fbpx

indigenas musulmanes 02SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS, CHIAPAS, 30 de enero (Al Momento Noticias).-En su visita por el estado de Chiapas, el Papa Francisco se topará con un sorprendente boom del Islam entre los indígenas chiapanecos, sobre todo en Los Altos.

Mientras los adeptos del islam en México aumentaron más de 260% entre 2000 y 2010, cuatro templos de corrientes musulmanas divergentes se implantaron a las afueras de San Cristóbal de las Casas, en los Altos de Chiapas.

Cuando el Papa visite las comunidades indígenas de Chiapas durante su viaje a México del 12 al 17 de febrero, se encontrará con el estado menos católico del país y en el que cohabitan las más diversas religiones, desde católicos hasta budistas, pasando por evangélicos y judíos.

Después de Brasil, México es el segundo país más católico del mundo, más del 82% de su población se declara católica. Sin embargo, en Chiapas solo el 58% de los habitantes son católicos, según el último censo de 2010 del oficial Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI).

Unas mil 421 personas profesaban el islam en México (45 en Chiapas) en el año 2000, una cifra que se elevó a 3 mil 760 musulmanes (110 en Chiapas) en 2010. Actualmente, hay unos 300 adeptos del Corán en los Altos de Chiapas, según expertos.

A medio mundo de distancia de La Meca, Chiapas supo sobre Mahoma a través de los Murabitún en 1994, en pleno estallido de la guerrilla del Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

Los musulmanes españoles acudieron al legendario subcomandante Marcos para reclutar adeptos del Corán entre las tropas zapatistas, pero ante la negativa de la guerrilla, convirtieron a líderes de otras religiones en Chiapas.

El islam “está en auge en las comunidades indígenas” de Chiapas, donde existe “incertidumbre, pobreza y marginación” y cuyos habitantes creen en la promesa de “una vida mejor”, indicó Pedro Faro, director del Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas y experto en derechos indígenas.

De la Meca al mundo maya

Además de las tensas diferencias entre los grupos musulmanes de Chiapas, existe suspicacia por parte de otras comunidades religiosas, sobre todo a raíz de los ataques del grupo Estado Islámico en Francia.

El obispo de San Cristóbal de las Casas ha defendido públicamente a las comunidades musulmanas asegurando que no representan ninguna amenaza, mientras los imanes saludan “el mensaje de paz” que traerá el papa Francisco a sus feligreses.

El islam proliferó en esta zona fundamentalmente indígena y católica gracias a sus similitudes con la cultura tzotzil y a un opacamiento de la Iglesia.

A esto se aúna que “los musulmanes rezan en voz alta y a determinadas horas del día”, y tienen un “perfil de trabajo” comunitario que se asemeja mucho a la cultura indígena, estimó Pedro Humberto Arriaga, párroco católico del cercano San Juan Chamula.

Cada vez más indígenas Maya y Tzotzil se están convirtiendo al Islam. Quince años después de la revuelta zapatista se han producido profundos cambios en la región.

Uno de ellos es la aparición del Islam como nueva religión. La comunidad musulmana, en su mayoría indígenas Maya y Tzotzil que se han convertido, está ganando terreno.

Molino de los Arcos es uno de los barrios más pobres de San Cristóbal de las Casas, la segunda ciudad de Chiapas, que atrae muchos turistas gracias a su arquitectura colonial. La población es casi completamente de origen indígena, y dominan los idiomas maya y tzotzil.

Sin embargo, los viernes, se escucha el lento y monótono canto árabe del rezo musulmán. En una cabaña de madera, decorada con oraciones islamitas en árabe, unas veinte familias Tzotzil han creado una suerte de mezquita.

Alternativa al capitalismo

indigenas musulmanes 01Siempre hubo musulmanes en México, pero eran inmigrantes de países islamitas en África y Oriente Medio. A partir del año 1995, cuando musulmanes españoles, bajo la dirección de Aureliano Pérez, llegaron a México para difundir la palabra de Alá, los propios mexicanos comenzaron a convertirse al Islam. La llegada de los españoles está directamente relacionada a la revuelta de los rebeldes zapatistas en Chiapas en 1994. Ellos consideraron el Estado empobrecido como tierra fértil para difundir los principios musulmanes.

Desde la conquista española en el siglo XVI, los Maya y Tzotzil siempre han sido marginalizados. Viven en extrema pobreza, son explotados por gobiernos corruptos y son víctima de racismo por blancos y mestizos. Entre los indígenas hay muchos problemas de alcoholismo.

Los Maya y Tzotzil pertenecen al movimiento Murabitun, que es parte del Islam sunita, y que prohíbe terminantemente el consumo de alcohol y de cobrar intereses por préstamos.

Para muchos chapatecos esta religión ofrece una alternativa atractiva para el capitalismo. Sin embargo, Muhammad Amin insiste que el Islam no es solamente para los indígenas de Chiapas:

AMN.MX/fm

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *