Ures, pueblo pintoresco para conocer en Sonora

3014

Marypaz Monroy Villamares / Especial para Al Momento Noticias

USSONORA, 26 de septiembre (Al Momento Noticias).- Para salir de lo cotidiano, cómo le vendría participar en el cultivo de forraje, en la siembra de hortalizas, o en la ordeña, engorda y cría de ganado, ovejas y cabras? Estas son algunas actividades que si usted se anima y quiere puede hacer durante su estancia en El Labrador.

El Labrador es una hacienda sonorense que data del siglo XIX,  ubicada en el municipio de Ures, pintoresco pueblo que se encuentra en el centro del estado de Sonora, y que puede ser parte de su itinerario de vacaciones.

La Comisión de Fomento al Turismo sonorense lo invita a conocer ese lugar con una superficie de aproximadamente un centenar de hectáreas de desierto natural, que cuenta con historia, tradición y folclor.

El lugar que colinda con siete lugares con sus propios atractivos como son: Aconchi, Villa Pesqueira, Mazatlán, Hermosillo, San Miguel Horcacitas, Baviácora y con Rayón, tiene un paisaje maravilloso que se combina con la arquitectura única de estructuras hechas de adobe, madera tallada a mano y techos de carrizo.

Por la hacienda El Labrador se puede realizar una caminata en senderos señalizados donde podrá apreciar la flora y la fauna, características de la región o  gozar de un agradable paseo a caballo por rústicos caminos del campo sonorense que la rodean.

O si lo desea, puede hacer ciclismo por las tranquilas calles del pueblo en un recorrido  histórico y de convivencia con la gente; para los amantes de la pesca en la hacienda se cuenta con un pequeño lago sobre el cual pueden remar o simplemente disfrutar del sol.

sonora uresGuadalupe de Ures, San Pedro, Pueblo de Álamos y El Sauz son localidades que pertenecen al municipio de Ures, en donde también se ubica El Labrador, poseen gran encanto por la sencillez y hospitalidad de su gente, y por los exquisitos platillos regionales que ofrecen a los visitantes.

Entre sus tradicionales comidas se  puede disfrutar de los tamales de elote, carne, piloncillo y dulces derivados de la caña; carne con chile, caldo de cocido que se compone de diversas verduras, coyotas y las icónicas tortillas de agua que son hechas a mano y sorprenden por su gran tamaño y a las que coloquialmente se les conoce como sobaqueras.

En este lugar se puede contar con especial atención en cada detalle, disfrutar de la belleza arquitectónica y la naturaleza en conjunto, que hacen de El Labrador un lugar mágico para recibir a turistas de todas partes e invitarlos a conocer un poco más de cerca la actividad agrícola y ganadera.

AMN.MX/mmv/arm

Comentarios

comentarios