Cae estudiante de física sospechoso de descuartizar a joven en Tlatelolco

0
632

En 2011, Javier fue medalla de oro en la Olimpiada Nacional de Física y en 2012 ganó bronce en las Olimpiadas de Física de Estonia.
En 2011, Javier fue medalla de oro en la Olimpiada Nacional de Física y en 2012 ganó bronce en las Olimpiadas de Física de Estonia.

CIUDAD DE MÉXICO, 31 de julio (Al Momento Noticias).- Luego de poco más de un año de permanecer escondido tras supuestamente asesinar y descuartizar a una joven mujer en Tlatelolco, Javier Méndez Ovalle, exestudiante del Instituto Politécnico Nacional (IPN) fue capturado por la Policía de Investigación.

Dos semanas antes del asesinato, Javier contactó a Sandra “N” por la red social Facebook, con la promesa de conseguirle trabajo como edecán, por lo que el 27 de julio de 2013 la mujer de 19 años viajó de Ixtapaluca, Estado de México, al Distrito Federal para reunirse con él.

La última vez que se vio a la joven fue en el Metro Tlatelolco, donde según las cámaras de vigilancia, se reunió con Javier. Luego ya no se supo más de ella. Días después fueron halladas en diversas partes de la unidad habitacional Tlatelolco, bolsas de plástico con los restos mutilados de Sandra.

De acuerdo a las primeras investigaciones, una vez que Javier cometió el crimen, abandonó su departamento, el cual fue cateado por autoridades capitalinas que reunieron indicios para confirmar que Sandra fue asesinada en ese lugar.

Después, no hubo ninguna pista de él, hasta el jueves 4 de julio de 2013, cuando un par de agentes lo encontraron en Otumba, Estado de México. Pero, tras una intensa persecución, logró escabullirse y perderse entre la gente. Esa fue la última vez que lo vieron.

Luego de más de un año de búsqueda, este miércoles la Policía de Investigación halló a Méndez Ovalle en Querétaro, de donde fue trasladado a la Fiscalía en la delegación Cuauhtémoc. 

La Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) confirmó que la detención del exestudiante de física se logró tras seguir diversas líneas de investigación que apuntaron a que no había salido del país, como inicialmente se pensó, sino que se encontraba en provincia.

El notable estudiante del Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos número 9 (CECyT), del IPN, se había refugiado en Querétaro; tenía una identidad falsa y trabajaba en una cafetería. Así, en colaboración con autoridades de ese estado, agentes judiciales lograron su captura.

Hasta anoche, Méndez Ovalle, de 20 años de edad, continuaba a disposición de la Fiscalía Desconcentrada en Cuauhtémoc rindiendo declaración ante la fiscal Claudia Cañizo.

El asesinato de Sandra generó indignación sobre todo por la saña con la que se cometió, pues el victimario utilizó extrema violencia para matarla.

El cuerpo de Sandra fue hallado mutilado en diversas bolsas de plástico.
El cuerpo de Sandra fue hallado mutilado en diversas bolsas de plástico.

En las investigaciones sobresalió que, cuando se contactaron por la red social, Sandra le confió a Méndez que no había logrado entrar a la UAM y que estaba buscando un trabajo como edecán o bailarina.

Javier trató de ganarse su confianza con el paso de los días, incluso le confió que había obtenido premios en el área de física.

Por eso Sandra confió en Javier, y luego, bajo la promesa de que le conseguiría trabajo, accedió a ver a Méndez, quien la citó en su departamento en el Edificio Juárez, donde perdió la vida de forma violenta.

No se explican cómo Javier se convirtió en asesino

Méndez Ovalle no era cualquier estudiante: en 2011 obtuvo la medalla de oro en la XXII Olimpiada Nacional de Física, y en 2012 ganó un bronce en la Olimpiada Internacional de Física en Estonia.

Por ello, desde sucedida la tragedia, los padres del presunto asesino no daban crédito a todo lo ocurrido, pues según señalaron, su hijo nunca mostró ningún comportamiento extraño, mucho menos violento. Por el contrario, indicaron en su momento, siempre fue un gran estudiante y deportista: toda su vida practicó Taekwondo y futbol americano.

También se supo que Javier era de carácter reservado y disfrutaba mucho de estar en casa. Según declaraciones anónimas de algunos de sus conocidos, “arrancarle un saludo era más que complicado”.

 

AMN.MX/jca/jcm

Comentarios

comentarios