RAFAGA: Juchitecos y tonaltecos desahuaciados. Urgen de apoyo

0
709

Jorge Herrera Valenzuela

Coincido, una vez más, con mi estimado y fraternal colega Armando Rojas Arévalo, en las desproporcionadas y contrastantes situaciones que vivimos en este hermoso país. La desigualdad es manifiesta. El sismo del pasado jueves 7 arrasó con gran parte del combativo Juchitán, un maravilloso rincón oaxaqueño, así como de otro de igual característica, Tonalá, del sureño Chiapas. Frente a la tragedia, una noticia para indignarnos, están por aprobarse el despilfarro de casi ¡treinta mil millones de pesos para “hacer política” el año entrante, porque haya elecciones federales, estatales y municipales.

Comenzamos el lunes de esta semana con la denuncia periodística de que la ayuda no había llegado a muchos de los poblados afectados en las dos entidades mencionadas. En algunos puntos no tenían ni agua para consumo humano, menos les habían llegado las despensas. También se quejaron de que son víctimas de la rapiña y de los asaltantes, púes ninguna autoridad estaba en el lugar. Los gobernadores Manuel Velasco Coello y Alejandro Murat  Júnior, de Chiapas y de Oaxaca, respectivamente, aprovechan para placearse con el presidente Enrique Peña Nieto.

Los juchitecos aseguraron que se hacen trabajos para la reconstrucción del Palacio Municipal, mientras que poco o nada se hace para ayudarlos en el rescate de sus viviendas. Es muy triste que la realidad de cómo viven los millones de damnificados, la atención es a cuenta gotas y curiosamente los dirigentes de los partidos políticos, ya en campaña desde el viernes pasado, no acuden en auxilio de la gente y están en espera que “la situación se normalice” para que sus candidatos acudan a solicitar el voto. Argumentarán esos dirigentes que aún no hay candidatos, pero eso no justifica que aporten su apoyo a las víctimas del sismo.

Nadie duda de las acciones emprendidas por Peña Nieto al visitar a las familias que perdieron todo su modesto patrimonio, sus casas y el dolor que causó la muerte de sus parientes. Sin embargo impera la burocracia, la tramitología, para que la ayuda material llegue oportunamente  y que la gente dé confianza y credibilidad a esos mensajes presidenciales. No hemos visto tampoco la solidaridad hacia los juchitecos y a los tonaltecos, como la que  registrada en el Distrito Federal en septiembre de 1985.

Mi colega Rojas Arévalo nos comentó en su columna Epistolario, con mucha objetividad, que el secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade (se pronuncia “mid) Kuribreña, ha solicitado al Congreso de la Unión nada más ni nada menos que 29,070 millones 767 mil 341 pesos para los gastos de las campañas electorales. Cerca de ¡SIETE MIL MILONES! serán repartidos entre los dirigentes de los nueve partidos. El PRI que está en el poder y los 8 que son “la oposición”.

El aparato administrativo del Instituto Nacional Electoral, incluidos el Consejo General (los ilustres consejeros que reciben sueldos millonarios), el secretario ejecutivo, el secretario técnico, los directores generales, etc., se llevan una buena tajada. La Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE) y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) son otros aparatos para legitimar la costosísima acción electoral. Hasta 1988 solamente existía la Comisión Federal Electoral y los partidos políticos no recibían ni un centavo.

Hoy todos los funcionarios electorales reciben un modesto sueldo que rebasa los 125,000 pesos, viáticos, bonos, despensa, automóvil, gasolina, celular y “extras”. Por ejemplo, la presidenta del Instituto Electoral de Participación Ciudadana de Guerrero cada mes gana ¡287, 457 pesos! más las prerrogativas. Esa funcionaria y tres de sus compañeros magistrados interpusieron una demanda porque salió una orden de que les reduzcan el sueldo en un cincuenta por ciento. Los magistrados René Vargas y Leticia Martínez no impugnaron la disposición de la Auditoría General del Estado. Por cierto dicen que el gobernador Héctor Astudillo aparece en la nómina con 146,000 pesos, al mes.

A esas sumas millonarias hay que agregar lo que aportan los gobiernos estatales, donde hay un  Instituto Electoral de Participación Ciudadana, un Tribunal Estatal Electoral y toda la burocracia que se pega. Cada entidad tiene un gasto inútil, por ello en Jalisco tomaron la iniciativa de reducir “la paga” a los partidos políticos, pero será hasta 2019 cuando entre en vigor la reforma constitucional. El joven jalisciense diputado local Pedro Kumamoto Aguilar, independiente, va por la supresión total de dinero para los partidos políticos. Por ahora los que más se oponen, en La Perla de Occidente, son el PT, Morena y Nueva Alianza.

Bueno, pero se imaginan ustedes, estimados lectores de conclaseweb.com (así en negritas), todo lo que se beneficiaría hoy a los pobladores de Juchitán y de Tonalá, si el precandidato presidencial priista Meade (“mid”) Kuribreña enviara una solicitud para que de inmediato se destinen cuando menos mil millones de pesos para que millones de mexicanos tengan una modesta vivienda y los enseres domésticos indispensables. Reconstruir Nueva Orleans, después de Katrina, se llevó años y millones de dólares, imagínese como les irá a los chiapanecos, a los oaxaqueños y a los tabasqueños afectados.

PREGUNTA PARA MEDITAR:

¿Por qué López Obrador en lugar de andar haciendo campaña en el extranjero, no dedica su tiempo y el caudal de dinero que mensualmente recibe del INE para apoyar a los oaxaqueños y a los chiapanecos en desgracia?

jherrerav@live.com.mx

 

Comentarios

comentarios

Loading...