sombra.

Por lo anterior, prevé que en el futuro se empleará más esta tecnología, ya que la temperatura ha aumentado hasta en 0.7 grados y se espera que siga a la alza.

El experto de la DAG resaltó que esa situación tendrá importantes y severas repercusiones en la agricultura, como fue el caso de las heladas que se presentaron a finales de diciembre pasado que afectaron más de 25 mil hectáreas en los valles agrícolas del sur de Sonora.

La ventaja de la casa-sombra en verano es la reducción de la radiación solar, pues la malla protege de la incidencia de la radiación y en invierno, comparado contra un cultivo del exterior, protege contra las bajas temperaturas, dijo.

López Elías refirió que los costos de esta técnica pueden ser elevados dependiendo de la tecnología que se quiera utilizar, del mantenimiento adecuado para antes de que llegue el término de su vida útil y del mercado para la comercialización de la producción.

“Como parte del cambio climático tenemos que seguir trabajando con este tipo de tecnologías”, concluyó el especialista.

AMN.MX/fh

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *