NOTITAS AL PASTOR: Para evitar un presidente loco, vicioso o enfermo, hay que hacerles exámenes a los candidatos III

332

ERASMO FERNANDEZ DE MENDOZA 

              Y CONTINUAMOS CON el apasionante tema de que los candidatos presidenciales de TODOS LOS PARTIDOS de cada 6 años deben de ser sometidos a exámenes físicos, siquiátricos y toxicológicos para evitar las desagradables sorpresas que hemos tenido, por ejemplo, con presidentes que eran SICÓPATAS, O FUERA DE SUS CABALES O QUE DE PLANO ESTABAN FRANCAMENTE ENFERMOS, COMO SUCEDIÓ CON ÁLVARO OBREGÓN, LUIS ECHEVERRÍA, ADOLFO LÓPEZ MATEOS Y MIGUEL ALEMÁN, CUYOS DECEPCIONANTES CASOS ANALIZAMOS EN NUESTRAS DOS COLUMNAS ANTERIORES, TOCÁNDOLE EL TURNO ESTA VEZ AL FRANCAMENTE INDEFENDIBLE GUSTAVO DÍAZ ORDAZ, QUIEN TAMPOCO HUBIERA SIDO PRESIDENTE DE MÉXICO SI SE LE HUBIERAN HECHO ESOS EXÁMENES ANTES DE SER PRIMER MAGISTRADO, PORQUE ÉL ERA FRANCAMENTE SICÓPATA Y VIOLENTO EN GRADO SUPERLATIVO: DÍAZ ORDAZ TUVO EL PROBLEMA QUE NACIÓ CON UNA FEALDAD MUY MARCADA, PRINCIPALMENTE PORQUE TENÍA UNA DENTADURA SUPERIOR MUY PROMINENTE QUE SE LE “SALÍA DE LA BOCA DE UNA MANERA GROTESCA”, SEGÚN MUCHOS TESTIMONIOS DE SU NIÑEZ…ESA MARCADA FEALDAD le provocó a GDO una infancia muy desgraciada por las burlas que sufría de todos los que lo conocían y, principalmente, de sus compañeros de escuela. Agravado a esa fealdad, cuando Gustavo aún era muy pequeño su familia cayó en la más paupérrima miseria, por lo que su madre no tuvo más remedio que llevar a sus hijos a Oaxaca a la casa de un hermano en donde les dieron asilo no de muy buena manera, lo que trajo como consecuencia que los primos de Gustavo y hasta sus tíos lo humillaran mucho por su notoria fealdad y por esa horrible dentadura, lo que le fue provocando al niño Gustavo Díaz Ordaz un profundo resentimiento en contra de toda la humanidad la que se fue recrudeciendo conforme él crecía… YA SIENDO GUSTAVO estudiante de la carrera de Derecho, le ofrecieron un bendito trabajo en Puebla, lo que le permitió liberar a su madre y a sus hermanos del yugo humillante de sus tíos y primos oaxaqueños…EN PUEBLA, LA suerte del joven Gustavo Díaz Ordaz, a la sazón pasante universitario de Derecho y poderoso orador con una voz potente y pastosa, empezó a cambiar a su favor cuando fue invitado a ser orador en un acto de la campaña del candidato del PRM a gobernador poblano, el terrible Maximino Ávila Camacho, quien en un pueblo le encargo a Díaz Ordaz que dijera un discurso en apoyo a su candidatura: LA POTENTE FACILIDAD DE ORADOR QUE TENÍA GUSTAVO DÍAZ ORDAZ IMPRESIONÓ SOBREMANERA A MAXIMINO, QUIEN A PARTIR DE ESE MOMENTO SE HIZO CARGO DE SU CARRERA PÚBLICA…Y DE HACER DEL JOVEN GUSTAVO UNA CALCA DE LA IMAGEN Y DE LA MANERA VIOLENTA DE SER DE ÁVILA CAMACHO…Y ASÍ, YA gobernador Ávila Camacho le otorgó varios cargos al joven Gustavo: Juez en Tecamachalco; presidente de la Junta Estatal de Conciliación y Arbitraje; magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Puebla; vicerrector de la Universidad Autónoma poblana; secretario general de Gobierno, cargo éste último que Maximino le dio a Díaz Ordaz con la vergonzosa misión de “ESPIAR EN TODO, EN TODO”, a Gonzalo Bautista Castillo, el gobernador de Puebla al que Maximino había impuesto al dejar esa gubernatura. Como premio por “SUS BUENOS SERVICIOS”, Ávila Camacho hizo diputado federal a Gustavo Díaz Ordaz y a la muerte de Maximino en 1945, GDO es electo senador en el año siguiente…COMO GUSTAVO TRAE ya una muy marcada racha de “BUENA FORTUNA”, en el Senado conoce a otro senador que será clave en su futuro, porque éste lo hará nada menos que…¡PRESIDENTE DE MÉXICO!: Adolfo López Mateos, quien, junto con Díaz Ordaz y con el hidalguense Alfonso Corona del Rosal, pusieron un departamento de soltero cerca del Senado, para darle rienda suelta al espíritu bohemio de los 3, pues les fascinaba la trova, la cantada, el chupe y las amigochas…PERO A PESAR de tener ya un presente muy halagüeño y de haber tenido tan importantes cargos públicos, Gustavo Díaz Ordaz había seguido siendo violento y déspota tratando a casi todo el mundo con la punta de los zapatos, lo que se agudiza cuando GDO toma posesión de la Presidencia mexicana, cargo desde el cual apenas acabando de tomar posesión Díaz Ordaz se pelea públicamente en pleno Palacio Nacional, con los pasantes de doctores becados que trabajaban en los organismos de salud del Gobierno Federal, los que tuvieron la “OSADÍA” de pedirle al Presidente de la República un “AUMENTO DE SUELDO”, petición ante la que              

GDO reacciona con violencia inusual negándoles a gritos esa mejora salarial, provocando un grave problema con los galenos que llegó hasta una huelga nacional…Y ESA MISMA actitud grosera y altanera es utilizada por GDO ante los electricistas, los que acudieron a Palacio Nacional a pedirle al flamante presidente que mejorara sus sueldos, encontrándose nada más con la intransigencia presidencial, la que anteponía a sus deberes de servirles a todos los mexicanos, dejándose llevar de sus traumas de las humillaciones que sufrió de niño y de joven por su fealdad y por su extraña dentadura… SIEMPRE DE ROSTRO austero, enojado, de “pocos amigos”, inclusive habiéndole ordenado PERSONALMENTE a los fotógrafos de la Presidencia “QUE NO LE TOMARAN FOTOGRAFÍAS DE CERCA”, Gustavo Díaz Ordaz fue pasando su sexenio hasta que llegó el 2 de octubre de 1968 con la terrible matanza de estudiantes en la Plaza deTlaltelolco en la capital del país, la que podrá no haber sido ordenada por él, sino por su tortuoso secretario de Gobernación, Luis Echeverría Álvarez, pero sea cual sea la verdad de la autoría de ese crimen de Estado, Díaz Ordaz quedó marcado por la Historia como “EL ASESINO DE TLALTELOLCO”, en lo que mucho tuvo que ver el carácter irascible y violento de GDO, por lo que a nadie se le hizo descabellado pensar que el presidente había dado la orden de disparar sobre inermes estudiantes en la Plaza de Tlaltelolco… PERO TODOS ESOS abusos y arranques de ira de Gustavo Díaz Ordaz hubieran sido neutralizados para todos los mexicanos si se le hubieran hecho exámenes psicosométricos, los que hubieran arrojado que GDO no podía ser presidente de México simple y sencillamente porque él era un sicópata que se dejaba llevar por sus frecuentes ataques de ira y de odio hacia la humanidad…(CONTINUARÁ). 

 

                                             efmpol@hotmail.com   

Comentarios

comentarios