Gabriel Vargas; cronista del habla popular; a 104 años de su natalicio

151

CIUDAD DE MÉXICO, 8 de febrero (AlmomentoMX).- El pasado 5 de febrero se cumplieron 104 años de natalicio de don Gabriel Vargas, creador de la familia más icónica de la capital del país, la Familia Burrón.

Desde 1948 y hasta agosto de 2009, la historieta mexicana más conocida y más querida por muchos, “La Familia Burrón”, nos acompañó a quienes, por aquellos años, alimentamos la imaginación con los ‘cuentos de doña Borola’, a los que, para leerlos, era indispensable la buena disposición, el candor sin malicia -de esa que ya no hay- y el gusto por la carcajada hasta las lágrimas. Por lo tanto, era de vital importancia hacerse de un ejemplar cada jueves y conocer las nuevas aventuras de los personajes más creíbles, amorosos e irreverentes de la plástica mexicana por más de medio siglo.

“La Familia Burrón” estaba compuesta por seis personajes importantes, cada uno bien ubicado en nuestros cariños filiales:

Don Borola, la –para ella- siempre atractiva y pelirroja habitante de la vecindad ubicada en el callejón del Cuajo número chorrocientos chochenta y chocho; su marido, don Regino Burrón, de profesión peluquero y dueño de El Rizo de Oro, peluquería con caramelo francés a la entrada. Sus dos hijos: la bella señorita Macuca Burrón, novia de El Tractor y Regino Burrón Tacuche, alias El Tejocote, por haber heredado las pecas y el pelo rojo de su madre.

Acompañan a la familia Fóforo Cantarranas, el niño al que quieren como hijo pero que es ‘el arrimado’ de la casa –según las ‘malditas’ vecinas habladoras y chismosas y por supuesto un miembro indispensable: el perro Wilson, que ladra en silencio y les mueve la cola y los acompaña en las buenas y en las malas. Es La Familia Burrón: para servir a ustedes.

Con estos personajes, y más, don Gabriel hizo la crónica de nuestro mundo mexicano de mediados del siglo XX; fue la crónica insustituible de los barrios pobres de la capital mexicana, la de las vecindades de codo con codo, la de los patios en donde conviven el albañil, el plomero, el vago, la chilapastrosa, el del mercado y muchas vecinas chismosas y bravas, pero también frágiles y al mismo tiempo solidarias sin aspavientos.

Alubita Salpicón, Satán Carroña, Boba Licona y Avelino Pilongano son sólo algunos de los personajes que acompañaron por 61 años a Doña Borola, Don Regino Burrón y a sus hijos. ¿Los recuerdas? Cada uno representa algún arquetipo de los mexicanos.

“Siempre me gustó el habla del pueblo, sobre todo cuando me encargaban mis primeros trabajos. Yo no sabía cómo hacer una historieta, pero sabía cómo es el lenguaje popular. No sólo es contar historias, sino saber cómo decir las cosas”, explicó en una entrevista Gabriel Vargas Bernal, autor de una de las historietas más longevas de México: La familia Burrón (se publicó desde 1948 hasta 2009).

Testigo de la vida popular del siglo XX, Gabriel Vargas recreó el lenguaje, modos y costumbres de una sociedad que dejaba atrás la Revolución y entraba en una era de modernización e industrialización.

Los personajes que trazó se asentaron en el imaginario de varias generaciones e incluso, adoptaron sus mismas frases, tal es el caso de “está de rechupete” o bien, “a todo mecate”. Asimismo, hay que destacar que Doña Borola Tacuche es una de las primeras grandes protagonistas de la historieta mexicana y que incluso, en varias de las tiras manifestaba el cambio de valores en el papel que la mujer tenía a mitad del siglo XX.

No sólo retrató a las clases media y baja, las analizó detalladamente. Para ello se metía a las vecindades, a los barrios… iba de los cafés a los cabarés. Observar y escuchar eran sus métodos de trabajo, a partir de estas experiencias entraba a su estudio y dibujaba a sus protagonistas.

“Saqué la forma de hablar sencilla y le agregaba algo más a las tramas, haciéndolas más jocosas y divertidas. Se me hace gracioso modificar el lenguaje”; esa capacidad fue admirada por intelectuales mexicanos como Sergio Pitol, Carlos Monsiváis, Juan Villoro o Alfonso Reyes, éste último consideraba que Gabriel Vargas era “el único mexicano que merecía ocupar un lugar en la Academia de la Lengua”, debido al registro que hizo del habla popular.

Nació en Tulancingo, Hidalgo, y no en el Cuajo número chorrocientos chochenta y chocho. Cuando tenía cuatro años, su padre falleció, lo que hizo que su familia se mudara a la Ciudad de México, exactamente a la calle Moneda en el Centro Histórico.

Su habilidad para el dibujo estuvo presente toda su infancia, aunque lo ocultó a su madre, quien no veía futuro en que se dedicara a ello. En la escuela primaria demostró una gran inteligencia, a los 11 años ganó un concurso de dibujo internacional infantil en Osaka, Japón, por lo que recibió una beca del Gobierno de México para estudiar en París, Francia, pero la rechazó para comenzar a trabajar en el periódico Excélsior.

Su dedicación lo llevó a subir de puesto poco a poco, hasta convertirse en jefe del departamento de dibujo. Sin embargo, su mayor éxito llegaría en 1948 cuando publicó La familia Burrón, la cual ha sido la historieta más longeva de México y formó a numerosos lectores en un tiempo en que el cine nacional aún no llegaba a su Época de Oro.

La familia Burrón logró llegar a un tiraje de medio millón de ejemplares diarios.

¿Cómo surgió la idea de la historieta? En una entrevista con Elena Poniatowska declaró:

“Para hacer La familia Burrón, me inspiré en una pareja que conocí de chico. Ella era una señora muy alta, abultada, parecía cantante de ópera; el marido era abogado, chiquito él, y todos los días tenía que ir como balazo del juzgado a su casa para preparar la comida, porque su esposa se la vivía de paseo. De ahí me nació don Regino, ese chaparrito aguantador. La señora llevaba la voz cantante en todo y le quitaba el dinero a su maridito”.

Gabriel Vargas dejó de dibujar a su entrañable familia y al resto de los personajes que la acompañaban un año antes de su muerte, la cual ocurrió el 25 de mayo de 2010.

AM.MX/fm

Comentarios

comentarios