fbpx
l
Acompañarán a sus madres hasta cumplir los 5 años

José Cruz Delgado/ Corresponsal en Michoacán

MORELIA, 4 de enero (Al Momento Noticias).- 11 pequeños acompañan a sus madres en la cárcel, duermen, juegan y viven con ellas, parecen ajenos a la trágica forma como llegaron ahí, es el único mundo que conocen, quizá piensen que es normal, posiblemente sí, porque sonríen como si nada pasara, porque se sienten seguros y viven las horas más preciadas al lado de sus progenitoras, quienes sienten que quizá son los únicos seres que no las juzgan, que las ven con ojos limpios y que ven en ellas algo más que los demás, un futuro prometedor.

Marcela, quien está presa en el Cereso “David Franco Rodríguez” por portación de arma de fuego, pues participó en los grupos de autodefensa, fue “una las comunitarias de Apatzingán, de las que detuvieron en La Mira”. Dijo que en su momento se sintió orgullosa, pero ahora ya no, “fue un trabajo en balde, supuestamente trabajábamos para el gobierno y al último nos desconocieron”. Luego, cuando mostró su celda, confesó que estaba arrepentida de participar y que solo deseaba recuperar su vida.

Está en reclusión pero compartió, “ya me acostumbré, estoy en paz conmigo, ya tengo año y medio, no me han sentenciado aún, mi bebé va a cumplir nueve meses, mi pareja está en el Cereso de Morelia, los nueve meses de embarazo estuve allá y cuando me alivié me trajeron para acá. A mí me da gusto haberme embarazado, tengo compañía de él, no me siento tan sola, y él hace que el día se me haga cortito cuando estoy con él”, pero además borda, hace punto de cruz, “a veces nomás lo hago para mi familia, pero no vienen a verme”.

Las niñas y los varoncitos no saben que estarán viviendo en este paraíso perdido, únicamente hasta los cuatro años, Algunos nacieron aquí, y aunque pueden visitar a sus abuelos, a otros familiares y luego regresar a los brazos de sus madres, en muchas ocasiones prefieren permanecer con ellas pues cuando llega el domingo y tienen que salir, lloran para no hacerlo.

AMN.MX/jcd/bhr

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *