PERSPECTIVAS: Consolidación

0
134

Norberto DE AQUINO

pacto-por-mexicoComo parte de los acuerdos tendientes a la consolidación del Pacto por México, la nueva reforma política avanza, por más que sea casi en silencio, lentamente y con metas que en el nombre estarán a la vista, pero que podrán funcionar hasta dentro de un buen tiempo.

Uno de los puntos que más avance tiene, es la creación del nuevo Instituto Nacional Electoral, que vendrá a ocupar el sitio que tiene hoy el IFE. Pero una cosa es dar paso al proyecto, realizar los debates respectivos y aprobar la nueva normatividad y otra muy distinta, dar vida al nuevo organismo justo a tiempo para las elecciones del 2015, que es lo que pretende el PAN.

El PAN ha presionado en todos los tonos para que a cambio del apoyo a la reforma energética, se ponga en marcha la nueva reforma política. Las demandas de Acción Nacional fueron de todo tipo y en todos los niveles.

Y se aceptará el fin del IFE y la aparición del INE. Pero no caminará la idea de la segunda vuelta electoral. Y para que Acción Nacional tenga algo en las manos, la creación del INE deberá transitar hacia su nacimiento de manera más o menos expedita.

Las razones para ello son sencillas. El gobierno requiere de la reforma energética para este mismo año. Se espera que a finales de octubre, principios de noviembre, el proyecto esté ya aprobado en el Congreso.

Pero al mismo tiempo, el gobierno federal necesita de un PAN con el que se pueda entender. Y Gustavo Madero cumple con ese rol de manera más que efectiva. Así, el gobierno acepta la reforma política, entrega el apoyo a ciertas demandas del panismo con ello fortalece a Madero y avance en sus propios objetivos.

Sin embargo, el proyecto no es tan sencillo. Y lo sabe el gobierno y lo entiende el PAN. Para que el INE esté plenamente en funciones tendrán que pasar muchas cosas.

Primero, para nadie es un secreto que este proyecto requiere de modificaciones constitucionales. Y que ello obliga a ciertos protocolos legislativos. No se trata tan sólo de las votaciones en las Cámaras de Diputados y de Senadores, sino del hecho de que la iniciativa tendrá que ser aprobada por una clara mayoría de los Congresos estatales antes de que puede promulgarse el cambio.

Pero eso no es todo. Habrá que adaptar la legislación respectiva, misma que tendrá que esperar que algunos pasos se cumplan antes de entrar al campo del debate y la votación.

Ello implica que mucho del proceso, por razones fáciles de entender, tendrá que quedar totalmente cubierto, en la primera parte del año próximo. Y si se quiere que todo esté listo para las elecciones federales del 2015, todo el paquete de modificaciones constitucionales y leyes reglamentarias, tendrá que estar totalmente listo para antes de octubre del año próximo. Si ello no es así, los cambios no podrán formar parte del proceso federal mencionado.

Este es un fenómeno que, con las diferencias del caso, se repite en la reforma energética o la de telecomunicaciones, lo que en buen romance significa que el tramo para que los cambios realmente impacten en el país, es aún bastante largo y complicado.

La reforma política es moneda de cambio para que el PAN se ajuste a los cambios que impulsa el gobierno. Pero es el propio PAN el que dio vida a la trampa en que se encuentra ahora. Aceptó el Pacto, pero no entendió sus alcances verdaderos sino hasta ya bien entrado el sexenio, lo que le restó mucho margen de movilidad.

Ahora, tendrá que dar su apoyo y sus votos muy pronto. Y con ello, perderá mucho de su valor real en lo político. Por ello, Madero depende tanto del accionar del gobierno. Y por ello los rivales del hoy aún presidente de Acción Nacional, quieren presionar los tiempos para los cambios en el terreno político.

Y por supuesto, por ello la velocidad con la que el gobierno impulsa las reformas.

www.almomentonoticias.mx

AMN.MX/nda

Comentarios

comentarios