Evangelia, la lectura prohibida de semana santa

0
340


CIUDAD DE MÉXICO, 13 de Abril (Almomento.mx).- ¿Y sí el primogénito de Dios hubiera sido mujer? Con esta intrigante pregunta, David Toscana, nos invita sumergirnos dentro de la lectura de su último libro Evangelia, editado por el Random House a través de Alfaguara.

“¡Tú eres la Crista, la Hija del Dios viviente!”

“Tu bendición caerá como una maldición, le previnieron al Señor.”

“Ruégate a ti mismo porque tu Hija no conozca varón, pues entonces vendrán los Nietos de Dios y Bisnietos de Dios y ya no habrá modo de salvarnos del politeísmo.”

En esta increíble novela, la salvadora de la humanidad es mujer, hija de un Dios más humano, obstinado, que puede errar o encolerizarse hasta el berrinche; enojo que puede fulminar con el castigo de un rayo quemante.

En Evangelia, David Tocana, nos presenta a Emanuel, la niña nacida en Belem, que había dejado su rastro en el cielo para que los reyes magos la conocieran. Mujer, a través de la cual podremos conocer dos planos de la historia bíblica.

Por un lado, el plano terrenal, con la familia de María, José, sus hijos, Emanuel, Jacobo (quién más tarde cambiaría su nombre al de Jesús), José, Judas, Simón y tres mujeres que no llegarían a la edad adulta. Así como al plano celestial, donde se tomó la resolución de convertir a la Trinidad en la Santísima Tétrada, cuando el hijo varón nonato de Dios recibió el nombramiento de la cuarta persona: Padre, Hija, Espíritu Santo e Hijo.

En Evagelia conoceremos a Jehová desde que creó el mundo, hasta la crucifixión de su hija, pasando por los avatares del arcángel Gabriel, quien se ha declarado incompetente.

En esta novela, son dos los hijos de Jehová en la tierra, ambos haciendo milagros, multiplicando panes, peces, pero sólo uno de ellos será crucificado.

David Toscana reescribe el evangelio, recreando con mesura, los años del Señor. En sus páginas encontraremos a los poderosos Herodes y Poncio Pilatos, a María y José, a los doce apósteles, la muerte de San Juan Bautista y los avatares de Judas, la duda Tomás. Conociendo de cerca Belén, Galilea y el Monte de los Olivos.

Evangelia, le da un lugar preeminente a la mujer: “Ahí donde dice ‘rey de los judíos’ debe decir ‘hijastra de carpintero’. Ahí donde dice ‘hijo’ debe de decir ‘hija’”.
AM.MX/kcc

Comentarios

comentarios