A 50 años de la muerte de Javier Solís

1826

javier 02CIUDAD DE MÉXICO, 19 de abril (Al Momento Noticias).- Gabriel Siria Levario, mejor conocido como Javier Solís,  se ganó un lugar dentro del gusto del público mexicano gracias a sus sentidas interpretaciones de música ranchera, por lo que a 50 años de su muerte aún se le recuerda con cariño y sus canciones se siguen escuchando.

Antes de dedicarse a la música, Gabriel tuvo diferentes trabajos como panadero, carnicero, cargador de canastas en el mercado, lavador de autos, entre otros, pero su interés por la música lo llevó a actuar en lugares públicos participando en concursos, luego de que su jefe le pagara clases de canto comenzó a cantar con algunos tríos.

Para 1948 decidió iniciar como solista, aunque aún trabajaba como carnicero, y cantaba en las noches con grupos de mariachis en la Plaza Garibaldi y en la calle Honduras de la Ciudad de México. Luego comenzó a cantar en los restaurantes El Tenampa y Guadalajara de Noche.

Fue hasta 1955 cuando decidió utilizar el seudónimo de Javier Solís y grabó su primer sencillo de forma profesional. Era el inicio de larga carrera musical que estuvo llena de éxitos y que lo convirtió en una leyenda de la música ranchera.

Entre sus canciones más conocidas se encuentran ‘Sombras’, ‘Esclavo y amo’, ‘Payaso’, ‘En mi viejo San Juan’, entre muchas otras, en vida grabó alrededor de 25 discos y participó en algunas películas como ‘El norteño’, ‘México de mi corazón’, ‘Caña Brava’, por mencionar algunas.

Gracias a su trayectoria y a su inigualable voz, Javier Solís sigue siendo El Rey del Bolero Ranchero. Gabriel Siria Levario, su nombre de pila, nació el 1o. de septiembre de 1931, en el Hospital Homeopático, ubicado en Chimalpopoca 135, Col. Obrera en México, D.F.

javier 01Sus padres fueron Juana Levario, ama de casa y Francisco Siria, de oficio obrero. Desde la edad de 8 meses, vivió al lado de sus tíos Valentín Levario, panadero y Ángela López, a los que siempre considero sus verdaderos padres. Su domicilio se ubicaba en la 2da. Cerrada de Observatorio en la colonia del mismo nombre. Pasó su infancia en el barrio de Tacubaya.

Cursó hasta el 5o. año de primaria, pasando por las escuelas “Ángel Anguiano” de la calle Gral. Victoriano Zepeda Num. 63 y en la llamada “Oaxaca” en la avenida Observatorio Num. 50.

Fue cargador de canastas en el mercado “Becerra”, lavacoches en la gasolinera “Servicio Capitán”, cargador ocasional de tanques de gas, aprendiz de mecánico, repartidor y panadero en las panaderías “La Imperial” de Parque Lira y José Morán en Tacubaya, morrongo de carnicería, carnicero, etc.

A su corta edad, mostró inclinaciones por el futbol, béisbol, boxeo amateur, deporte que practicó aún ya siendo famoso. Por el color blanco de su piel, sus “cuates”, “la palomilla”, le apodaban el güero, el acocil, el grillo o el camarón. Sus amigos de infancia y adolescencia fueron muchos, pero de todos ellos sobresalen Salvador Estrada “Chavita”, al que siempre consideró como su hermano.

Su inquietud por cantar fue por su sed de triunfo. No había concurso en la escuela ó en las carpas como la del Teatro Salón Obrero en el jardín “Cartagena” de Tacubaya y la del Salón Escandón, en la calle 12 de octubre de la colonia Escandón; en que no participara y ganara, en aquel entonces cantaba tangos.

Su primera oportunidad en las carpas a mediados de octubre de 1946 se la brindó el Sr. Manuel Garay, payaso de profesión y administrador del Teatro Salón Obrero. Ahí fue donde cambió su nombre de Gabriel Siria al de “Javier Luquín”.

Trabajó en varias carnicerías, entre ellas “La Providencia”, que estaba ubicada en las calles de Sombrerete y Juanacatlán en Tacubaya, que era propiedad del Sr. David Lara Ríos, quien lo mandó a estudiar en la calle de Vicente Eguía Num. 62 en Tacubaya, con el maestro Noé Quintero, pagándole los estudios de canto.

Al poco tiempo formó el “Dueto Guadalajara”, actuando en el restaurante “Guadalajara Pues” de la Ciudad de los Deportes, entre otros. También formó el “Trío Flamingo”, al que después se le llamo “Trío México”, con sus amigos y compadres Pablo Flores y Miguel García; actuando en los restaurantes “El Sarape” de Avenida Insurgentes y en “La Asturiana”, entre otros.

Al poco tiempo le dio por cantar como solista, cantando en Garibaldi, ubicado en el Eje Central Lázaro Cárdenas (Antes San Juan de Letrán), en el “Tenampa”, Donde los mariachis le dieron la oportunidad de cantar.

En 1948 participó como aficionado en la XEW Radio de Ayuntamiento 54, con su nombre de pila, obteniendo el segundo lugar. En este mismo año, tuvo actuaciones en los restaurantes “Guadalajara” y “El Ruedo”, ubicados en los alrededores de la Plaza de Toros México y en “La Cabaña” de Puente de Vigas, Estado de México. Estando en Garibaldi fue contratado junto con el Mariachi Metepec para actuar en Atlixco, Puebla durante un año, esta gira es muy importante, ya que fue la primera de Javier Solís.

Regresó a Garibaldi a fines de 1949 y al estar cantando en el “Guadalajara de Noche” en 1950, Ahí, lo contrataron para el cabaret “El Otro Mundo” ubicado en Bolívar y Manuel Othón de la colonia Obrera como jefe de pista, animador y cantante; y posteriormente en el “Bar Azteca” como cantante. Aquí fue donde verdaderamente se fogueó, ya que se enfrentó a un público agresivo, brusco, que le permitió conocer sus sentimientos, sus predilecciones y gustos musicales.

javier 03Posteriormente fue contratado por Leodegario Hernández para cantar en el Bar Azteca de la Avenida San Juan de Letrán 126, y mediados de 1955, ya estando en el “Bar Azteca”, en cierta ocasión lo escucharon cantar el Trío “Los Panchos”, conformado en ese entonces por Chucho Navarro, Alfredo Gil y su primera voz Julito Rodríguez, siendo este último quien lo recomendó para que le hicieran una audición para grabar en la compañía Columbia. En este lugar fue cuando cambió el nombre artístico de Javier Luquín a “Javier Solís”.

Felipe Valdés Leal, director artístico de la compañía de discos Columbia, aprobó su audición. A fines de 1955, Javier Solís grabó su primer sencillo que incluía las melodías “Por qué negar” y “Qué te importa”.

El 15 de enero de 1956, Columbia lo contrató como artista exclusivo. También en 1956, Javier Solís participo en la XEW, en los programas dominicales de la “Hora del Granjero”. Por el éxito de su primer sencillo, recibió su primer “Disco de Platino”, el 5 de septiembre de 1957. A raíz del mencionado éxito, ese mismo año, graba su primer LP, que incluía 8 melodías.

Por ese entonces también actuó en el centro nocturno “La Fuente”. El 19 de junio de 1957, debuta en el centro nocturno “Río Rosa”, concluyendo sus presentaciones el 30 de septiembre de ese mismo año.

El compositor Rafael Carrión Zamarripa, arreglista y director de innumerables melodías que grabó Javier Solís, fue el forjador y creador del estilo incomparable de “El Rey del Bolero Ranchero”.

Su primer LP tuvo gran aceptación, por lo que Javier Solís, grabó otros LP que al igual que el primero fueron bien recibidos por el público.

En febrero de 1958, es contratado por el empresario Raúl Zavala y debuta en el Teatro Lírico de la calle de Cuba Num. 46, obteniendo enorme éxito, por lo que su contrato fue renovado varias veces en ese año.

A fines de 1958, graba su primer gran Hit “Llorarás, Llorarás”, con el cual Javier Solís se consolidó como el máximo exponente del bolero ranchero. Su voz no solo se escuchó en el Distrito Federal y en toda la República Mexicana, sino que también en Estado Unidos, Centro y Sudamérica y en España un año después.

Por el éxito “Llorarás, Llorarás”, recibió su 1er. Discómetro, le llovieron contratos por todas partes, giras internacionales, premios y reconocimientos.     Los empresarios se disputaban su presencia, vinieron actuaciones en radio, televisión, teatro y caravanas artísticas del empresario Guillermo Vallejo.

El 18 de junio de 1959, Javier Solís realiza su primera gira internacional a los Estados Unidos, teniendo presentaciones en diversos Estados presentándose posteriormente en el “Million Dollar” en los Angeles, Cal.

Ese mismo año realiza su segunda temporada en el Teatro Lírico teniendo un rotundo éxito. En septiembre de 1960 debuta en el Teatro Blanquita de las calles de Mina y Aquiles Serdán, con un éxito tal que lo llevó a realizar temporadas anuales.

En ese mismo año se presentó en el centro nocturno “La Fuente” de la avenida Insurgentes 890, refrendando sus éxitos. Al hit de “Llorarás, llorarás”, se le sumaron otros que incrementaron su popularidad. Sus giras a Estados Unidos, Centro y Sudamérica se intensificaron, teatros tan importantes como “El Million Dollar”, “Teatro de Puerto Rico”, “El Teatro Lyceum”, fueron testigos de sus éxitos.

javier 04En febrero de 1960, realiza su primera película “El Norteño”.

A partir de ese año y hasta los primeros meses de 1966, Javier Solís filma 33 películas, siendo la última “Juan Pistolas”.

Entre 1960 y 1965 Javier Solís obtuvo otros grandes éxitos y el 8 de febrero de 1965 graba el hit de su vida “Sombras”. Un tango en versión bolero. Una hora le bastó para grabarla junto con la canción “Cuando Calienta el Sol”.

“Sombras”…batió todos los récords de ventas, recibiendo de su disquera el 15 de agosto de 1965, una medalla de reconocimiento por su gran calidad como cantante y excelente vendedor de discos.

Al éxito de “Sombras” se sumaron otros que incrementaron sus giras internacionales y presentaciones en radio, televisión y teatro.

En televisión Javier Solís participó en programas como “La Hora de Paco Malgesto”, “El Yate del Prado”, “Café Oro”, “Noches Tapatías”, “Revista Musical Nescafé”, “Así es mi Tierra”, “Cita Musical”, “Variedades de Mediodía” y “Estudio Raleigh”.

En radio participó en: “Programa Singer”, “Así es mi Tierra” y en otras emisoras de la República Mexicana y del Continente Americano.

En 1966, Javier Solís estaba catalogado como la mejor media voz de México y como una de las mejores a nivel mundial en su género.

Ya en años anteriores a 1966, Javier Solís había sufrido problemas provocados por la vesícula. El 12 de abril fue internado en la Clínica Santa Elena, en el D.F., y el 13 fue operado satisfactoriamente, pero por complicaciones postoperatorias murió a las 05:45 hrs. del día 19 de abril de 1966.

Todos los medios de comunicación dieron la terrible noticia: “Javier Solís ha muerto”. Los estudios de cine suspendieron sus actividades, las estaciones de radio y televisión rindieron homenajes a Javier Solís.

El pueblo de México y el mundo se conmocionó con la inesperada muerte de tan grande artista.

El pueblo se abalanzó a la capilla ardiente donde yacía el cuerpo de Javier Solís. Todo mundo lloraba la muerte de “El Rey del Bolero Ranchero”, “El Señor de Sombras”, “El Yaqui”.

Una multitud impresionante acudió a despedir a su ídolo, a tal grado que fue imposible televisar el evento. Gente de todos los estratos sociales: familiares, amigos, boxeadores, políticos, gente del pueblo, actores, directores y productores de radio, teatro, cine y televisión, etc.

El día 20 de abril de 1966 a las 13:00 hrs. el cuerpo inerte de Javier Solís, fue depositado en el lote de actores del Panteón Jardín de la Ciudad de México.

Grandes personalidades externaron su enorme pesar por la muerte del precursor, consolidador y perfeccionador del bolero ranchero, Javier Solís.

En prácticamente 10 años, Javier Solís dejó grabadas 452 melodías, cada una de ellas un éxito, una creación. Su filmografía consta de 33 películas. En vida se le reconoció como la mejor media voz que ha dado México y quedó de manifiesto su gran versatilidad como cantante. Javier Solís dejó un invaluable acervo musical.

Al morir Javier Solís, dentro de sus grandes proyectos estaba el filmar las películas “Payaso” y “Amigo Organillero”, una gira a San Juan de Puerto Rico. Con la muerte de Javier Solís, se completa la trilogía inmortal Jorge Negrete, Pedro Infante y Javier Solís

AMN.MX/fm

Comentarios

comentarios