Zafarrancho en el Congreso de Hidalgo

214

PACHUCA, HIDALGO, 12 de septiembre (AlmomentoMX).- – Por tercera ocasión resultó fallida la Sesión Constitutiva de la LXIV legislatura local, al pretender la fracción mayoritaria de Morena imponer un acuerdo para la integración de la Junta de Gobierno, esta vez con Humberto Veras Godoy como presidente de ese órgano legislativo.

Debido a ello, la minoría del PRI y el público asistente a la Sala de Plenos, invadieron la tribuna obligando al desalojo de los integrantes de la Mesa Directiva, la cual apresuradamente convocaron a un nuevo receso.

Intervino la fuerza pública, durante varios minutos, al salirse de control las manifestaciones de directivos del comité estatal del PRI, de sus sectores y organismos afiliados, hasta que regresó mediana paz a la tribuna, bajo compromiso verbal y a gritos, de que diputados de todos los partidos de minoría y la mayoría se sentaran a dialogar.

Este martes, la sesión estaba citada a las 18:00 horas, pero inició una hora y 45 minutos después.

Tras el pase de lista, una diputada de Morena abordó la tribuna y enseguida sus compañeros la franquearon, lo mismo que al presidente de la mesa directiva, Humberto Veras Godoy.

Los priistas Mayka Ortega y Julio Valera protestaron que se salieran de la orden del día. Increparon al presidente y a sus “escoltas” Corina Martínez y Ricardo Baptista. Les siguieron María Luisa Perusquía y Adela Pérez. Alzaron la voz señalando que la orden del día no se puede modificar. Hay que darle continuidad por ley y reglamento.

Veras Godoy permaneció inconmutable. La gente en las butacas se alzó y puño en lo alto comenzaron a lanzar consignas durante varios minutos, mientras la oradora de Morena continuaba leyendo el presunto acuerdo, que al parecer solo fue firmado por la bancada de Morena y las representaciones de PRD y Nueva Alianza, sin que se hubiese realizado una nueva reunión de coordinadores de los grupos parlamentarios.

La lectura de dicho documento fue opacada e inaudible en algunos momentos debido a los coros reiterados que cada vez subían de intensidad: ¡Respeto a la ley!, ¡Respeto a la ley! ¡Diputado Veras cumple le ley! ¡No a la ilegalidad! También pancartas aparecieron en las manos de los diputados priistas con las siguientes leyendas:“No a la ilegalidad”; “Sosa Saca las manos del Congreso”; “fuera intereses de Sosa Castelán”; y “No a la violencia contra diputadas”. Otra vez gritos: ¡diputados sí, porros no! ¡Fuera Sosa!

A las 20:10 horas comenzaron los empujones en tribuna y aparecieron elementos de la fuerza pública, quienes fueron confrontados. Veras Godoy a sorbitos tomaba agua de un vaso, mirada al frente, ceño fruncido, aspecto de enfermo.

A las 20:15 la gente tomó la tribuna, luego de que Julio Valera abrió la puerta del redondel. Baptista lanzó golpes a la gente que tenía abajo, Veras tocó la campana, se levantó y se retiró custodiado, en tanto arreciaron los conatos de bronca.

Tatiana Ángeles también salió del recinto en busca de su hijo, en medio de la lluvia. Se dirigió a la Torre Legislativa. Ezequiel Salinas, “El Cheque”, personaje de la UAEH, intervino para cerrar la puerta de acceso.

Levi Leines, Eduardo Ogando, del PRI, ofuscados confrontaban a los policías. Volaron botellas de plástico hacia el estrado. Los ánimos siguieron caldeados entre gritos de Fuera Sosa! Y ¡Respeto a la ley!, en tanto algunas diputadas de Morena seguían aferrándose a la tribuna de oradores.

A las 20:46 horas, un agente de Seguridad Pública Estatal pide cordura y refiere que el presidente de la Mesa Directiva los solicitó para que desalojaran la sala. Julio Velera acalló los abucheos y comenzó un mensaje, en que pidió diálogo con sus adversarios políticos.

Luego María Luis Pérez Perusquía hizo una explicación del porqué la actitud de los priistas, refiriendo el acuerdo tomado el cinco de septiembre en que la eligieron como presidenta de la Junta de Gobierno.

Concluyó señalando que al presidente de la Mesa Directiva le hicieron notar que el trabajo legislativo tiene orden y legalidad, que no puede ser alterado por caprichos o intereses personales y de grupo.

La presidencia es para Morena

Minutos más tarde, los morenistas dieron un pronunciamiento ante medios de comunicación en el que explicaron que en el dictamen que trató de leer la diputada Doralicia hacían valer su mayoría y, con el voto de los diputados del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y Nueva Alianza, Morena presidiría el primer año de la 64 Legislatura, dejando sin validez el acuerdo emitido la semana pasada.

Denunciaron que fueron los priistas quienes irrumpieron en tribuna, situación por la que habrá consecuencias legales. Apuntaron que existe injerencia del gobierno del estado y seguirán luchando por presidir el primer año en el Congreso, pues fue la decisión de la ciudadanía.

De acuerdo con los morenistas, el PRI quiere presidir el primer año para “limpiar sus acciones”, pues incluso en el Congreso existirían “aviadores” con sueldos de hasta 50 mil pesos mensuales, mayor al de un diputado.

Por ahora, según el presidente de la mesa directiva y coordinador parlamentario de Morena Humberto Veras Godoy, la sesión se encuentra, a más de una semana de su instalación, en un receso indefinido y la próxima reinstalación podría ser a puerta cerrada.

La presidencia es del PRI: Perusquía

Por su parte, la coordinadora del PRI en el Congreso María Luisa Pérez Perusquía expresó que la junta de gobierno, órgano que controla la legislatura, se constituyó la semana pasada, por lo que el acuerdo que le dio la presidencia es válido.

Además, acusó que Veras Godoy y los morenistas intentaron imponer un acuerdo unilateral para presidir la legislatura y lo calificó como un “quebranto a la ley orgánica”, pues es “imposible” que el presidente de la mesa directiva diera a conocer una decisión no consensada.

“Queremos sentarnos con los compañeros de Morena a que discutamos este tema, el asunto (la designación de la presidencia) no tiene vuelta de hoja en términos legales. Es un acuerdo legal, la junta de gobierno está formalmente constituida”, explicó la priista.

Además, el diputado priista Julio Valera, a quien responsabilizaron de abrir el acceso a los simpatizantes, negó la acción y dijo trabajar por la legalidad, mientras que su compañera Mayka Ortega denunció que también hubo agresiones contra ellos.

AM.MX/fm

Comentarios

comentarios