La masacre de Ayotzinapa peor que la de Tlatelolco: Human Rights Watch

1107

AyotzinapaCIUDAD DE MÉXICO, 8 de octubre (Al Momento Noticias).- Los hechos ocurridos en Ayotzinapa, Guerrero, son los más violentos desde la masacre de estudiantes en Tlatelolco en el 68, aseguró el director para las Américas de Human Rights Watch (HRW), José Miguel Vivanco.

La matanza de Ayotzinapa al igual que hace pocos meses el encubrimiento oficial de la masacre de Tlatlaya, constituyen para Human Rights Watch una prueba de la “desidia” oficial ante el problema de derechos humanos que sigue arrastrando el país.

La organización humanitaria criticó este miércoles al gobierno del presidente Enrique Peña por los “limitados avances de México” en casos de desapariciones forzadas y de personas llevadas ilegalmente contra su voluntad.

“Si bien esta grave crisis de derechos humanos comenzó durante el gobierno anterior (de Felipe Calderón), han ocurrido miles de casos durante el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto y sigue afectando a muchísimos mexicanos en la actualidad”, señala en una carta abierta José Miguel Vivanco, director ejecutivo de la División de las Américas del organismo, con sede en Washington.

“Parece que le preocupaba más la imagen de su gobierno que resolver la situación de los estudiantes secuestrados y probablemente salvar la vida de muchos de ellos”, sostuvo el responsable de HRW. “Muy tarde, Peña Nieto, muy tarde, este asunto podría haberse resuelto probablemente si hubiera quedado clara la responsabilidad inicial del gobierno federal con esos estudiantes”, insistió Vivanco.

En febrero de 2013, Human Rights Watch publicó el informe “Los Desaparecidos de México: El persistente costo de una crisis ignorada”, donde se documentan casi 250 desapariciones ocurridas durante el gobierno del presidente Felipe Calderón.

Vivanco escribió la carta desde Washington, dirigida al Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, en la que le dice: “Como posiblemente recuerde, encontramos evidencias convincentes de que 149 de esos casos constituyeron desapariciones forzadas, en las cuales estaban involucrados agentes de todas las fuerzas de seguridad, incluidos el Ejército, la Marina, la policía federal y las policías locales”.

Y lo peor: “También documentamos que las autoridades en general no investigaban estas desapariciones, ni hallaban a las víctimas o perseguían penalmente a los responsables”.

Vivanco reconoce que el presidente Peña admitió la gravedad del problema y anunció una serie de iniciativas destinadas a encontrar a personas cuyo paradero se desconocía, y a brindar asistencia a las víctimas y sus familiares.

Vivanco señala incongruencias al secretario de Gobernación. “En mayo pasado, Ud. (secretario Osorio) señaló que la cantidad de personas desaparecidas o extraviadas había descendido a 8 mil. Posteriormente, en junio, el subprocurador de derechos humanos de la Procuraduría General de la República (PGR) indicó que la cifra de 8 mil incluía únicamente a personas extraviadas durante el gobierno de Peña Nieto. Más tarde ese mismo mes, Ud. anunció en una conferencia de prensa que en México todavía se desconocía el paradero de 16 mil personas”.

Por último, Human Rights Watch critica que el 21 de agosto, el gobierno y la PGR anunciaron que la cantidad de “personas no localizadas” en México era superior a 22 mil, incluidos los casos tanto de la presidencia de Calderón como los de la presidencia de Peña Nieto.

AMN.MX/fm

Comentarios

comentarios