Prestanombres de Roberto Borge Angulo intentan “revivir” Barcos Caribe

185

COZUMEL. QUINTANA ROO, 8, de noviembre (AlmomentoMX).- Franco González Patrón, tío del ex gobernador Félix González Canto, y prestanombres del también ex gobernante Roberto Borge Angulo, vendió dos de sus barcos a otra empresa marítima, a fin de contar con los recursos necesarios y tratar de “destrabar” el aseguramiento de Barcos Caribe, derivado de una denuncia de la Secretaría de Hacienda, y con ello reactivar las operaciones de la naviera, de la cual fue uno de los dos fundadores iniciales.
De acuerdocon el diario Sol de Quintana Roo, el tío de González Canto, quien ha sido vinculado con Roberto Borge Angulo, ex mandatario de Quintana Roo, como uno de sus principales preta nombres y cómplices, vendió un ferry y una panga (embarcación ligera), a la empresa MARINZA DE MÉXICO, cuya base de operaciones se localiza en Ciudad del Carmen, Campeche, pero que ahora cubrirá la ruta de Puerto Morelos a Isla Mujeres, dos de los 11 municipios de Quintana Roo.
Trascendió que González Padrón, pretende obtener recursos para destrabar y agilizar los procedimientos del Sistema de Administración Tributaria, en cuanto al embargo de las seis embarcaciones de Barcos Caribe, a fin de reactivar sus actividades ya que mientras no concluyan las investigaciones de Hacienda por evasión fiscal, no puede efectuarse movimiento alguno en cuanto a venta, enajenación o renta de los barcos.
La empresa Impulsora Marítima de Quintana Roo Barcos Caribe, fue constituida el 22 de junio de 2012, con un capital de 200 mil pesos. Los únicos y originales accionistas fueron Franco González Padrón, tío de González Canto y César Celso González Hermosillo y Melgarejo, abogado de la familia Borge. Cada uno de ellos con 100 acciones de valor nominal de mil pesos.
Según declaraciones de Guillermo Ruiz de Teresa, entonces coordinador general de Puertos y Marina Mercante de la SCT, la creación de “Barcos Caribe” se debió a una solicitud directa del gobernador Roberto Borge Angulo y a partir de entonces cubrió, creando un monopolio, la ruta de Cozumel y Playa del Carmen
Si bien comenzó con un capital de 200 mil pesos, durante la gubernatura de Borge Angulo creció desmesuradamente, hasta que su flotilla de barcos llegó a estimarse en varios cientos de millones de pesos.
Las embarcaciones que conformaron la flota de Barcos Caribe, fueron Kilimanjaro I (Caribe I), que costó 2 millones 450 mil dólares; Kilimanjaro II (Caribe II), 2 millones 450 mil dólares; Eagle (Caribe III), 4 millones 350 mil dólares australianos; Casco B-117, 4 millones 970 mil dólares australianos y Casco B-118, 4 millones 970 mil dólares australianos, en total, de acuerdo al tipo de cambio actual, más de 300 millones de pesos.
Aunque la empresa naviera era encabezada por González Patrón, presidente del Consejo de Administración y representante legal, era un secreto a voces que el verdadero dueño era Roberto Borge Martín y desde entonces hubo señalamientos y sospechas sobre el financiamiento de la empresa, ya que ninguno de los accionistas tenía la capacidad económica probada para inversiones millonarias.
“El 7 de febrero de 2015, la SCT otorgó los permisos para transporte de pasajeros a las embarcaciones con las que hasta entonces contaba la empresa, y le concedió un plazo por 6 años, hasta febrero de 2021, durante los que cubriría la ruta Cozumel-Playa del Carmen, Playa del Carmen-Cozumel; posteriormente en febrero de 2017, las comisiones unidas de Asuntos Municipales, Turismo, y Asuntos Internacionales ratificaron la concesión, pero ampliaron su vigencia por 50 años más, es decir hasta el 2065, bajo el argumento de los legisladores que se había tratado de “una resolución del Cabildo”.
Tiempo después, González Padrón vendió todas sus acciones a su socio González Hermosillo y éste a su vez las “cedió” al padre del mandatario, de tal manera que Borge Martín quedó como accionista mayoritario de la empresa.
Ahora, como antaño, González Padrón recurre a toda clase de maniobras y estratagemas para seguir apoyando a quien fuera su jefe y a su sobrino, que también ha sido mencionado como otro de los personajes que influyeron en el auge de Barcos Caribe.

ABOGADO DE BORGE, PIEZA CLAVE EN EL PROCESO

El Sol de Quintana Roo dio a conocer la captura de César Celso González Hermosillo y Melgarejo, la cual apuntaló el proceso contra Roberto Borge Angulo, ex gobernador de Quintana Roo, también se robustece la posibilidad de ubicar y detener a Roberto Borge Martín, padre del primero, además de que se extienden las líneas de investigación en contra del también ex gobernador quintanarroense, Félix Arturo González Canto, todos ellos relacionados con la creación de la empresa naviera de Barcos Caribe.
César Celso, abogado de la familia de Borge, figura en la carpeta de investigación contra el ex mandatario priista como parte de una red de corrupción que habría rematado 22 predios propiedad del estado, cuyo monto asciende a más de 5 mil millones de pesos. Durante la administración borgista tejió toda una red de lavado de dinero y triangulación de recursos públicos, así́ como la adquisición de predios pertenecientes al patrimonio estatal.
En el caso de los terrenos y demás propiedades, la principal beneficiada fue la madre del ex gobernador, María Rosa Yolanda Angulo Castilla y en la creación de Baros Caribe, Roberto Borge Martín, padre del ex mandatario fue el principal accionista; ambos se encuentran en calidad de prófugos y son buscados ya tanto en el país como en el extranjero.
La detención del litigante se realizó en base a una orden de aprehensión girada por el mismo juez que instaura proceso a Borge Angulo y se concretó en la clínica hospital Victoria, en Cancún, donde acudió el litigante para atenderse de un padecimiento, cuando fue aprehendido por elementos de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de la SEIDO; adscritos a la Subdelegación Especializada de la PGR.
Sus ilícitas operaciones, prohijadas por su protector Borge Angulo, para que resultaran beneficiados familiares, amigos y compadres del entonces gobernante, le redituaron jugosas ganancias que lo convirtieron en multimillonario en tan sólo los cinco años que duró en el poder su “padrino”.

DE MODESTO LITIGANTE A MULTIMILLONARIO

De acuerdo con el Sol de Quintana Roo, hace 24 años, en 1994, César Celso sólo era un modesto litigante cozumeleño, cuando tuvo la fortuna de ser llamado por Miguel Borge Martín, también ex gobernante de Quintana Roo, para que defendiera a su hermano Roberto Borge Martín, padre de Borge Angulo, quien había sido preso en diciembre de dicho año acusado de fraude y evasión fiscal por 3.5 millones de pesos.
Su defensa resultó exitosa, sobre todo por el apoyo que recibió de parte de Miguel Borge, y el acusado obtuvo su libertad; con el paso de los años César Celso se convirtió en el abogado de confianza de la familia Borge, además de prestanombres, lo que le sirvió para incluso ser incorporado como socio en varios de sus negocios y empresas.
De esa manera, César Celso pasó de ser un modesto abogado, cuyo domicilio era una humilde vivienda en Cozumel, en la colonia Emiliano Zapata, a un poderoso litigante, pero sobre todo uno de los más importantes empresarios naviero e inmobiliario del estado, que repentinamente se mudó a una de las residencias más fastuosas y opulentas de Cancún.
Para lograr esto, durante el mandato de Borge Angulo, tejió toda una intrincada red de lavado de dinero y una triangulación de recursos públicos, así como la compra de terrenos a precios de regalo, pertenecientes al patrimonio estatal.
Asimismo, fue uno de los principales operadores para que la señora Angulo Castilla, madre del ex gobernador, comprara al gobierno del estado, a precios ridículos, diversos inmuebles que después “donaría” al grupo empresarial de la familia, denominado “Caracol S.A. de C.V.”, cuyo principal accionista era César Celso González Hermosillo y Melgarejo.
Primero fueron dos predios de la reserva territorial del estado de 20 mil metros cuadrados, que fueron cedidos al abogado Hermosillo a un mes de que Borge llegó a la gubernatura y después otros más hasta sumar 25 grandes extensiones de terreno.
Tras investigaciones de la Procuraduría General de la República y de la Fiscalía General del Estado, se procedió al aseguramiento de 25 predios, cinco de los cuales rebasaban el precio de 5 mil millones de pesos que no se pagaron en la operación de compra al estado, ni siquiera al 5 por ciento de su valor real.
En los últimos dos años de la administración borgista, repentinamente surgió́ la empresa “Impulsora Marítima de Quintana Roo y el Caribe S.A. de C.V.”, mejor conocida como Barcos Caribe, que le hizo competencia a otras dos empresas ya establecidas: Barcos México y Ultramar, mismas que llevaban más de 20 años operando.
Como accionistas originales, figuraron Franco González Padrón y César Celso González Hermosillo y Melgarejo, cada uno con 100 acciones con valor nominal de mil pesos, el primero como “administrador único” y el segundo como “comisario”.
González Padrón es tío del ex gobernador (antecesor de Borge) y actual senador del PRI, Félix Arturo González Canto y para constituir la empresa naviera se asoció con Roberto Borge Martín y Rosa Yolanda Angulo de Borge, padres del exgobernador Borge Angulo.
Como resultado de las indagatorias, de acuerdo al expediente FED/SEIDO/UEIORPI- FAM-QR 00007-49/2016, se procedió al aseguramiento de las embarcaciones y la documentación con lo que se fundamentaría el presunto delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita y la consiguiente evasión fiscal.
Al intervenir el Sistema de Administración Tributaria SAT, se estableció que la compañía trató de ocultar la compra de las embarcaciones “porque los socios estaban conscientes de que estaban realizando operaciones con recursos de procedencia ilícita”, un delito que se castiga con una pena corporal que va de 5 a 15 años de prisión.
Con la captura de Hermosillo y Melgarejo, a juicio de las autoridades, se abre la posibilidad de obtener mayor información respecto el cúmulo de delitos por los que se investiga no sólo a Borge Angulo, sino a sus progenitores, a otros de sus familiares, amigos y decenas de ex colaboradores, además de la alternativa de llamar a comparecer a su antecesor, Félix González Canto, sobre quien pesan más de media docena de acusaciones.

AM.MX/fm

Comentarios

comentarios