CABEZA DE PLAYA: “Testimonio” de Mons. Viganó

426

Carlos Galguera Roiz

El escrito del Arzobispo Carlo Maria Viganó – fue nuncio del Vaticano en EEUU, personaje desconocido para mí – me ha parecido un documento abrumador que me inyectó profunda tristeza, pero, debo reconocer, está racionalmente documentado; fechas, personas, hechos, reclamaciones, silencios, enigmas…parece no tiene huecos para falsedades demostrables.

Se refiere a su experiencia vivida, como alto representante del Vaticano en EEUU, sobre derivas perversas, incluidos presuntos abusos sexuales… cometidos por autoridades católicas, contra menores, jóvenes, fieles…; vidas humanas inocentes, indefensas, todo amparado con un muro similar a la omertá (ley del silencio en la Mafia)

Este status llega, para Viganó, a su punto límite con la figura del Arzobispo Mc Carrick, protagonista del pestilente panorama que describe. Vive en un Seminario y según nos cuenta, era un secreto a voces que el Arzobispo en cuestión compartió cama con numerosos seminaristas, ejerciendo diabólica influencia en estos jóvenes vocacionales, inocentes, que se preparaban para el sacerdocio…

Demandas numerosas, diversos cauces; silencio Vaticano. Al fin estos gritos llegan al Papa Benedicto, entra en escena y condena fulminante, apartando a este depredador, así lo etiqueta Viganó, de los escenarios religiosos, oración y penitencia como recomendaciones, recibe Mc Carrick…

Pero la historia no acaba aquí,  este prelado apartado del mundanal ruido renace, apoya al Papa Francisco en el Cónclave y recupera influencias… emprendiendo nuevos “vuelos”.

Volviendo al contenido de Testimonio, tenemos  que decir que describe un amplísimo escenario coral, todos los actores son altos mandatarios de la Jerarquía Católica, sin descartar encubridores, apoyadores, lobbies con diversas “especialidades”, incluyendo la línea de la homosexualidad…

Aquí diré algo; no me genera especial simpatía Monseñor Viganó, sobre todo después de leer y releer  su larguísimo manifiesto, pero lo que expone es de tal gravedad, viniendo de quien viene, que es preciso analizarlo con toda la profundidad y amplitud posibles…

Según el documento que tratamos de glosar, un laberinto de intereses, muchas intensidades y categorías, se cuecen por esos “campos de Dios”, este status me genera una sensación  rara, desazón podríamos definirla, bastante profunda, muy desoladora…

En un momento aparece, quizás, lo más notable del escrito, cuenta el encuentro directo entre el autor del documento en cuestión y el Papa Francisco. Fue un acto en Roma, en fila los altos mandatarios asistentes van saludando al Papa Francisco, cuando le toca, el ultimo de la fila, le lanza esta especie de consigna “Los Obispos en los EEUU no deben estar  ideologizados, son pastores…”

No entendió el mensaje, pero a los pocos días tuvo otra oportunidad de “aclarar” con Francisco, después de la Misa despedida, “No deben los obispos de EEUU – le repitió el Papa – tener ideologías, ni de Derechas, como el de Filadelfia, ni de Izquierdas, – hizo una pausa – quiero decir con homosexuales”. Fin de la cita; enigma indigerible así a palo seco…

Concluyó con una pregunta inesperada ¿Cómo es Mc Carrick?, Viganó le contestó descargando sus reclamaciones, algo tanto tiempo expuesto y siempre ignorado…, el Papa no dijo nada mas,  cambió de tercio…

De vuelta a Washington, Viganó envió a uno de sus asistentes a una reunión pastoral en El Paso, estaba Mc Carrick y en un aparte comunicó al auxiliar algo que era, exactamente, lo que le había dicho el Papa a su jefe en Roma, unos días antes “No ideologizar, ni con Derechas, como en Filadelfia, ni Izquierdas…”

Se le abrieron los ojos a Viganó, la conexión Francisco – Mc Carrick aparecía como una evidencia, para el autor de Testimonio

En fin, en su interminable escrito,  Monseñor Viganó, cuenta otras pistas que parecen confirmar esta estrecha relación Francisco – Mc Carrick y algunos otros Jerarcas que sintonizan estas “músicas”, incluyendo, nos indica en su escrito, lo que llama “ala desviada” de la Compañía de Jesús, los jesuitas entraban en juego…

Imposible incorporar todas las voces de un coro tan extenso, diferentes matices, como las que aparecen en Testimonio

La conclusión que saca: El Papa he encubierto y parece ser encubre, las aberraciones de Mc Carrick; tendría que dimitir todo este cuadro involucrado, con Francisco a la cabeza, deberían abandonar el timón de la Iglesia Católica…es un escándalo inasumible, nos viene a decir el autor de estas declaraciones…

Desconcierto y tristeza, ante este triste panorama; soy consciente que muchos, fundamentalistas católicos podríamos llamarles, celebrarían gozosos la desaparición de Francisco en el trono de Pedro, no pertenezco a estas líneas….

Yo solo veo el prisma de cierto contubernio entre el Papa y un personaje, según todos los indicios, nefasto…

No, no basta con pedir perdón, pero no me atrevo a visualizar salidas a esta grave situación; las carencias humanas se evidencian, en medio del “espectáculo” escenificado…

Los  reajustes en el aparato Jerárquico Católico, parecen aconsejables, no acierto a plantear mucho mas, ojalá se produzcan, solo me queda decir AMEN.

Este trabajo me ha dejado exhausto…

Comentarios

comentarios