Demócratas recuperan la Cámara de Representantes; Repúblicanos, el Senado

118

NUEVA YORK, 7  de noviembre (AlMomentoMX).— El Partido Demócrata recuperó el control de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, tras ocho años de mayoría republicana, y ha dejado debilitado lo que queda de mandato de Donald Trump. Sin embargo, no lograron  arrebatarle el Senado y los republicanos ampliaron su ventaja.

El descontento con el presidente Donald Trump, uno de los gobernantes más impopulares y divisivos de la historia reciente del país, movilizó a los votantes en unas elecciones legislativas marcadas por la alta participación y el reflejo de un tiempo nuevo. Los estadunidenses han escogido un Congreso con más mujeres y más diversidad racial y religiosa que nunca.

El resultado es un revés para el presidente Trump, pero mucho menor del que podría haber sido. La pérdida de más de 30 asientos en la Cámara Baja —donde estaban en juego los 435 que la conforman— está dentro de la media de curules sin las que habitualmente se queda un mandatario en sus primeras elecciones de medio término en la Casa Blanca.

“Hemos recuperado la Cámara de Representantes para el pueblo estadunidense”, expresó la demócrata Nancy Pelosi, prometiendo que gracias a eso volverá al país “el sistema de controles y equilibrios” del poder. “Hemos tenido suficientes divisiones”, sentenció.

En estas elecciones, se le quitó el poder absoluto a Trump. Desde la Cámara de Representantes, los demócratas podrán bloquear la aprobación de leyes, ya que requieren el visto bueno de ambas partes del Congreso, e impulsar sus propios proyectos legislativos, aunque luego se encuentren con el muro republicano en el Senado.

También disponen de los votos necesarios para iniciar investigaciones sobre Trump y sus negocios, e incluso impulsar un proceso de destitución (impeachment), aunque difícilmente prosperaría, porque necesita dos tercios de los senadores.

Por su parte, el presidente Trump, quien siguió las elecciones desde la Casa Blanca, describió los resultados como un “éxito tremendo”, y dio las gracias vía Twitter.  “Ha sido una buena noche para el presidente”, dijo Sarah Sanders, la portavoz presidencial. “Muchos de los candidatos por los que el presidente fue a hacer campaña lo han hecho bien”, añadió.

En cuanto a las contiendas por gobernadores —había 36 en juego—, los demócratas lograron grandes victorias en Nuevo México, Michigan Illinois y Kansas (que eran estados gobernados por republicanos), opacadas por las derrotas sufridas en Florida y en Ohio.

Los demócratas retuvieron Nueva York, Pensilvania, Minnesota y Rhode Island; mientras que los republicanos hicieron lo propio en Texas, Oklahoma, Wyoming, Arkansas, Tennessee, Alabama, Carolina del Sur, Maryland, Massachusetts y Nebraska, a falta de conocerse los últimos resultados.

AM.MX/dsc

Comentarios

comentarios