Entrega UAM a candidatos al gobierno capitalino documento en materia de derechos humanos

0
147

CIUDAD DE MÉXICO, 29 de junio (AlmomentoMX).- A partir de la consideración de que el respeto a los derechos humanos debe ser eje de gestión de cualquier gobierno “que pretenda atender los graves pendientes en la materia”, la Unidad Cuajimalpa de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) –representada por su rector, el doctor Rodolfo Suárez Molnar– entregó a los candidatos a ocupar la jefatura de gobierno de la Ciudad de México un documento que concentra los estándares internacionales en el tema, con sus referentes nacionales, y en especial, aquellos que impactan la capital del país.

La doctora Perla Gómez Gallardo, investigadora de esta casa de estudios, quien trabajó el documento junto con las especialistas Christian Ibeth Huerta Dávila y Chantal González Romero, señaló en entrevista que el propósito es abonar a la reflexión y aportar referentes para la toma de decisiones en el tema, de manera que sea “un insumo insoslayable para quienes aspiran a gobernar la capital de nuestro país”.

En entrevista la investigadora del Departamento de Estudios Institucionales de la UAM señala en el texto que a partir de la reforma de 2011 los derechos humanos “cambiaron el paradigma de hacer gobierno y de dictar las políticas públicas en México”, por ello en la Unidad Cuajimalpa “nos dimos a la tarea de generar estos insumos, que más allá de plataformas o ideologías políticas, dan luz de las recomendaciones y estándares internacionales planteados a nuestro país”.

Como universidad “nos interesa que los candidatos se comprometan con este asunto tan sensible y, en ese sentido, se trata de estándares internacionales que de manera histórica se han solicitado a México y que lamentablemente, en la mayoría de los casos, no se han cumplido”, subrayó la ex titular de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México.

Los candidatos deben conocer que hay materiales que están a su disposición para que afronten los retos relacionados con los derechos humanos y si bien este documento representa un ejercicio académico, tiene la perspectiva de orientar la política pública, apuntó.

Durante las campañas electorales “no vemos un compromiso en aspectos que implican retos” en la metrópoli y en el país, como son los de seguridad humana y de las personas privadas de su libertad, aunque hay una tendencia, sobre todo en las plataformas de izquierda, de reconocer las garantías ya adquiridas.

“Preocupa que a estas alturas tengamos candidatos que digan estar en favor de la familia”, cuando se debe hablar de las familias y sus derechos, pues es una conquista y reivindicación histórica de grupos vulnerables en la ciudad, y no es posible aceptar retrocesos”, advirtió.

Tampoco es aceptable el “otro discurso que se presenta de manera peligrosa”, en el sentido de pretender consultar los derechos, porque éstos “son intrínsecos al ser y es un reconocimiento que hace el Estado, no es algo que esté a la voluntad democrática de quien levante la mano”, pues deben otorgarse “porque justo van con la dignidad del ser humano”, subrayó.

Frente a este tipo de discursos y más allá de que hubiera plataformas políticas que pretendieran revertir las garantías humanas “hay una serie de estándares que están vigentes” y como metrópoli de derechos –porque finalmente aquí se han conquistado– “no vamos a aceptar ningún escenario donde ante un cambio de gobierno se pretenda retirarlos cuando ya fueron adquiridos”.

Al referirse a la Constitución de la Ciudad de México dijo que se trata de un texto “muy ambicioso”, porque logró encauzar varios derechos y el reto será sistematizarlos y operativizarlos.

La impugnación promovida por el gobierno federal contra la Carta Magna “sí fue un ataque a la urbe”, porque su argumento es que el texto “va más allá de lo que contiene la constitución federal”, lo que no tiene fundamento y en todo caso debería llevar a actualizar el texto federal.

Por ejemplo, si en su artículo primero dice que se reconocen los derechos humanos y, por otro lado, en el artículo 133 le da jerarquía a tratados y convenciones, la constitución local no va en contra de la primera, sino que reconoce dichos estándares.

En este documento entregado a los candidatos se sistematizan ocho derechos y se revisan los patrones internacionales, partiendo de su marco normativo y los nacionales derivados de la Constitución de la Ciudad de México, que entrará en vigor en el mes de septiembre del presente año.

Los que se plantean en esta propuesta son para los afrodescendientes, defensores, pueblos indígenas, población lésbica, gay, bisexual, transgénero, travesti, transexual e intersexual (LGBTTTI), personas mayores, mujeres, niñas, niños y adolescentes, así como migrantes.

A los anteriores se agrega la libertad de expresión, así como las garantías económicas, sociales y culturales, con sus vertientes respecto de un medio ambiente sano, agua, trabajo, seguridad social, alimentación, cultura, protección de la familia y la urbe, y a la movilidad.

Este bloque representa un primer insumo y batería de asuntos, a partir de los cuales, desde la universidad, “generaremos otros documentos complementarios además del análisis particular que en la materia plantea la nueva Constitución de la Ciudad de México”.

Con este documento académico “esperamos que quienes aspiran a encabezar la Jefatura de la Ciudad de México conozcan y atiendan los pendientes en la materia y asuman el reto de comprometerse con un gobierno que no se entiende sin el respeto irrestricto a los derechos humanos”.

AM.MX/fm

Comentarios

comentarios