DESBANDADA E INCERTIDUMBRE

841

Por Norma Meraz

 

Día de muchos aplausos fue ayer. En  un concierto de elogios mutuos,  reconocimientos y agradecimientos ocurrió  la renuncia de Miguel Ángel Osorio Chong, como secretario de gobernación en un evento teatral preparado por el mismo presidente de la República,  Enrique  Peña  Nieto en Los Pinos .

Lejos de aludir los problemas del país como es el de la inseguridad, solo elogios mutuos se escucharon. Todo perfecto. El país color de rosa.

La renuncia de Osorio Chong obligó a hacer los cambios en el gabinete  presidencial.

El ex-Secretario de gobernación dejó su encargo para buscar un escaño en el Senado.

Se apuntará en la lista de los uninominales pues ha expresado que hará campaña a pie-tierra .

Otro secretario  que renunció fue Luis Enrique Miranda, a la Secretaría  de Desarrollo Social  para  enlistarse en los suspirantes a una curul en la Cámara de Diputados Federal. Miranda deja una secretaría cuyos resultados para disminuir la pobreza extrema dejan mucho que desear. Peor que antes, pues.

Su mayor logro, en palabras suyas, fue que los pobres ya tienen acceso a la salud, solo que, se le pasó señalar que estos pobres con suouesto acceso a la salud, no cuentan con una canasta básica de alimentos. O sea sanos, pero desnutridos!

Miranda se despidió del Presidente con un abrazo de hermano, de paisano  y colaborador cercano; para  ir a inscribirse en la lista de candidatos plurinominales a la Cámara de diputados .

 

Luego de estas renuncias, el Presidente Peña se obliga a mover otras piezas de su tablero .

Alfonso Navarrete Prida hasta unas horas  antes, Secretario del Trabajo, ocupa el lugar de Osorio Chong en gobernación.

Entre los encargos  que  le hace el Presidente es: velar por los procesos electorales y vigilar muy de cerca los comicios del 1o. de julio. De seguridad no hablar.

El Presidente resaltó los puestos desempeñados por Navarrete, pero omitió que fuera Procurador de Justicia en el gobierno de Arturo Montiel  en el Estado de México, en donde tuvo algunos tropezones.

 

El asiento que dejó Navarrete Prida llega a ocuparlo Roberto Campa Cifrian, antes subsecretario de gobernación para los derechos humanos.

 

Así  comienza la desbandada  de funcionarios públicos de ayer y hoy para hacer fila frente a la mesa de inscripciones para puestos  de elección popular. Recordemos  que el Poder Legislativo federal asegura la “intocabilidad”de sus miembros, por si acaso aquello de haber cometido algún pecadillo  de corrupción o que se parezca.

Se habla de Rosario Robles, Secretaria de Desarrollo Rural y de José Calzada,  secretario de Agricultura, con un desempeño menos que mediocre, como cua do oerdio las elecciones en su estado, Querétaro; y René Juarez, quien renunció a la subsecretaria  de gobierno en Gobernación .

 

En el eco de los aplausos,  se reconocen los gritos  de la incertidumbre mundial y también del país .

Las voces de los grupos sociales  no atendidos, se alzan frente a los populismos de derecha y de izquierda en México.

Estas voces son las que hacen ver con incertidumbre el futuro inmediato .

Este 2018 es un año de incertidumbre en el mundo y nuestro país no está exento de ella.

Las elecciones de noviembre en Estados Unidos; el posible abandono  del Tratado de Libre Comercio por parte de EE UU y las  elecciones presidenciales en México, mandan desde ya, señales de incertidumbre  muy preocupantes.

Por lo pronto hay indicadores económicos que nos hablan de un incremento en la inflación,  la volatilidad del peso . Ayer cerró en 19 pesos 55 centavos por dólar y la baja en el crecimiento económico.

Por otra parte los inversionistas extranjeros estarán a  la expectativa respecto del resultado de las elecciones para presidente de la República.

Para ellos  resultaría tranquilizante que José Antonio Meade fuera elegido  pues tendrían un presidente a modo, no así –piensan cada vez menos– con Andrés Manuel López Obrador, quien ha trabajado con muchos grupos empresariales ya.

Luego entonces,  mientras no se sepa quién será el próximo Presidente, reinará un ambiente de inseguridad económica e incertidumbre social en Mexico y en el mundo dada nuestra interrelación con Estados Unidos .

 

Mientras tanto en el escenario político de los precandidatos  a la presidencia, asistimos a un diálogo de sordos con

muchos dimes y diretes.

El precandidato del PRI, José Antonio Meade,  acusa al gobernador de Chihuahua, Javier Corral,  de mentiroso; un senador panista  que siempre fue priista se libera de la divisa azul y se suma a la campaña del candidato Meade , como  -vicecoordinador de mensaje. – será por aquello que no suelta el micrófono?

Otro gobernador acusa  al precandidato de MORENA de “loco” y asi un devenir de descalificaciones  de pulquería .

Será muy difícil  que  los contendientes  asuman un papel político de altura?

Los electores – sobre todo  los indecisos- demandan discursos con propuestas y compromisos, no descalificaciones, quejas y triunfalismos solamente. Por eso.

 

Digamos la Verdad!!

Comentarios

comentarios