fbpx Abuso y maltrato, principal causa de muerte e invalidez de la población infantil en México | Almomento | Noticias, información nacional e internacional

maltratoCIUDAD DE MÉXICO, 18 de noviembre (Al Momento Noticias).- En México la principal causa de muerte e invalidez de la población infantil son el abuso y maltrato, aseveró la presidenta de la Comisión Especial de la Lucha Contra la Trata de Personas, diputada panista Leticia López Landero.

Durante la inauguración del foro “Por un mundo sin abuso infantil, la importancia de la prevención”, la diputada precisó que de acuerdo con la OCDE, México ocupa el primer lugar en violencia, abuso sexual, pornografía infantil y homicidios de menores de 14 años, de entre los 33 países que pertenecen a esta organización.

Refirió que según datos de UNICEF, 6 millones de niños, niñas y adolescentes de América Latina fueron objeto en 2012 de agresiones severas, y 80 mil mueren cada año víctimas de violencia generada por sus padres o por algún tercero.

Subrayó que el maltrato y el abuso infantil son, al igual que la trata de personas, un problema mundial alarmante que está presente tanto en países de primer mundo como en los de vías de desarrollo; por ello, se requiere implementar medidas de prevención a nivel familiar, escolar, nacional e internacional.

En el marco del Día Mundial para la prevención del Abuso Sexual contra la Infancia, a celebrarse 19 de noviembre, la legisladora resaltó que la gravedad de estos delitos requiere el compromiso de toda la sociedad, así como del esfuerzo colectivo para mantener la visibilidad de estos abusos, para avanzar en la prevención, ya que “mientras más sean las voces que se levanten en un reclamo de justicia para nuestros niños, será mayor nuestra responsabilidad por hacer valer sus derechos”.

Consideró que no se puede seguir tolerando estos delitos, “no podemos seguir siendo cómplices de la explotación, el abuso de niños y niñas y adolescentes, no podemos quedarnos en el simple discurso; debemos emprender las acciones necesarias que permitan salvaguardar la integridad de nuestros niños”.

Afirmó que se debe reaccionar y entender que cada uno es responsable del deterioro de nuestra sociedad. “Estamos permitiendo que nuestros niños crezcan con la idea de que la violencia, el abuso y el maltrato son las herramientas para educar; estamos mandando el mensaje incorrecto, ya que hemos permitido que a nuestro país lleguen cada vez más extranjeros en busca  de nuestros niños, niñas y adolescentes para explotarlos y abusar de ellos”, indicó.

Puntualizó que es el momento de levantar la voz y decir: “no más abuso, no más maltrato infantil, no más trata de personas”.

La directora general del Centro de Estudios para el Adelanto de las Mujeres y la Equidad de Género (CEAMEG), Marina Mandujano Curiel, señaló que de acuerdo con la ONU, cada minuto cuatro menores sufren abusos sexuales en América Latina; y al menos tres de estos abusos son en niñas y la mayoría no logra recuperarse nunca de este trauma.

Añadió que una de cada cinco niñas y hasta el 10 por ciento de los niños son víctimas de abuso sexual, lo que equivale a alrededor de 4.5 millones de víctimas en México, de los cuales únicamente el dos por ciento de estos casos se conoce en el momento que se presenta el abuso.

El resto de las personas abusadas en su infancia llegarán a la adolescencia y a la edad adulta con problemas como ansiedad y depresión, entre otros trastornos, además de relaciones disfuncionales, detalló.

Esto obliga, indicó, a reforzar el compromiso como sociedad e institución a generar acciones de prevención contra la violencia de los derechos humanos, sobre todo los de la infancia, especialmente para tener una vida plena de acuerdo con los derechos humanos universales, entre ellos la libertad sexual y el respeto a la dignidad humana.

Estimó que todos estos abusos no sólo vulneran a la víctima directa sino también a todo su entorno y, en consecuencia, a nuestra sociedad, por lo que es considerado un motivo de descomposición social  y contra la dignidad humana.

Por ello, dijo, es necesario conocer y reconocer su existencia, así como prevenir, atender y combatir este tipo de delitos del cual se desconoce una cifra exacta de las víctimas, debido a que el temor es la principal causa que padece en el silencio.

Resaltó que es prioritario conocer las medidas preventivas que permitan mantener a los niños, niñas y adolescentes a salvo.  Ante ello, el CEAMEG “condena enérgicamente este tipo de delitos e insta a las instituciones responsables a tomar medidas que garanticen la integridad y la seguridad de la infancia y de la adolescencia”.

Denise Meade Gaudry, directora ejecutiva de la Asociación “ASI nunca más A.C.”, presentó una obra de teatro titulada “Valentina y la Sombra del Diablo”, la cual, dijo, busca transmitir el poder que la palabra tiene para denunciar lo que no nos gusta.

“Nosotros a veces sufrimos maltrato o nos tocan de cierta manera nuestro cuerpo que no nos gusta y se vale decir: no; se vale denunciar y decir yo no tengo porque vivir así”, enfatizó.

Por su parte, la presidenta de la Comisión de Derechos de la Niñez, Verónica Beatriz Juárez Piña del PRD, afirmó que legisladores, autoridades y sociedad en general comparten la responsabilidad de garantizar condiciones mínimas a niñas, niños y adolescentes para que no sean víctimas de violencia en los espacios donde se desarrollan.

La diputada expresó lo anterior al inaugurar el “Foro por el Buen Trato”, en donde menores y adolescentes dieron testimonio de la “violencia generalizada que padecen en la familia, comunidad, escuela y en medios de comunicación”.

Juárez Piña destacó que el Poder Legislativo debe construir leyes más fuertes, como la ya aprobada para la Protección de Niñas, Niños y Adolescentes, además de garantizar que se cumplan a cabalidad por toda la sociedad mexicana.

Lamentó que en varios estados de la República los castigos corporales –como “nalgadas”- y psicológicos no sean prohibidos por los ordenamientos locales. La comisión, adelantó, buscará evitarlos por medio de propuestas que “en los próximos días serán una realidad”.

Para asegurar los derechos de menores y adolescentes, señaló, es menester escucharlos. “Ya nos han expresado que sí podemos cambiar y que esto se puede hacer de manera personal y a diario, teniendo un buen trato y respeto a los valores, lo que transformará nuestra realidad”, dijo.

Recordó que el foro, realizado en el marco de “Noviembre Morado, Mes del Buen Trato”, servirá para profundizar lo que piensan, aspiran y preocupa, y para saber qué hacer al respecto y “comprometer a todos y todas” con sus propuestas.

“Noviembre, y sobre todo este año, es una fecha importante”, ya que se cumplen 25 años de la Convención de los Derechos del Niño, el instrumento jurídico más importante que México ha firmado en beneficio de la infancia, subrayó.

A través de cuatro mesas de diálogo, niños, niñas y adolescentes de distintas instituciones educativas y fundaciones de asistencia infantil, expresaron su opinión respecto al buen trato que precisan para desarrollarse adecuadamente en la escuela, el hogar, las redes sociales y su comunidad.

Comentaron la necesidad de crear nuevas formas de convivir en casa, así como sensibilizar en torno al fenómeno del bullying en la escuela, ya que los menores de 18 años pasan alrededor de 30 horas a la semana en los centros de enseñanza y esta conducta negativa puede implicar serios traumas emocionales.

“Cada quien debe poner su granito de arena para solucionarlo”, expresaron a los legisladores.

Un espacio que también debe atenderse, coincidieron, es el internet y las redes sociales, que en situaciones de acoso “tienden a ser más agresivos a causa del anonimato y la gran cantidad de datos y gente que tiene acceso a este instrumento”.

Opinaron que es necesaria la implementación de campañas de ciudadanía digital, para tener una convivencia adecuada al interactuar en cibermedios.

Asimismo, demandaron incluir en la Ley General para la Protección de Niñas, Niños y Adolescentes un apartado especial sobre redes sociales, además de precisar el buen uso de la información en estos espacios, ya que la norma sólo toma en cuenta a los medios masivos de comunicación.

Se manifestaron en contra de la inseguridad y violencia, como la suscitada en Iguala, Guerrero, factor que les impide ser parte del tejido social e integrarse plenamente en sus comunidades.

“Simplemente respetar a las personas que son distintas, pues ellos enriquecen nuestra vida”, comentaron, y expresaron su desacuerdo con la discriminación en la publicidad en su afán de imponer modelos y estereotipos a seguir.

Al tomar la palabra, la directora de Fundación ¿Y Quién Habla por Mi?, Areli Rojas,  subrayó que al igual que la trata de personas el maltrato infantil debe ser un delito perseguido de oficio, sin requerir de una denuncia. Reconoció que esto no se precisa en las normas y deja en grave situación de vulnerabilidad a niñas, niños y adolescentes.

Por otra parte, dijo que se debe poner sobre la mesa de debate el tema de la primera infancia, pues “no se sabe lo que pasa con niños de cero a cincos años que no pueden decir lo que sufren y necesitan”, al igual que con los menores discapacitados. “Si un país quiere desarrollo, la primera inversión debe ir a una política de intervención temprana para la primera infancia”, señaló.

En su turno, Javier Sánchez, coordinador de Programas Infancia Común, consideró que implementar acciones para respetar las diferentes formas de pensar de niñas y niños, así como fortalecer campañas de cordialidad y empatía, mejoraría el panorama del sector infantil del país. Propuso crear programas de sensibilización sobre el bullying y análisis grupales en escuelas sobre esa problemática.

Mariana Cervantes, coordinadora de Alianza por la Infancia y sus Familias (AIFAM), comentó que realizar estos foros con participación infantil es vital para erradicar el maltrato. Además, las leyes tienen que imponer sanciones claras para quien infrinja los derechos de niños y niñas, en un trabajo integral a nivel nacional.

En su participación, Alfonso Poiré, representante de Save the Children México, recomendó entender la visión de los niños y modificar, desde el punto de vista cultural, el trato hacia ellos. La responsabilidad, agregó, es propiciar un cambio total en los adultos para entender a niñas y niños como sujetos de derecho.

AMN.MX/fm

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *