DEL ABSURDO COTIDIANO: 2 de octubre no se olvida. El Ejército toma instalaciones del Politécnico

399

Francisco Medina

El viernes 20 de septiembre, se producen varios choques violentos entre estudiantes y elementos de la policía, siendo los más graves los que se registran en la Unidad Profesional de Zacatenco y en la Vocacional 7, en donde reciben el apoyo de los vecinos de Tlatelolco, donde se encuentra ubicada la escuela del Politécnico.

Octavio Hernández, diputado priista, culpa directamente al rector: “Por lo que hace a su pasividad tiene, a mi modo de ver, mucho de criminal, y por lo que hace a sus actos, muchos matices de delito”.

La noche del 21 al 22  de septiembre se da un duro enfrentamiento entre estudiantes y vecinos de Tlatelolco contra los granaderos que querían tomar las instalaciones del IPN.

El domingo 22, los estudiantes realizan un mitin en la plaza de las Tres Culturas. Varios individuos no identificados asaltan la Preparatoria 7, causan destrozos y antes de huir hacen disparos contra los cristales y la fachada del edificio. El movimiento estudiantil recibe manifestaciones de apoyo de distintas partes de la República.

El lunes 23, el rector Barros Sierra entrega su renuncia a la Junta de Gobierno de la UNAM, después de ser culpado por la violencia ejercida en la Universidad, dice: Los problemas de los jóvenes sólo pueden resolverse por la vía de la educación, jamás por la fuerza, la violencia o la corrupción. Es obvio que la autonomía ha sido violada”. Por lo que respecta a los ataques, dice: “Es bien cierto que hasta hoy proceden de gentes menores, sin autoridad moral; pero en México todos sabemos a que dictados obedecen. La conclusión inescapable es que, quienes no entienden el conflicto, ni han logrado solucionarlo, decidieron a toda costa señalar supuestos culpables de lo que pasa y entre ellos me han escogido a mí”.

Varias instituciones y personalidades cercanas a la máxima Casa de Estudios rechazan la renuncia y le demandan retornar a la Rectoría. El Sindicato de Profesores de la UNAM declara: “Si la Junta de Gobierno acepta la renuncia del rector Barros Sierra, los siete mil profesores dimitirán en masa”. El ejército ocupa el Casco de Santo Tomás, después de largas horas de batalla campal entre estudiantes y granaderos. El ejército toma por asalto la Vocacional 7 en Tlatelolco, la cual no se desocuparía nunca, ya que el edificio jamás fue devuelto. Hay varios estudiantes muertos. El ejército también toma la Unidad Profesional de Zacatenco. Los estudiantes abandonan el lugar sin presentar resistencia.

Ese mismo 23 de septiembre, se enfrentan las fuerzas del gobierno y los estudiantes en el Casco de Santo Tomás, luego de largas horas de batalla el ejército logra su objetivo y controla el campus principal del IPN y la Unidad Profesional de Zacatenco. Esta vez, vencer la resistencia de los estudiante4s fue muy difícil y les tomó del 21 al 24 de septiembre.

Para el martes 24, en un ambiente de gran tensión, continúa la actividad de las brigadas estudiantiles por toda la ciudad. Se realiza un mitin en la Plaza de las Tres Culturas, al que asistieron cerca de 2 mil personas, entre estudiantes, residentes de la Unidad Nonoalco Tlatelolco y pueblo en general.

Tlatelolco se había convertido en un bastión del movimiento democrático y del movimiento estudiantil había fortalecido su carácter popular, además por estar en el norte de la ciudad era área donde proliferaban las familias obreras. Así este lugar se colocó en la mira de los represores.

(Referencias: Diario Excelsior, El Universal, revista Por Qué? El movimiento de 1968. Pablo Moctezuma Barragán. El País. IPN, Testimonios del Movimiento Estudiantil)

 

Comentarios

comentarios