fbpx

 

CIUDAD DE MÉXICO, 18 de abril (Al Momento Noticias).- Hablando de arte mexicano, quién no conoce a grandes figuras como Diego Rivera, Rufino Tamayo o José Luis Cuevas, pero en la actualidad existen artistas que buscan ganarse un lugar entre los grandes de la plástica del país. Uno de esos personajes es Alejandro Villanova Godoy.

El artista que ahora nos ocupa nació en la Ciudad de México el 30 de abril de 1981 y empezó a disfrutar del dibujo entre los 6 y los 8 años. “Dibujaba por las tardes en el despacho de arquitectos de mi papá los personajes de las caricaturas del momento”.

Más adelante sintió curiosidad por los libros de arte de la biblioteca de su madre, poeta e historiadora de arte. Pero el que más le impactó fue uno de Francisco Corzas, el cual conserva hasta ahora.

“Fue un hallazgo determinante en mi vocación por la pintura. Después descubrí la obra de otros grandes artistas como Rembrandt, Pablo Picasso y los grandes maestros del Renacimiento y Barroco italiano; sintiendo, extrañamente, mayor fascinación por sus dibujos que por sus grandes pinturas y al conocer la obra de José Luis Cuevas, no dudé en producir y defender al dibujo como obra terminada”, señaló.

Respecto a la tendencia de su arte, menciona, “puede decirse que me encuentro en el camino de la figuración, sin embargo no pretendo insertarme o encasillarme en alguna corriente o estilo en específico, me gusta que la obra hable por sí misma, creo más en el desarrollo de un estilo o marca personal. Confío en mi intuición y me inclino por los temas, motivos y técnicas que me vienen de la forma más natural.

“Primero hago la obra y después reflexiono sobre ella y trato de dar una especie de testimonio de mi experiencia y de agruparla en proyectos y colecciones más o menos afines. Aprendo mucho también de la retroalimentación de mis espectadores, es fascinante cuando alguien llega con un comentario sobre tu obra completamente distinto de lo que tú creías haber expresado. Para mí el arte es un misterio y poco a poco te va diciendo quién eres”, subrayó.

El artista refirió que actualmente trabaja con pintura al óleo sobre nuevas imágenes y retratos, encontrando una enorme satisfacción y posibilidades de desarrollo y expresión también en ese terreno. “De hecho algunos colegas a lo largo de mi carrera me han comentado que mi dibujo tiene que ver más con lo pictórico que con lo meramente gráfico”, comentó.

“De manera colateral, he tenido cercanía con otras artes como la literatura y el teatro, me es muy grato ver mi obra en la portada de libros de poesía, carteles y escenografía teatrales, también soy un entusiasta del diseño gráfico y la ilustración” abundó el artista.

Al comentar sobre la obra de Alejandro Villanova, la crítica de arte Elia Espinosa resaltó que “explora las fuerzas oscuras y luminosas del inconsciente por el camino de la figuración. Parte del dibujo vigoroso para su plasmación más pura e inmediata, siendo capaz tanto de la ejecución tradicional y minuciosa como del trazo de expresión radical que se templa en la monocromía del arte zen”.

Con el inconsciente como aliado, añade, indaga la propia autopoiesis, aspecto que se manifiesta en su trabajo a través de manchas, líneas súbitas, penumbras. Sus obras surgen del proceso en sí, es en ese transcurso que se configuran los elementos con los que logra la fuerza y el equilibrio que requiere para expresar su visión que no planifica ni intelectualiza el rapto creador, aunque recibe, sin embargo, con todo atino, la luz única de la prefiguración que modula en la psique aquéllo que se manifestará en el plano.

“Presencias identificadas por el inconsciente colectivo pueblan sus obras, articuladas por un lenguaje personal cercano a lo onírico en una dinámica resultante de sus búsquedas en las raíces del arquetipo, nunca en un surrealismo o en la pintura fantástica. De ahí que en sus introspecciones la energía del trazo traspase y dé brío a la frontera entre figuración y abstracción que caracteriza el aliento del origen”, resaltó.

En Alejandro Villanova, destacó, hay un profundo artista capaz de percibir y transformar el hálito milenario y mítico que indefinible, nos determina. Mas él lo impregna, de fuerzas e imágenes contemporáneas.

Villanova Godoy, es maestro en Artes Visuales con mención honorífica por la Facultad de Artes y Diseño de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Su obra ha sido expuesta en diferentes recintos culturales y galerías del país, así como de Italia y Londres. Actualmente prepara su próxima exposición particular que se realizará en octubre próximo en el Museo de Arte Moderno Carlos Olvera del Estado de México en la que incluirá nuevos trabajos.

AMN.MX/bhr

 

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *