fbpx

el-papa-franciscoROMA, 08 de abril (Al Momento Noticias) .- El Papa Francisco dio hoy un paso clave hacia la plena integración de los divorciados vueltos a casar en la Iglesia, reconociendo que no todas las parejas en “situaciones irregulares” viven en condición de pecado mortal y, en algunos casos extremos, podrían acceder a la comunión.

“La alegría del amor”, un documento magisterial cuyo contenido fue dado a conocer este viernes por el Vaticano, constata las dificultades que enfrentan muchos católicos con fracasos matrimoniales y nuevas uniones, además de recomendar para ellos un seguimiento especial a cargo de obispos y sacerdotes.

“Se trata de acogerlas y acompañarlas con paciencia y delicadeza”, indicó Francisco en el capítulo número ocho de la exhortación apostólica.

“Los bautizados que se han divorciado y se han vuelto a casar civilmente deben ser más integrados en la comunidad cristiana en las diversas formas posibles, evitando cualquier ocasión de escándalo”, insistió más adelante en el extenso documento.

Sobre las uniones gay

Francisco añade al texto un somero análisis sobre las familias que cuentan en su seno con un miembro homosexual, una experiencia nada fácil ni para los padres ni para los hijos, y reitera que toda persona, independientemente de su tendencia sexual, ha de ser respetada en su dignidad y acogida con respeto.

Se detiene especialmente en reseñar que sólo la unión entre un varón y una mujer cumple una función plena y rechaza cualquier equiparación entre las parejas formadas por personas del mismo sexo y el matrimonio cristiano.

Francisco también aborda los retos que enfrenta esta célula social en la actualidad, como el miedo o rechazo de las parejas jóvenes al compromiso ante un mundo individualista e incluso el daño que infringen a la familia fenómenos como la drogodependencia, el alcoholismo o el juego.

“Amoris laetitia”, por su nombre en latín, es un escrito de unas 270 páginas en su edición en español y recoge de manera armónica las aportaciones de un proceso de reflexión iniciado por el Papa hace más de dos años sobre la situación de la familia en el mundo actual.

Contiene decenas de citas tomadas de documentos de la Iglesia y hace constante referencia a los resultados de los debates en dos asambleas mundiales de obispos (Sínodos), convocadas por Francisco para abordar este tema en los meses de octubre de 2014 y 2015.

Aunque no estableció nuevas normas de aplicación indiscriminada a todos los fieles y dejó en claro que no cambia la doctrina tradicional de la Iglesia en cuanto al matrimonio indisoluble, si alentó a un “responsable discernimiento personal y pastoral de los casos particulares”.

Reconoció que en algunos casos ciertos divorciados vueltos a casar, por “condicionamientos o factores atenuantes”, no son plenamente culpables de su situación y por ello, aunque viven una realidad “objetiva de pecado”, al mismo tiempo pueden crecer “en la vida de la gracia y la caridad, recibiendo para ello la ayuda de la Iglesia”.

AMN.MX/rr

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *