El grupo Bilderberg analizará agenda sobre desafíos del futuro

0
147

CUMBRE DEL G-20 EN WASHINGTONAUSTRIA, 10 de junio (Al Momento Noticias).- El grupo Bilderberg, generalmente considerado una de las organizaciones secretas que supuestamente dirigen el mundo, se reúne a partir de mañana en un discreto hotel ubicado en las montañas austríacas para analizar una agenda de 12 puntos que resume los desafíos del futuro.

El exclusivo club está integrado por todos los presidentes norteamericanos, la directora general del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde; la Princesa Beatriz de Holanda; el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen y los magnates Bill Gates y George Soros.

Desde su creación, en 1954, ese foro informal arrastra la reputación de ser el “club secreto que elige a los líderes mundiales”.

Una de las tantas leyendas atribuidas a esa organización asegura que ningún dirigente norteamericano puede ingresar a la Casa Blanca si no asistió antes a una reunión del grupo Bilderberg.

La tradición, en todo caso, se perpetúa desde la época de John F. Kennedy y, por última vez, se repitió con James Carter, Bill Clinton y Barack Obama, que acudió a la reunión de junio de 2008, en Virginia. Hillary Clinton, candidata demócrata para 2016, estuvo presente el mismo año.

Lo mismo ocurre con los otros grandes países. Margaret Thatcher participó en 1975 y cinco años más tarde se instalaba en el número 10 de Downing Street.

A pocos meses de las elecciones legislativas de España, la presencia de Pedro Sánchez, líder del PSOE, dio origen este año a numerosas conjeturas, al igual que la ausencia de figuras importantes del Partido Popular (PP), de Mariano Rajoy.

Esa concentración de figuras de primer nivel colocó a la policía austríaca y los comandos especiales antiterroristas en estado de alerta roja. Las fuerzas especiales crearon un perímetro de seguridad de ocho kilómetros en torno del hotel Interalpen, ubicado en una zona boscosa de los Alpes a mil 300 metros de altitud, cerca de Innsbruck, donde se alojarán los participantes y se realizará la reunión. El mayor general Robert Strondl, jefe del Departamento de Operaciones del Ministerio del Interior, también prohibió el sobrevuelo de la zona.

Ese inusual dispositivo muestra el carácter extremadamente sensible de ese cónclave. El misterio que rodea al grupo es alimentado, en parte, por el silencio que existe sobre sus actividades y por la calidad de los participantes que asisten a sus conferencias anuales. La lista de este año incluye dos soberanas (Letizia de España y la ex reina Beatriz de Holanda), 11 personalidades de primer nivel mundial, unos 40 ministros y políticos, y más de 30 banqueros y empresarios.

El origen

El club deliberó por primera vez en el hotel Bilderberg, de Oosterbeek (Holanda). De ahí provienen su nombre y su tradición: sus reuniones anuales se realizan únicamente en hoteles. Sus actividades se financian con aportes de decenas de mecenas, entre ellos Bill Gates, George Soros y otros millonarios y grandes empresas.

Desde su creación, el príncipe Bernardo de Holanda ejerció la presidencia, cargo que ocupó hasta su muerte, en 2004. En más de 60 años de existencia, el club fue definiendo un modus operandi que con el tiempo se transformó en el “reglamento” no escrito de la organización. Las conferencias deben realizarse alternativamente en Europa o América del Norte. Nunca puede haber un solo representante por país y siempre deben acudir un representante de la corona holandesa, el secretario general de la OTAN y los líderes de grandes instituciones políticas y financieras.

Entre las numerosas leyendas que rodean sus actividades se le atribuyen la creación del euro, el modelo de transición en España, la reunificación alemana y hasta la actual crisis económica como parte de un plan destinado a justificar la creación de un gobierno mundial. La última versión complotista fue escrita por la periodista española Cristina Martín Jiménez en su libro Los planes del Club Bilderberg para España, donde afirma que la abdicación de Juan Carlos fue decidida en la reunión del grupo realizada el 1° de junio de 2014 en el hotel Marriot de Copenhague.

La agenda de este año prevé un análisis de la recuperación económica tras la crisis, la justificación de la privacidad, el impacto de la tecnología sobre el empleo, el porvenir de Europa, la nueva arquitectura de Medio Oriente, la situación de China y Ucrania y el “futuro de la democracia y el dilema de la clase media”.

Entre sus principales miembros aparecen, como era de esperarse, los Rothschild, los Rockefeller, los Carnegie, los Warburg, los Lazard, George Soros y naturalmente los de la banca Kuhn, Loeb & Co, entre muchos otros epulones.

Estos sumos sacerdotes se reúnen una vez al año en algún lugar secreto de este planeta, llevando consigo todo el personal logístico de su entera confianza, desde cocineros, hasta telefonistas.

El fin de estas sigilosas reuniones es el de “analizar exhaustivamente la situación del mundo y el de fijar una estrategia conjunta de actuación”.

En esos conciliábulos pueden encontrarse, desde jefes de Estado, políticos, directores de multinacionales, de bancos, ministros y por supuesto, están también representados el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, la Organización Mundial de Comercio, los principales medios de información y hasta dirigentes militares de alto rango.

Es curioso ver cómo funciona esa “democracia” que tanto predica la masonería, por ejemplo, Bill Clinton fue elegido Presidente de los Estados Unidos de América, después de asistir a la reunión anual de los Bilderberger. Tony Blair acudió a la reunión de 1993 y en julio de 1994 alcanzó la presidencia del Partido Laborista, para convertirse en mayo de 1997 en Primer Ministro del Reino Unido. Romano Prodi alcanzó la Presidencia de la Comisión Europea después de haber asistido a la reunión de 1999. George Robertson asistió al encuentro bilderberger en 1998 y en 1999 fue nombrado Secretario General del Tratado del Atlántico Norte, OTAN. José Luis Rodríguez Zapatero reconoció públicamente que Trinidad Jiménez era una de sus más estrechas colaboradoras y después de que ella asistiera a la reunión anual de los bilderberger en representación del partido socialista, el PSOE “ganó” las elecciones generales y Rodríguez Zapatero se convertía inesperadamente en Presidente del Gobierno Español, en virtud de un cuestionado acto terrorista.

Según la publicación norteamericana The Spotlight, en la reunión del Club en la isla de Toja se debatió, entre otros asuntos, el irritante y exagerado nacionalismo de la Thatcher, quien haciéndose vocera de las mayorías de los británicos se había negado a ceder más poder a las instituciones de la Unión Europea (proyecto masón) y sin saberse cómo, los mismos dirigentes de su propio Partido Conservador, cambiaron la Dama de Hierro por el incoloro y manejable John Mayor.

American Free Press publicó en junio de 2002, que en la última reunión del Club Bilderberg se había decidido retrasar el ataque a Iraq (Saddam Hussein) hasta marzo de 2003. Estos son sólo algunos de los casos que se filtraron.

Según uno de los más prominentes bilderberger, David Rockefeller, el más íntimo deseo de sus miembros es configurar una soberanía supranacional de la élite intelectual y los bancos mundiales, que es seguramente preferible a la autodeterminación nacional practicada en los siglos pasados.

Para que no quepa duda de cómo se gobierna el planeta donde vivimos, baste decir que desde la creación del Club Bilderberg en 1954 (esto no significa que todos sus miembros no fuesen prominentes masones de vieja data, pertenecientes a antiguas logias), esto es, desde el gobierno de Dwight David Eisenhower, hasta nuestros días, todos los presidentes de EUA han sido bilderberger. En los organismos de la Unión Europea, su ya mencionado presidente Romano Prodi, su sucesor José Durao Barroso, el gobernador del Banco Central Europeo, Jean Claude Trichet, el responsable de la política exterior de la Unión, Javier Solana y la mayoría de los jefes de gobierno de Europa, pertenecen a la organización.

Este poderoso club no es, como ya se dijo, la instancia superior de la masonería o su sanedrín, sino más bien el ejecutor bajo órdenes de un siniestro plan de sometimiento de los pueblos a manos de gobiernos títeres.

Nuevo Orden Mundial

El Nuevo Orden Mundial que persiguen sistemática y denodadamente, prevé Estados Policiales que controlen, subyuguen y amedrenten a sus gobernados.

Como ya vimos, los bilderberger se han apoyado en investigadores de la mente y de la conducta humana, como Freud, Skinner y Jung y en institutos colaboradores, como Travistock y Stanford, para determinar los métodos más eficientes de lavar los cerebros e inducir las masas a un comportamiento dócil que responda a sus propósitos.

Prensa, radio, televisión, la red, teatro, cinematógrafo, espectáculos de masas, libros, escuelas y universidades, y en fin, todas las herramientas bajo su control, son empleados para llevar su cometido a la práctica.

Ni los más obedientes asalariados de la propaganda masónica se atreven a desconocer que la masa ha despertado durante las últimas décadas cada vez más su instinto gregario para unirse a cualquiera de la infinitud de grupos (Clubs, comités, voluntariados, sociedades, etc., etc.) bajo el control abierto o secreto por parte de la “hermandad”, donde, sin darse cuenta o por interés, se convierten poco a poco en sumisos borregos que asimilan y llegan a defender el ideario masónico, traicionando sus propios principios y valores.

Sutilmente vienen siendo despojadas las multitudes de sus libertades a través del control electrónico, hasta que la esclavitud sea total.

Con el advenimiento y la generalización del uso de computadores y de la red Internet, no solamente puede ser abierta la correspondencia privada de cada usuario, antes protegida por un código de honor y por la ley, sino que las centrales de inteligencia de las potencias bajo la égida masónica tienen acceso ahora a toda la información almacenada en los discos duros y los propietarios de cada equipo y dirección electrónica, están debidamente registrados y por supuesto, controlados.

La sociedad sin dinero en efectivo, las tarjetas inteligentes, el rastreo por medio de satélites GPS, las cuentas bancarias electrónicas, las etiquetas de identificación por radiofrecuencia (RFID) y otros, son mecanismos que ya se están empleando cada vez a mayor escala, hasta llegar a los microchips implantables, que ya se han ensayado exitosamente con mascotas y se están empezando a utilizar con engañosa publicidad en seres humanos, hasta que alcancen el cubrimiento generalizado que desean.

Llegará el día, en que quien no tenga un microchip bajo su piel, que contenga toda, absolutamente toda la información de cada persona (domiciliaria, judicial, intelectual, política, financiera, etc.) conectada a la base de datos del Estado Policía Electrónico Global, será un indocumentado que no podrá ejercer ningún acto de ciudadanía, ni hacer transacciones, ni acceder a empleo o información, ni realizar operaciones financieras, ni comprar, ni vender.

Se cae de su peso, que cuando el desgraciado le da algún motivo a “la hermandad”, ésta podrá manipular el registro electrónico a su antojo y el caído en desgracia valdrá menos que un perro callejero, pues hasta sus ahorros desaparecerán por los “caprichos” electrónicos.

Skinner, que trabajó para el Instituto Tavistock, propone que los hijos les sean quitados a sus padres para ser educados por el Estado. Estamos pues ad portas del regreso a Esparta y ante la estocada final con que ejecutarán esos insensibles matadores un rebaño picado, banderillado y exhausto.

El Club Bilderberg lucha intensamente por mantener la población en un estado continuo de ansiedad, creándole crisis financieras, desempleos masivos, violencia, drogas y una educación manipulada.

El individualismo ya lo han logrado quebrar en vastos sectores de la población a través del “trabajo en equipo”, que obliga a renunciar a las propias ideas en beneficio del grupo, hasta el punto de que ya muchos sienten vergüenza de tener “iniciativas”. Otro importantísimo paso hacia la añorada sociedad gregaria.

¿Quién puede negar que el coeficiente intelectual de la población está bajando, gracias a la reducción en la calidad de la educación, a la programación basura por televisión y a la agresión infringida a la música y demás bellas artes, a través del teatro, del cine, del negocio disquero y de los espectáculos de masas, todo ello bajo control de los sabios de Sión?

Cuando usted comprenda, que esos paradigmas de la libertad, conductores y ejemplos de moral, luchadores por el bien común, defensores de la libertad de prensa y de la democracia, a quienes usted defendió y eligió para que fuesen los guías, apenas eran unos lacayos de la masonería que en realidad lo que buscaban era esclavizarlo, ya será demasiado tarde.

Los nombres de los miembros del gran sanedrín y el de su sumo sacerdote, creo que sólo los conocen ellos mismos, pero muchos de los del Club Bilderberg sí se han logrado descubrir mediante ejemplares investigaciones de valientes, hábiles y buenos periodistas, como ya vimos anteriormente.

Agregamos al Club los nombres de John Kerry, el contendiente de George W. Bush, en anteriores elecciones de EE.UU.; Hillary Clinton y su flamante esposo Bill; Henry Kissinger; Anna Lindh (asesinada ministra de exteriores de Suecia); Bill y Melinda Gates; James Wolfenson, Presidente del Banco Mundial; George Soros, especulador financiero; las dinastías Rothschild y Rockefeller; las cabezas de las grandes cadenas de medios de información, como Conrad Black, Edgar Bronfman, Rupert Murdoch y Summer Redstone, etc., etc., etc.

El desacreditado Francois Mitterrand, envuelto en escándalos de corrupción y rechazado en Paris hasta por su propio partido, fue rehabilitado y su imagen limpiada por orden del Comité de los 300, hermano mayor del Club Bilderberg, y restituído en el poder.

Cada año, una selección hecha, tal vez por el gran sanedrín, se reune en algún lugar “secreto” (que gracias a los citados valientes periodistas fuera de la nómina masónica ya no es tan secreto) y examinan los avances logrados y discuten la estrategia para poner en marcha las directrices que traen. Las reuniones anuales del Foro Económico Mundial de Davos y del G8 sólo coordinan su ejecución.

El Club Bilderberg no podía dejar cabos sin atar y el control militar del planeta es uno de vital importancia: La Organización del Tratado del Atlántico Norte OTAN o por su sigla inglesa más conocida NATO, es la concentración de fuerzas militares más grande del mundo, convertida ahora en un ejército global.

La OTAN fue recomendada al supragobierno bilderberger por el Instituto Tavistock y ha estado bajo la égida de miembros del Club, veamos: Joseph Juns (1971 – 1984), Lord Carrington (1984 – 1988), Manfred Wörner (1988 – 1994), Willy Claes (1994 – 1995), Javier Solana (1995 – 1999), Lord Robertson (1999 – 2004), y a partir de 2004, Jaap G. De Hoop Scheffer.

AMN.MX/fm

Comentarios

comentarios