fbpx

CIUDAD DE MÉXICO, 6 de abril (Al Momento Noticias).- Luego de una estupenda labor durante los 90 minutos reglamentarios, el portero argentino Agustín Marchesín, se convirtió en el villano para el conjunto de la Comarca tras cometer un grave error que le permitió al América derrotar 1-0 (global 1-0) a Santos Laguna, en tiempo extra de la segunda semifinal de la Liga de Campeones de la Concacaf.

La única anotación del encuentro fue obra del ecuatoriano Michael Arroyo, al minuto 101. Con este resultado, los americanistas se medirán en la final con Tigres de la UANL, que truncó las esperanzas del Querétaro de colarse a la final.

De no haber sido por el portero argentino Marchesín el América, campeón vigente, habría resuelto muy fácil este duelo desde los primeros 45 minutos, pues en reiteradas ocasiones generó claras oportunidades de gol, pero fue también al error del portero que “Las Águilas” lograron salir con el triunfo en el tiempo extra y así soñar con el bicampeonato.

Desde el silbatazo inicial, América se lanzó por la victoria, ya que propuso una idea clara de juego ante un tímido equipo visitante que nunca tuvo argumentos para hacerle daño, ni cuando estuvo con un hombre más.

Apenas al minuto dos, los pupilos de Ignacio Ambriz estuvieron cerca de abrir el marcador en un veloz contragolpe en el que Oribe Peralta, dentro del área, se quitó a Néstor Araujo para sacar un potente disparo que Marchesín tapó perfectamente.

Pese al dominio americanista, Santos tuvo la más clara cerca del descanso, en un balón que el argentino Paolo Goltz perdió con su compatriota Martín Bravo, quien, con todo para definir, reventó su disparo en el travesaño, para irse así al descanso.

En el complemento, el balón se mantuvo por más tiempo en los botines del conjunto local, pero con menos claridad para pisar con peligro el área de Santos, que trató de ajustar con el ingreso de Diego de Buen al mediocampo, para apoyar a Jesús Molina.

Con el tiempo agotándose, Ambriz decidió mandar a la cancha al delantero argentino Darío Benedetto, sin embargo ya no pudieron generar nada al frente y el panorama se le complicó por la expulsión de Darwin Quintero, ya cerca del final, para irse así a tiempos extra.

De la manera menos esperada, los “azulcremas” encontraron ese gol que se les había negado, en un tiro libre cargado al lado derecho que ejecutó Michael Arroyo, y que no llevaba nada, sin embargo, de manera increíble se le escapó de las manos a Marchesín, para colarse a las redes, al minuto 101.

Con un hombre más, los coahuilenses buscaron afanosamente el tanto del empate, pero fueron incapaces de superar al América, que soportó los embates para salir con un triunfo que los pone nuevamente a soñar con el bicampeonato y de un nuevo Mundial de Clubes.

En tanto, en el choque para definir al primer finalista de la Liga de Campeones de la Concacaf, Tigres de la UANL venció 2-0 a Gallos Blancos de Querétaro, con dos anotaciones del delantero francés André-Pierre Gignac a los 83 y 88 minutos del encuentro.

Tigres fue dueño del medio campo desde los primeros instantes y Javier Aquino estuvo cerca de abrir el marcador a los cinco minutos, al rematar de cabeza en el área un centro enviado por Dueñas, pero falló y el balón se fue por un costado.

Después de ello, la historia no cambió mucho y Querétaro buscó hacer daño al anfitrión mediante contragolpes, pero no logró inquietar al portero argentino Nahuel Guzmán.

Los dirigidos por el técnico Víctor Manuel Vucetich siguieron con su esquema defensivo, mientras los de casa mostraron un ritmo pausado, pero siempre en busca de penetrar el marco rival.

Sin embargo, no tuvieron éxito en ello, no tuvieron mucha llegada y, a final de cuentas, la parte inicial terminó sin anotaciones y con un ritmo lento.

Para la segunda mitad, Édgar Benítez desaprovechó una clara oportunidad de abrir el marcador para Gallos Blancos, luego que, sin marca, recibió la pelota en el área, pero su disparo lo mandó por un costado.

Tigres siguió sin poder superar el esquema de Querétaro, por lo que contados fueron los arribos a la portería defendida por el guardameta brasileño Tiago Volpi.

Corría el minuto 83, cuando Rafael Sobis tomó la pelota por el sector derecho tras un error de la defensiva rival, centró, Damián Álvarez alargó la jugada y llegó André-Pierre Gignac para disparar a portería y poner el 1-0.

Gallos Blancos quiso reaccionar, pero una vez más Gignac apareció a los 88 minutos, cuando tomó la pelota fuera del área, se acercó para tirar y poner el 2-0 definitivo, sellando el pase universitario a la final de la Liga de Campeones de la Concacaf.

El primer duelo entre América y Tigres se vivirá el próximo 20 de abril, mientras que el partido de vuelta será el 27 del mismo mes.

AMN.MX/fh/bhr

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *