LA COSTUMBRE DEL PODER: Ecos de Toluca I/V

0
109

Gregorio Ortega Molina

CSGEl proyecto económico, cultural y político que se empeña en consolidar este gobierno data, al menos, de la fecha en que se firmó el Tratado de Libre Comercio y México se echó de cabeza en la globalización.

Hay quienes argumentan que empezó con mayor antelación; dicen que la integración del país a América del Norte inició cuando, a través de las antenas satelitales, rediseñaron la penetración cultural por medio de la televisión y los servicios informativos. Internet, las redes sociales y el tiempo real acabaron de modificar las perspectivas culturales de los mexicanos.

De ello estuvo consciente Carlos Salinas de Gortari, y decidió, de la mano de Rafael Tovar y de Teresa, llevar al mundo México 30 siglos de esplendor, no como un aislado canto del cisne, sino para mostrar que la integración corre en dos sentidos, por lo que canadienses y estadounidenses tienen mucho que aprender de México.

Cuando, como consecuencia de la reunión en Toluca, México, Estados Unidos y Canadá declaran que la energía es una prioridad trilateral para expandir el progreso, y se informa que los ministros de Energía de las tres naciones se reunirán durante 2014 para promover estrategias comunes de eficiencia, infraestructura, innovación, comercio, desarrollo responsable de recursos y aprovisionamientos económicos y confiables de energía limpia para la región de América del Norte, lo que se indica es que la integración debe completarse en el transcurso del actual sexenio.

Al determinarse “desarrollar y garantizar un suministro de energía asequible, limpio y confiable como impulsor del crecimiento económico y apoyo al desarrollo sostenible, a medida que nos dirigimos hacia un futuro energético bajo en carbono”, como lo refiere el texto La Norteamérica del siglo XXI: Crear la región más competitiva y dinámica del mundo, le que en verdad se hace es dar una respuesta a los otros bloques económicos que aspiran a disminuir la presencia del Imperio.

Enrique Peña Nieto cosechará lo que sus antecesores, desde Miguel de la Madrid Hurtado, han sembrado para dar por saldado el proyecto de la Revolución, e insertar a México en lo que es una apuesta por el éxito de la globalización como detonante de la transformación total de lo que fue la civilización de Occidente.

Todo lo anterior podría beneficiar a los mexicanos de a pie, si la Comisión Anticorrupción es un hecho, se erradica ese flagelo y se acaba con la impunidad o, cuando menos, se le acota a su mínima expresión. Lo demás son pamplinas.

www.almomentonoticias.mx

AMN.MX/gom

Comentarios

comentarios